sábado, 26 de febrero de 2011

Cuando ya no podés hacer otra cosa que mentir

Durante la semana que pasó la barbaridad que este gobierno viene cometiendo para destruir la capacidad de gestión del Estado recibió la atención periodística dos veces.

Una, cuando al penoso y vergonzante Secretario de Comercio que le tocó sufrir a la Argentina en estos años se le ocurrió ponerle una sustanciosa multa  a la consultora de Orlando Ferreres, un señor que, como la mayoría de nuestros lectores deben saber, tampoco es ningún santo de mi devoción.

La segunda, el ridículo que hicieron Itzcovich y Edwin en la reunión anual sobre estadísticas de la ONU, donde después que la política de estadísticas argentina fuera criticada, con razón, y puesta como ejemplo de lo que no se debe hacer, se levantaron indignados como si la acusación fuera injusta.

Un poco antes, me tocó leer este artículo recomendado por su supuesta brillantez por un twittero santafesino muy simpático pero algo confundido, posiblemente porque el autor, un economista argentino que da clases en Yale y que no me puedo explicar cómo es que está escribiendo semejante cosa, ayuda a la confusión con una analogía de lo  más falaz que me tomaré el trabajo de refutar.

El argumento del economista es que si el Estado regula en otras áreas, por ejemplo la polución de las industrias, por qué no podría regular en el área de la información estadística, a través de los "aprietes" de Moreno. Es claro que puede. Pero el autor de la nota se olvida que la forma clásica de intervención estatal en este campo es la creación de un instituto de estadísticas público que produzca información con métodos claros y objetivos, y además acordados y refrendados en acuerdos internacionales para usar metodologías que permitan que toda la información sea comparable entre los países que cooperan. El Estado, interviniendo de esa forma garantiza que la información sea exacta, que la cobertura de la información sea lo más universal posible, que el acceso a ella sea gratuito e igual para todos y que no se privilegiarán los intereses de ningún grupo de presión.

Es claro que desde enero del 2007 el Estado cada vez cumple menos con su rol de garante de la información pública y es por eso que en el vacío que se crea aparecen intentos más o menos exitosos, más o menos veraces, más o menos honestos de crear la información que falta o que se oculta. Pero que después te pongas a multar esos intentos cuando tienen su raíz en que se están haciendo mal las cosas, solo puede pasar en un mundo de locos.

Para hacer una analogía un poco más certera que la que hace este señor, lo que está pasando hoy con las estadísticas en Argentina es como si el Estado cerrara todas las escuelas públicas o reemplazara a los maestros por albañiles y carpinteros (¡o por economistas!) y después de un tiempo, cuando la sociedad civil se organizara para proveer un poco de educación privada de mejor calidad, acusara al sector privado de no cumplir con el objetivo primordial de la educación pública, que es garantizar el acceso a la educación de toda la población. Todos sabemos que en los dos casos, la intervención del Estado es necesaria porque el sector privado no alcanza ni para dar educación para todos, ni para producir la información estadística que un país necesita en una sociedad moderna, pero ¿qué hacer cuando el Estado traiciona sus objetivos?

Y desde el gobierno se sigue insistiendo en mentir con argumentos que dan vergüenza ajena. Ya no pueden hacer otra cosa. Pero, como dice Natalio ayudado por Serrat, nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.

201 comentarios:

  1. Hay una sola respuesta posible desde lo académico:
    SON UNOS CARADURAS

    ResponderEliminar
  2. Por lo que decís, el economista ensenará en Yale pero su capacidad de razonamiento parece discutible. Por supuesto que el estado puede intervenir en la información estadística como interviene en la polución de industrias. Pero en ambos casos su rol es primero verificar honestamente, y despues actuar para corregir si es necesario. Lo que pasa en Argentina es como si el gobierno anunciara que el Riachuelo está limpio y que se puede nadar en la Costanera.

    ResponderEliminar
  3. El articulo es analiticamente ridiculo. Yale es la universidad donde concurrió (y se graduó) George W. Bush. Ese hecho, más el hecho de que este economista enseñe allí, no constituyen en conjunto una gran recomendación sobre esa augusta institución académica.
    Pero sigamos el argumento del autor. Usando datos erroneos de una consultora acerca de la inflación, una paritaria acuerda aumentos salariales de 10% cuando en realidad la meta de inflación es de 3%.
    Ya aquí hay un equívoco entre la inflación "efectivamente ocurrida" y la inflación "esperada". No está claro a cuál se refería la imaginaria consultora, ni tampoco está claro si el gobierno ha logrado una inflación de 3% o tiene solo la META de tener esa inflación.
    Obviamente, el aumento salarial en cuestión requiere una expansión de los medios de pago. Si el gobierno fuese firme en su propósito de mantener una meta de inflación de 3%, las empresas enfrentarán una tasa de interés muy alta, que les impediría (a muchas de ellas) pagar semejante aumento salarial. Como resultado (que el autor señala) muchos trabajadores perderían sus empleos y algunas de las empresas quebrarían. Eso, a su vez, junto con la alta tasa de interés y la restricción de los medios de pago así como la firme política del gobierno, achataría las expectativas e impediría que otras industrias acuerden aumentos tan altos. Los que lo hayan hecho posiblemente tendrán que volver atrás o arriesgarse a despidos y quiebras. En definitiva, la inflación (o la falta de ella) no será determinada por el anuncio de una tasa inflacionaria, ni por las "expectativas" desatadas por ese anuncio, sino por la capacidad de pago de las empresas y los trabajadores. Y ello dependerá en definitiva de la política monetaria coherente con la meta inflacionaria de 3%, que se traduce en la práctica en una tasa más alta de interés (eso fue, por ejemplo, lo que pasó en Brasil en los primeros años de Lula). La economía crecería un poco menos, lo mismo que el empleo, y no habría inflación; en la siguiente fase del ciclo habría más crecimiento de PBI y de empleo, y todavía sin inflación (de nuevo Brasil).

    Un conejo, Ana: dedicate a refutar artículos más serios. Este es un desperdicio de tu inteligencia.

    ResponderEliminar
  4. No quise decir "un conejo", por supuesto, sino "un consejo.

    ResponderEliminar
  5. Hector, el argumento de que en Yale estudió Bush es desafortunado creo yo.

    Es como decir que porque Boudou estudió en el CEMA no es recomendable (salvando las claras distancias).

    Con respecto al posteo, Ana, qué se puede agregar? Ud lo ha dicho todo.

    Bienvenida nuevamente

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. A Orlando Ferreres no se le impone multa por ser o no ser santo de la devoción de nadie, y mucho menos santo de la devoción de una articulista de blogs que oculta su identidad tras un seudónimo, sino por un motivo bien concreto y bastante más grave que consiste en difundir simulando tratarse de un Índice de Precios al Consumidor un producto engañoso.

    En lo que sí tendría razón la articulista de confirmarse las versiones sobre lo sucedido, es en que habrían hecho el ridículo Ana María Edwin y Norberto Itzcovich en la reunión anual sobre estadísticas, en la ONU.

    Pero ese ridículo que habrían hecho los dos funcionarios de carrera del INDEC no consistiría en ese caso en haberse levantado “indignados como si la acusación fuera injusta”, sino que consistiría en algo muy diferente, que es no haber sabido o no haber querido defender la posición del gobierno democrático de Argentina de reducir el sesgo plutocrático en el IPC.

    En otro orden de cosas, y siendo que el creador de este blog -un conocido especialista en finanzas de la city que firma aquí como Miguel Olivera-, no ha censurado nunca hasta ahora y hasta donde yo he sabido ningún comentario mío, aprovecho la ocasión para denunciar desde aquí que en este mismo momento se están eliminando mis comentarios en el blog quienlopaga.blogspot.com.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942
    Ex supervisor del INDEC 1980-1985
    Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC 1982-1985
    Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
    Director del portal estadístico no gubernamental www.indec.com.ar.
    Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

    ResponderEliminar
  8. Nata, no se enoje con nosotros, debe haber sido un error de blogger ¿Está seguro de que tenía conexión a Internet?

    Coincido 100% con el post. Me llama mucho la atención de un tipo que enseña en Yale y escribe sobre Macro y teoría de juegos.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Yo no oculto mi identidad, Natalucci, la protejo. Y usted haría bien en hacer lo mismo, a ver si se la roban con todos esos datos al aire libre.

    Y mi nombre no es ningún pseudónimo, me lo puso mi mamá cuando nací.

    Hector M., pero vos tampoco le hiciste caso a tu consejo :-)

    Saludos a todos!

    ResponderEliminar
  10. Al participante que firma Madoff,

    No solamente mis comentarios aparecieron publicados en quienlopaga.blogspot.com todas las veces antes de ser eliminados (tengo las respectivas capturas de pantalla), sino que blogger.com me envió los respectivos emails anunciando la publicación, lo que indica claramente que la probabilidad de que yo no haya tenido conexión a Internet es cero, salvo que a usted se le ocurra una explicación racional de que no habiendo tenido yo conexión a Internet, blogger.com me haya enviado los respectivos emails de publicación.

    Volviendo a este blog de quien firma Olivera lo felicito a usted por refutar con tanta solidez argumental como la que le conozco mi crítica al post de quien firma Ana C.

    Lo de “Coincido con el post” es argumentalmente muy fuerte, y lo de Yale también.

    Con quien sí coincido es con quien firma Hector M.

    No en todo, por supuesto, pero sí –si es que entendí bien-, en que enviarle un conejo a la articulista sería un desperdicio, máxime teniendo en cuenta la inteligencia de quien firma Ana C.

    Ahora bien, Madoff, ¿Qué opina usted que hubiese pasado en la ONU si Edwin o Itzkovich en lugar de levantarse hubieran defendido al país al que fueron a representar?

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942
    Ex supervisor del INDEC 1980-1985
    Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC 1982-1985
    Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
    Director del portal estadístico no gubernamental www.indec.com.ar.
    Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

    ResponderEliminar
  11. A veces Blogger pone los comentarios con links entre el spam o los guarda en una carpeta aparte esperando moderación.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Al participante que firma con el nombre Rodrigo que le puso su mamá, pero proteje la identidad apellidezca que tal vez le puso su papá,

    Lo felicito por la sinceridad con la que acaba de confesar que vienen ustedes defendiendo lo indefendible. Ha sido muy explícito.

    Quien firma con el nombre Miguel Olivera mientras debatimos nunca lo llegó a confesar tan claramente.

    Sin pretender que exponga como expongo yo todo al aire ante Ana C., le pregunto... ¿la confesión puede indicarnos que es usted algo de un tal Nicolás Salvatore o en la iglesia usaban el mismo confesionario?

    Y ahora hablando en serio... ¿Qué opina usted que hubiese pasado en la ONU si Edwin o Itzkovich en lugar de levantarse hubieran defendido al país al que fueron a representar?


    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942
    Ex supervisor del INDEC 1980-1985
    Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC 1982-1985
    Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
    Director del portal estadístico no gubernamental www.indec.com.ar.
    Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

    ResponderEliminar
  14. Había borrado el comentario porque no quería polemizar con usted Nata. Mi mamá y mi papá me enseñaron a no discutir con la gente como usted.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Aclaremos que lo que había escrito quien firma Rodrigo mientras su mamá y su papá no lo miraban fue lo siguiente:

    "Nata, no le pinta abrirse un blog? Así vamos todos nosotros, ponemos todos nuestros datos e insistimos con defender lo indefendible y nos dedicamos a hablar con esa sorna inigualable tratando de asemejarnos a usted?
    Dele, cópese, no me caben dudas que va a ser el blog más visitado de la blogosfera argentina"

    ResponderEliminar
  16. Así que ahora los que generan expectativas inflacionarias son los que supuestamente miden la inflación ex post?
    Déjense de joder. Los gremios que arreglan un aumento por ejemplo del 20% cuando el índice del IndeK tira un 10% por el mismo período son los que generan inflación. O evidencian que el IndeK miente.
    Siempre los salarios subieron por la escalera mientras el IPC subía por el ascensor.
    Pero tratar de ocultar el sol con las manos fué y será una ardua tarea.
    Como toda negación el problema se agrava al ignorárselo.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. ¡Volvió Natalucci! Lo extrañaba.
    (El mío es un descarado seudónimo porque no quiero persuadir abusando de la autoridad que emana de mi nombre y todos los títulos -y ex credenciales- que acompañan mi curriculum.)

    ResponderEliminar
  19. Pero Ana C., si el Sr Natalucci perdiera la identidad cyber por publicar todos sus datos, probaría un principio esencial del kirchnerismo que reverencia: si se dice la verdad se pierde plata (o poder, que en el mundo K es lo mismo).

    ResponderEliminar
  20. Natalucci, no cree que si de ser cierto lo que pasó en la ONU, Edwin e Itzkovich se levantaron porque no tenían argumentos para defenderse? Pagaba más hacerse los ofendidos que defender la nueva metodología del INDEC?

    ResponderEliminar
  21. Al participante que firma Leo,

    Al no conocerlo a usted no puedo saber qué intenciones tiene usted ni qué responderá en caso que responda. Sin embargo el que acaba de hacer usted ahora aquí mismo es el tipo de comentarios que resulta más interesante responder, porque promueve el debate constructivo.

    Lamentablemente ayer, además de la fuerte y desfachatada y reiterada censura por parte del blog quienlopaga.blogspot.com, he comprobado también que se me censuró un mensaje destinado a quien firma Madoff aquí mismo, es decir en el blog de quien firma como Miguel Olivera, en el cual al menos nunca antes había detectado que sucediera eso.

    Dejan algunos mensajes y eliminan otros de manera que para el lector la secuencia de mensajes resulta casi incomprensible y hasta en ocasiones con esos trucos deshonestos producen la impresión de que fueran ellos quienes tienen razón.

    Por ejemplo es posible que me publiquen este mensaje, y usted u otros participantes respondan, y cuando yo responda a mi vez ese mensaje mío ya no aparezca, o sea eliminado a posteriori como si no hubiera existido. Inclusive que desaparezca días o semanas o meses después, y yo ni me entere de ello.

    El sistema de blogs le avisa a uno cuando su mensaje fue publicado, pero no le avisa si luego, o a los dos meses, ese mismo mensaje fue eliminado.

    Eso se suma a la costumbre de estos dueños de blogs de corregir a posteriori sus propios textos, lo que hace que muchas veces no se pueda luego entender el significado de lo que uno ha objetado..

    Esto que le estoy explicando es para aclarar que luego de la respuesta que voy a darle, es posible que al menos por un tiempo no vaya yo a seguir participando en blogs como quienlopaga.blogspot.com y olivera.blogspot.com.

    Y digo al menos por un tiempo porque nunca puede saberse si quienes recurren a ese tipo de argucias cambiarán para bien, y tampoco puede saberse lo que hará uno mismo con su propia vida.

    Creo, de todas formas, que ya tengo bastante material acumulado para documentar el capítulo destinado a los blogs en el libro que estoy preparando sobre el caso INDEC.

    Tras estas aclaraciones paso a responder a sus interesantes preguntas

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942
    Ex supervisor del INDEC 1980-1985
    Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC 1982-1985
    Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
    Director del portal estadístico no gubernamental www.indec.com.ar.
    Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

    ResponderEliminar
  22. Efectivamente usted tiene razón: Edwin e Itzcovich no tienen argumentos racionales para defenderse (note que la expresión “defenderse” alude claramente a ellos mismos), ya que lo que han hecho Edwin e Itzcovich, y vienen haciendo al defender la fraudulenta metodología 13 del año 2000 es indefendible.

    Edwin e Itzcovich son dos funcionarios de carrera que no trabajan para el país, ni para el gobierno que los ha ascendido a sus actuales cargos, sino para sí mismos, y en cierta medida para la corporación a la cual siguen perteneciendo.

    De no ser por eso Edwin e Itzcovich tendrían muy fuertes argumentos para defender con claridad y firmeza la posición de nuestro país ante la ONU, y para defender los motivos de la llamada intervención por parte del gobierno democrático al INDEC a fines de enero del año 2007.

    Pero al ocultar ellos que todo eso se produjo por la existencia del sesgo plutocrático las razones que dan no tienen asidero, y se contradicen a cada momento.

    Si ellos fuesen honestos habrían confesado ya hace tiempo que fueron durante muchos años partícipes (secundarios pero partícipes al fin) de la incorporación subrepticia del sesgo plutocrático. Y tras su confesión podrían decir todo como es en realidad. Y así sí estar en condiciones de defender la postura del gobierno argentino.

    Estarían en condiciones de decir cosas como la siguiente:

    Edwin: Señor director de Estadísticas de Sudáfrica, Pali Lehohla, me permito hacerle una pregunta: Ustedes, en su país, cuando hacen una encuesta sobre bebidas gaseosas, sobre preferencias políticas, sobre desocupación, etc... ¿Le dan más importancia a las encuestas de los blancos que a las de los negros?

    Lehohla: Ciertamente que no, tal vez usted haya notado que yo mismo soy negro (risas).

    Edwin: Pero sin embargo le dan ustedes en Sudáfrica más importancia a las encuestas respondidas por las familias ricas que a las respuestas dadas por familias pobres. Y le aclaro que veo que usted es de raza negra, pero desde aquí al menos no veo que sea usted pobre.

    Lehohla, ya no tan seguro: Entiendo que en todas las encuestas le damos en Sudáfrica la misma importancia a las respuestas de una familia, sea pobre o rica.

    Itzcovich: Sin embargo usted como delegado de su país ante esta reunión de la ONU debería saber que utilizan esta fórmula estadística que aquí le presento (la muestra y la gira para que la vean todos). Y eso significa que en el cálculo del aumento de los precios que sufren los consumidores en Sudáfrica le dan ustedes más importancia a las respuestas de los ricos que a las respuestas de los pobres. Lo que le digo no es una cuestión de opinión, es un hecho matemático.

    Lehohla: Estamos analizando la posibilidad de hacer un IPC separado para los más pobres.

    Itzcovich: ¿Un apartheid estadístico?

    Edwin: Y no solamente en Sudáfrica. (girando ahora la cabeza en un paneo general hacia todos): Ustedes, Señoras y Señores representantes de EEUU, de Inglaterra, de Chile, de Francia, etcétera, todos usan desde hace años una fórmula que ustedes saben que hace que en el cálculo del aumento de los precios tengan más importancia los consumos exclusivos de las minorías más ricas que los de los sectores más pobres. El gobierno democrático de mi país se vio obligado a apartar de sus tareas a funcionarios que se negaban a seguir la orden presidencial de respetar a todas las familias por igual, sean pobres y ricos. Todo lo demás, son difamaciones que hacen ustedes en contra de un gobierno soberano que decidió respetar por igual las encuestas de pobres y ricos.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942
    Ex supervisor del INDEC 1980-1985
    Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC 1982-1985
    Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
    Director del portal estadístico no gubernamental www.indec.com.ar.
    Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

    ResponderEliminar
  23. Republico los dos mensajes que me acaban de borrar.

    Al participante que firma Leo,

    Al no conocerlo a usted no puedo saber qué intenciones tiene usted ni qué responderá en caso que responda. Sin embargo el que acaba de hacer usted ahora aquí mismo es el tipo de comentarios que resulta más interesante responder, porque promueve el debate constructivo.

    Lamentablemente ayer, además de la fuerte y desfachatada y reiterada censura por parte del blog quienlopaga.blogspot.com, he comprobado también que se me censuró un mensaje destinado a quien firma Madoff aquí mismo, es decir en el blog de quien firma como Miguel Olivera, en el cual al menos nunca antes había detectado que sucediera eso.

    Dejan algunos mensajes y eliminan otros de manera que para el lector la secuencia de mensajes resulta casi incomprensible y hasta en ocasiones con esos trucos deshonestos producen la impresión de que fueran ellos quienes tienen razón.

    Por ejemplo es posible que me publiquen este mensaje, y usted u otros participantes respondan, y cuando yo responda a mi vez ese mensaje mío ya no aparezca, o sea eliminado a posteriori como si no hubiera existido. Inclusive que desaparezca días o semanas o meses después, y yo ni me entere de ello.

    El sistema de blogs le avisa a uno cuando su mensaje fue publicado, pero no le avisa si luego, o a los dos meses, ese mismo mensaje fue eliminado.

    Eso se suma a la costumbre de estos dueños de blogs de corregir a posteriori sus propios textos, lo que hace que muchas veces no se pueda luego entender el significado de lo que uno ha objetado..

    Esto que le estoy explicando es para aclarar que luego de la respuesta que voy a darle, es posible que al menos por un tiempo no vaya yo a seguir participando en blogs como quienlopaga.blogspot.com y olivera.blogspot.com.

    Y digo al menos por un tiempo porque nunca puede saberse si quienes recurren a ese tipo de argucias cambiarán para bien, y tampoco puede saberse lo que hará uno mismo con su propia vida.

    Creo, de todas formas, que ya tengo bastante material acumulado para documentar el capítulo destinado a los blogs en el libro que estoy preparando sobre el caso INDEC.

    Tras estas aclaraciones paso a responder a sus interesantes preguntas

    ResponderEliminar
  24. Efectivamente usted tiene razón: Edwin e Itzcovich no tienen argumentos racionales para defenderse (note que la expresión “defenderse” alude claramente a ellos mismos), ya que lo que han hecho Edwin e Itzcovich, y vienen haciendo al defender la fraudulenta metodología 13 del año 2000 es indefendible.

    Edwin e Itzcovich son dos funcionarios de carrera que no trabajan para el país, ni para el gobierno que los ha ascendido a sus actuales cargos, sino para sí mismos, y en cierta medida para la corporación a la cual siguen perteneciendo.

    De no ser por eso Edwin e Itzcovich tendrían muy fuertes argumentos para defender con claridad y firmeza la posición de nuestro país ante la ONU, y para defender los motivos de la llamada intervención por parte del gobierno democrático al INDEC a fines de enero del año 2007.

    Pero al ocultar ellos que todo eso se produjo por la existencia del sesgo plutocrático las razones que dan no tienen asidero, y se contradicen a cada momento.

    Si ellos fuesen honestos habrían confesado ya hace tiempo que fueron durante muchos años partícipes (secundarios pero partícipes al fin) de la incorporación subrepticia del sesgo plutocrático. Y tras su confesión podrían decir todo como es en realidad. Y así sí estar en condiciones de defender la postura del gobierno argentino.

    Estarían en condiciones de decir cosas como la siguiente:

    Edwin: Señor director de Estadísticas de Sudáfrica, Pali Lehohla, me permito hacerle una pregunta: Ustedes, en su país, cuando hacen una encuesta sobre bebidas gaseosas, sobre preferencias políticas, sobre desocupación, etc... ¿Le dan más importancia a las encuestas de los blancos que a las de los negros?

    Lehohla: Ciertamente que no, tal vez usted haya notado que yo mismo soy negro (risas).

    Edwin: ¿Pero sin embargo le dan ustedes en Sudáfrica más importancia a las encuestas respondidas por las familias ricas que a las respuestas dadas por familias pobres?. Y le aclaro que veo que usted es de raza negra, pero desde aquí al menos no veo que sea usted pobre.

    Lehohla, ya no tan seguro: Entiendo que en todas las encuestas le damos en Sudáfrica la misma importancia a las respuestas de una familia, sea pobre o rica.

    Itzcovich: Sin embargo usted como delegado de su país ante esta reunión de la ONU debería saber que utilizan esta fórmula estadística que aquí le presento (la muestra y la gira para que la vean todos). Y eso significa que en el cálculo del aumento de los precios que sufren los consumidores en Sudáfrica le dan ustedes más importancia a las respuestas de los ricos que a las respuestas de los pobres. Lo que le digo no es una cuestión de opinión, es un hecho matemático.

    Lehohla: Estamos analizando la posibilidad de hacer un IPC separado para los más pobres.

    Itzcovich: ¿Un apartheid estadístico?

    Edwin: Y no solamente en Sudáfrica. (girando ahora la cabeza en un paneo general hacia todos): Ustedes, Señoras y Señores representantes de EEUU, de Inglaterra, de Chile, de Francia, etcétera, todos usan desde hace años una fórmula que ustedes saben que hace que en el cálculo del aumento de los precios tengan más importancia los consumos exclusivos de las minorías más ricas que los de los sectores más pobres. El gobierno democrático de mi país se vio obligado a apartar de sus tareas a funcionarios que se negaban a seguir la orden presidencial de respetar a todas las familias por igual, sean pobres y ricos. Todo lo demás, son difamaciones que hacen ustedes en contra de un gobierno soberano que decidió respetar por igual las encuestas de pobres y ricos.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942
    Ex supervisor del INDEC 1980-1985
    Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC 1982-1985
    Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
    Director del portal estadístico no gubernamental www.indec.com.ar.
    Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

    ResponderEliminar
  25. Efectivamente usted tiene razón: Edwin e Itzcovich no tienen argumentos racionales para defenderse (note que la expresión “defenderse” alude claramente a ellos mismos), ya que lo que han hecho Edwin e Itzcovich, y vienen haciendo al defender la fraudulenta metodología 13 del año 2000 es indefendible.

    Edwin e Itzcovich son dos funcionarios de carrera que no trabajan para el país, ni para el gobierno que los ha ascendido a sus actuales cargos, sino para sí mismos, y en cierta medida para la corporación a la cual siguen perteneciendo.

    De no ser por eso Edwin e Itzcovich tendrían muy fuertes argumentos para defender con claridad y firmeza la posición de nuestro país ante la ONU, y para defender los motivos de la llamada intervención por parte del gobierno democrático al INDEC a fines de enero del año 2007.

    Pero al ocultar ellos que todo eso se produjo por la existencia del sesgo plutocrático las razones que dan no tienen asidero, y se contradicen a cada momento.

    Si ellos fuesen honestos habrían confesado ya hace tiempo que fueron durante muchos años partícipes (secundarios pero partícipes al fin) de la incorporación subrepticia del sesgo plutocrático. Y tras su confesión podrían decir todo como es en realidad. Y así sí estar en condiciones de defender la postura del gobierno argentino.

    Estarían en condiciones de decir cosas como la siguiente:

    Edwin: Señor director de Estadísticas de Sudáfrica, Pali Lehohla, me permito hacerle una pregunta: Ustedes, en su país, cuando hacen una encuesta sobre bebidas gaseosas, sobre preferencias políticas, sobre desocupación, etc... ¿Le dan más importancia a las encuestas de los blancos que a las de los negros?

    Lehohla: Ciertamente que no, tal vez usted haya notado que yo mismo soy negro (risas).

    Edwin: ¿Pero sin embargo le dan ustedes en Sudáfrica más importancia a las encuestas respondidas por las familias ricas que a las respuestas dadas por familias pobres?. Y le aclaro que veo que usted es de raza negra, pero desde aquí al menos no veo que sea usted pobre.

    Lehohla, ya no tan seguro: Entiendo que en todas las encuestas le damos en Sudáfrica la misma importancia a las respuestas de una familia, sea pobre o rica.

    Itzcovich: Sin embargo usted como delegado de su país ante esta reunión de la ONU debería saber que utilizan esta fórmula estadística que aquí le presento (la muestra y la gira para que la vean todos). Y eso significa que en el cálculo del aumento de los precios que sufren los consumidores en Sudáfrica le dan ustedes más importancia a las respuestas de los ricos que a las respuestas de los pobres. Lo que le digo no es una cuestión de opinión, es un hecho matemático.

    Lehohla: Estamos analizando la posibilidad de hacer un IPC separado para los más pobres.

    Itzcovich: ¿Un apartheid estadístico?

    Edwin: Y no solamente en Sudáfrica. (girando ahora la cabeza en un paneo general hacia todos): Ustedes, Señoras y Señores representantes de EEUU, de Inglaterra, de Chile, de Francia, etcétera, todos usan desde hace años una fórmula que ustedes saben que hace que en el cálculo del aumento de los precios tengan más importancia los consumos exclusivos de las minorías más ricas que los de los sectores más pobres. El gobierno democrático de mi país se vio obligado a apartar de sus tareas a funcionarios que se negaban a seguir la orden presidencial de respetar a todas las familias por igual, sean pobres y ricos. Todo lo demás, son difamaciones que hacen ustedes en contra de un gobierno soberano que decidió respetar por igual las encuestas de pobres y ricos.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942
    Ex supervisor del INDEC 1980-1985
    Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC 1982-1985
    Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
    Director del portal estadístico no gubernamental www.indec.com.ar.
    Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

    ResponderEliminar
  26. Repuse las dos partes de mi respuesta y la segunda parte fue eliminada inmediatamente, por lo que la acabo de republicar una vez más y espero que cese la censura.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942
    Ex supervisor del INDEC 1980-1985
    Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC 1982-1985
    Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
    Director del portal estadístico no gubernamental www.indec.com.ar.
    Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

    ResponderEliminar
  27. Reitero que repuse las dos partes de mi respuesta y la segunda parte fue eliminada inmediatamente, por lo que la acabo de republicar una vez más y espero que cese la censura.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942
    Ex supervisor del INDEC 1980-1985
    Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC 1982-1985
    Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
    Director del portal estadístico no gubernamental www.indec.com.ar.
    Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

    ResponderEliminar
  28. Natalucci, tiene que dejar de poner tanta cosa como firma para que sus comentarios no se vayan derechito a la carpeta del spam y se queden ahí esperando moderación. Esta es una nueva función de Blogger que ellos hacen automáticamente. Como no estamos acostumbrados a moderar, ni miramos si hay comentarios esperando y se quedan ahí perdidos y olvidados, mientras usted se cree que lo censuramos. Ahí publiqué todo.

    ResponderEliminar
  29. Borre usted los que le parezcan repetitivos y yo después termino de limpiar.

    ResponderEliminar
  30. Ana, muy buena nota. Lo del profesor de Yale da pena. Siguiendo su lógica alguien debiera de regular el contenido de las materias que enseña, y si así terminara teniendo que afirmar rotundamente que la ley de la gravedad no existe, que es solamente una sensación, quizás ahi reflexione antes de defender lo indefendible. Saludos,

    martín

    ResponderEliminar
  31. Gracias, Martín!

    Me acaba de decir Olivera que es imposible que él haya censurado nada porque hace 3 días que no toca una PC.

    ResponderEliminar
  32. Cuanta confusion!

    El autor del articulo original se equivoca al comparar a gobiernos pidiendo informes sobre contaminantes, con gobiernos pidiendo informes sobre indices. Se confunde porque si bien la emision de contaminantes es un delito, la emision de opiniones no lo es.

    Y si bien el autor tiene razon al afirmar que, tal como Lucas enseniara, las expectativas a futuro influyen en transformar la realidad de hoy (o sea, la inflacion que se espera afecta a la que ha de realizarse), lo cierto es como dice Hector que la publicacion de ese indice no altera ni las expectativas ni la inflacion real.

    Y la confusion aumenta porque en realidad, nadie tendria que estar siquiera discutiendo este tema. Cuando alguien larga una opinion sin fundamento, sin publicar su metodologia, esa opinion carece de peso propio. O deberia carecer.

    Si se discute este tema es porque en realidad, no existe ningun indice confiable en el pais. Antes existia uno. Criticado, con sesgos, pero confiable, en tanto y en cuanto uno supiera de sus aciertos y limitaciones. El que el INDEC se haya suicidado lo unico que ha hecho es abrirle la puerta a los chantas.

    La confusion aumenta porque esta el que insiste con que el producto del INDEC ahora es mejor que el anterior (ya que es menos sesgado). Cosa que puede ser cierta, pero totalmente irrelevante: un indice al cual nadie le tiene confianza, es un indice inservible. No importa si se encuentra basado en una justificacion tecnica acertada o no. Si por hache o por be los tecnicos fallaron en hacer que los usuarios le tuvieran confianza, ese indice no sirve. Period.

    Hay ademas gente que se confunde y parece no entender que en un debate de ideas, lo importante es el valor de la idea, independientemente de quien la emita. Y sin embargo, hay gente que,como en las epocas de la dictadura, insiste en que todos se identifiquen antes de opinar. En el mundo de las ideas, es absolutamente irrelevante la identificacion de quien las emite (salvo para los dictadores, policias, y mediocres como Moreno). Una idea no es mejor ni peor porque alguien firme con su numero de documento (ya sea verdadero, o falso).

    ResponderEliminar
  33. Gracias Natalucci por el tiempo dedicado a las respuestas. Mis preguntas surgieron sólo de la curiosidad no habiendo intencionalidad alguna.

    ResponderEliminar
  34. La metodología o el sesgo es lo de menos. Como el INDEC trucha los precios que cargan, el resto sobn nimiedades.
    Y me he dado cuenta de otra cosa: Naty está del tomate MAL.

    ResponderEliminar
  35. A quien se oculta tras el seudónimo “Ana C.”

    “Ana C.” es un seudónimo (o nikname) con independencia de que ese seudónimo esté formado en parte por un nombre de pila que según usted es el suyo verdadero, de la misma manera que “Ricardoexindec”, “Ricardodecórdoba” o “Ricardo N.” serían claramente seudónimos. Su mamá no le puso “Ana C.” y el nombre de usted no es “Ana C.” de manera que “Ana C.” no es otra cosa que un seudónimo.

    Usted aprovecha cobardemente de eso para tergiversar e injuriar a quienes dan su opinión argumentalmente sólida y sin ocultarse, como es el caso aquí del doctor en economía y profesor de la universidad de Yale, EEUU, Guillermo L. Ordóñez.

    Usted aduce que no oculta su identidad sino que la protege, y no parece darse cuenta de que el hecho de asumir usted protegerla implica que reconoce usted que la está ocultando.

    Mis comentarios aparecieron publicados y fueron eliminados a posteriori. Eso sucedió tanto en este blog de quien oculta su verdadera identidad tras el seudónimo Miguel Olivera como en el caso del blog quienlopaga.blogspot.com, y en el caso del blog quienlopaga.blogspot.com uno de sus integrantes ya confesó públicamente haber sido quien eliminó mis mensajes.

    Mi nombre y apellido verdaderos, así como mi número de documento de identidad los pongo porque eso promueve la seriedad de los comentarios que se hacen.

    El hecho de haber estado a cargo entre 1982 y 1985 de la supervisión de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC lo incluyo para situar mi opinión en su debido contexto.

    El hecho de que mi desempeño en el INDEC como supervisor (previo a que se me encomendara la misión de supervisar la metodología y las fórmulas de cálculo del IPC) data de 1980 lo agrego desde que algún participante evidentemente malintencionado sugirió que yo ocultaba que fui nombrado en pleno auge de la dictadura militar.

    El hecho de que cumplí funciones como asesor hasta 1991 lo agrego desde que algún participante igualmente malintencionado sugirió que yo ocultaba haber llegado a cumplir funciones en la administración pública central durante el gobierno de Carlos Menem.

    El link a www.indec.com.ar lo agrego con la utilidad de “obtenga más información aquí”, que es la que dio origen al concepto de hipertexto y al lenguaje html que utiliza Internet.

    El sitio www.indec.com.ar recibe apenas un 1% de sus visitas desde los blogs, y el 99% en forma directa o desde los buscadores como Google, Bing, Yahoo, etc, de manera que la suposición de que puede haber otra intención que la ya señalada es numéricamente absurda.

    He opinado y publicado firmando mis opiniones con mi identidad verdadera allá por el año 1977 en plena dictadura militar, fui secuestrado ilegalmente y sufrí varios allanamientos por eso, y no veo por qué vaya a tener que “protegerla” ahora.

    Creo que con la excusa de proteger su identidad, una serie de cobardes complotadores como usted o como el verdadero o fingido productor de pasto que se oculta tras el seudónimo "Mariano T." aprovechan a envenenar la forma de vida democrática, y a injuriar a quienes vamos de frente, sin máscaras.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942
    Ex supervisor del INDEC 1980-1985
    Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC 1982-1985
    Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
    Director del portal estadístico no gubernamental www.indec.com.ar.
    Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

    ResponderEliminar
  36. A quien se oculta tras el seudónimo “Ana C.”

    “Ana C.” es un seudónimo (o nikname) con independencia de que ese seudónimo esté formado en parte por un nombre de pila que según usted es el suyo verdadero, de la misma manera que “Ricardoexindec”, “Ricardodecórdoba” o “Ricardo N.” serían claramente seudónimos. Su mamá no le puso “Ana C.” y el nombre de usted no es “Ana C.” de manera que “Ana C.” no es otra cosa que un seudónimo.

    Usted aprovecha cobardemente de eso para tergiversar e injuriar a quienes dan su opinión argumentalmente sólida y sin ocultarse, como es el caso aquí del doctor en economía y profesor de la universidad de Yale, EEUU, Guillermo L. Ordóñez.

    Usted aduce que no oculta su identidad sino que la protege, y no parece darse cuenta de que el hecho de asumir usted protegerla implica que reconoce usted que la está ocultando.

    Mis comentarios aparecieron publicados y fueron eliminados a posteriori. Eso sucedió tanto en este blog de quien oculta su verdadera identidad tras el seudónimo Miguel Olivera como en el caso del blog quienlopaga.blogspot.com, y en el caso del blog quienlopaga.blogspot.com uno de sus integrantes ya confesó públicamente haber sido quien eliminó mis mensajes.

    Mi nombre y apellido verdaderos, así como mi número de documento de identidad los pongo porque eso promueve la seriedad de los comentarios que se hacen.

    El hecho de haber estado a cargo entre 1982 y 1985 de la supervisión de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC lo incluyo para situar mi opinión en su debido contexto.

    El hecho de que mi desempeño en el INDEC como supervisor (previo a que se me encomendara la misión de supervisar la metodología y las fórmulas de cálculo del IPC) data de 1980 lo agrego desde que algún participante evidentemente malintencionado sugirió que yo ocultaba que fui nombrado en pleno auge de la dictadura militar.

    El hecho de que cumplí funciones como asesor hasta 1991 lo agrego desde que algún participante igualmente malintencionado sugirió que yo ocultaba haber llegado a cumplir funciones en la administración pública central durante el gobierno de Carlos Menem.

    El link a www.indec.com.ar lo estuve agregando con la utilidad de “obtenga más información aquí”, que es la que dio origen al concepto de hipertexto y al lenguaje html que utiliza Internet.

    El sitio www.indec.com.ar recibe apenas un 1% de sus visitas desde los blogs, y el 99% en forma directa o desde los buscadores como Google, Bing, Yahoo, etc, de manera que la suposición de que puede haber otra intención que la ya señalada es numéricamente absurda.

    He opinado y publicado firmando mis opiniones con mi identidad verdadera allá por el año 1977 en plena dictadura militar, fui secuestrado ilegalmente y sufrí varios allanamientos por eso, y no veo por qué vaya a tener que “protegerla” ahora.

    Creo que con la excusa de proteger su identidad, una serie de cobardes complotadores aprovechan a envenenar la forma de vida democrática, y a injuriar a quienes vamos de frente, sin máscaras.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942
    Ex supervisor del INDEC 1980-1985
    Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC 1982-1985
    Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
    Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

    ResponderEliminar
  37. A quien se oculta tras el seudónimo “Ana C.”

    “Ana C.” es un seudónimo (o nikname) con independencia de que ese seudónimo esté formado en parte por un nombre de pila que según usted es el suyo verdadero, de la misma manera que “Ricardoexindec”, “Ricardodecórdoba” o “Ricardo N.” serían claramente seudónimos. Su mamá no le puso “Ana C.” y el nombre de usted no es “Ana C.” de manera que “Ana C.” no es otra cosa que un seudónimo.

    Usted aprovecha cobardemente de eso para tergiversar e injuriar a quienes dan su opinión argumentalmente sólida y sin ocultarse, como es el caso aquí del doctor en economía y profesor de la universidad de Yale, EEUU, Guillermo L. Ordóñez.

    Usted aduce que no oculta su identidad sino que la protege, y no parece darse cuenta de que el hecho de asumir usted protegerla implica que reconoce usted que la está ocultando.

    Mis comentarios aparecieron publicados y fueron eliminados a posteriori. Eso sucedió tanto en este blog de quien oculta su verdadera identidad tras el seudónimo Miguel Olivera como en el caso del blog quienlopaga.blogspot.com, y en el caso del blog quienlopaga.blogspot.com uno de sus integrantes ya confesó públicamente haber sido quien eliminó mis mensajes.

    Mi nombre y apellido verdaderos, así como mi número de documento de identidad los pongo porque eso promueve la seriedad de los comentarios que se hacen.

    El hecho de haber estado a cargo entre 1982 y 1985 de la supervisión de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC lo incluyo para situar mi opinión en su debido contexto.

    El hecho de que mi desempeño en el INDEC como supervisor (previo a que se me encomendara la misión de supervisar la metodología y las fórmulas de cálculo del IPC) data de 1980 lo agrego desde que algún participante evidentemente malintencionado sugirió que yo ocultaba que fui nombrado en pleno auge de la dictadura militar.

    El hecho de que cumplí funciones como asesor hasta 1991 lo agrego desde que algún participante igualmente malintencionado sugirió que yo ocultaba haber llegado a cumplir funciones en la administración pública central durante el gobierno de Carlos Menem.

    El link a www.indec.com.ar lo agrego con la utilidad de “obtenga más información aquí”, que es la que dio origen al concepto de hipertexto y al lenguaje html que utiliza Internet.

    El sitio www.indec.com.ar recibe apenas un 1% de sus visitas desde los blogs, y el 99% en forma directa o desde los buscadores como Google, Bing, Yahoo, etc, de manera que la suposición de que puede haber otra intención que la ya señalada es numéricamente absurda.

    He opinado y publicado firmando mis opiniones con mi identidad verdadera allá por el año 1977 en plena dictadura militar, fui secuestrado ilegalmente y sufrí varios allanamientos por eso, y no veo por qué vaya a tener que “protegerla” ahora.

    Creo que con la excusa de proteger su identidad, una serie de cobardes complotadores aprovechan a envenenar la forma de vida democrática, y a injuriar a quienes vamos de frente, sin máscaras.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  38. Mire Natalucci, sus comentarios van directamente a la carpeta del spam, y yo después me tengo que tomar el trabajo de darlos por buenos y publicarlos. Para su información, a la carpeta del spam van los comentarios que el sistema de Blogger considera comentarios falsos o comentarios basura y aunque después de lo que dijo yo estoy empezando a pensar que Blogger tiene razón, le voy a dar un buen consejo, así de paso me facilita la vida: deje de pegar tantos links repetidamente. Ya sabemos qué usted es quién es y con todos los detalles. No hace falta repetirlos cada vez, ya que Blogger ofrece además muchas maneras de identificarse sin pegar lo mismo en cada comentario.

    Ahora está avisado. A partir de ahora, que Blogger decida qué hacer con sus comentarios, que quedarán a la merced de que yo me acuerde de revisar la carpeta del spam, y eso no garantiza nada.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  39. Estos kirchneristas subsidiados, las vueltas que dan y los gritos que pegan para esconder que se ganan la vida de esa forma, cuando es más que obvio.

    ResponderEliminar
  40. Guarda con Naty que cuando se le pasa el efecto de la medicación se pone peligroso.

    ResponderEliminar
  41. Olivera le pide disculpas que sus commentarios no sean puestos online inmediatamente. Pero está en cama sin acceso a una PC, me dice que usted sabe eso y le pide indulgencia por unos días. Le promete que apenas se cure, los posteará sin ningún tipo de filtro o censura, como siempre hizo.

    Y le envía saludos

    ResponderEliminar
  42. Ana, desde ya que me parece un error político (por decirlo suavemente) la última morenada. Pero haciendo abstracción de ello (si fuera posible, seguramente no) tu argumento me parece muy poco convincente.

    Está muy bien eso de poner una empresa testigo, pero no me parece que sea la única forma de intervención válida del estado en este caso. Las estadísticas son una forma de producción de conocimiento y el estado siempre interviene en ese campo. De acuerdo a tu argumentación, el estado solo debería intervenir en las universidades privadas, por ejemplo, mediante la creación de una universidad pública. No es así. Los planes de estudio de esas universidades, las planificaciones de las materias y seminarios, sus contenidos y las metodologías didácticas utilizadas son controladas, aprobadas o reprobadas por el estado, aquí y en cualquier otro lado. Y son, evidentemente, públicas.

    No veo nada de ilegítimo en que se exija a las consultoras explicitar y hacer públicas sus metodologías. Repito: en abstracto. Seguramente no es el momento, ni las formas, ni los personajes, pero me parecería absolutamente adecuado que una ley establezca criterios mínimos de rigurosidad a las consultoras, así como a cualquier otra actividad cuyas prácticas puedan derivar en perjuicios al conjunto.

    ResponderEliminar
  43. Guido, en Europa no hay una sola consultora que se dedique a estimar precios. Ni una, ¿eh? Todo el mundo, todo, pero todo el mundo, usa los índices que producen los institutos nacionales de estadísticas y Eurostat.

    ¿Por qué? Porque no mienten.

    Puede ser que no sea ilegítimo exigir a las consultoras que expliciten sus metodologías. Lo que sí es ilegítimo de toda ilegitimidad es que el Indec publique cifras falsas y hechas a piacere del regulador.

    Al que hay que cobrarle multa es a Moreno. Aunque yo, si se pudiera, le haría juicio político y lo destituiría.

    Es el mundo al revés, como dice Miguel Braun hoy en El Cronista.

    ResponderEliminar
  44. Ana, fijate que no estoy discutiendo todo eso que decís. Es más, lo comparto.

    Apunto a otra cosa, que es el argumento que utilizás, y es un ataque en toda regla a la posibilidad misma de intervención del estado, rara de tu parte, pero no de algún comentarista que te festeja...

    ResponderEliminar
  45. Al margen: juicio político se le hace a los representantes electos, o a los jueces. A un funcionario a lo sumo se lo raja...

    ResponderEliminar
  46. Por eso dije "si se pudiera". A Moreno además de rajarlo habría entonces que cobrarle los daños y perjuicios.

    Creo que no estoy entendiendo lo que querés decir. ¿Por qué dijiste antes "empresa testigo"? El Indec no es eso, eh. Los institutos de estadísticas son a la información como la policía al uso de la fuerza. Una vez que se desvirtúa eso, sonaste, porque das lugar al sálvese el quien pueda.

    ResponderEliminar
  47. Vos decís que la analogía de Ordoñez está mal, porque la forma de intervenir del estado es con un INDEC prestigioso. No, el estado también tiene que intevenir de otra forma.

    Tomo tu otra analogía: exigir precisiones a las consultoras, no es equivalente a pedir a las escuelas privadas que garanticen el acceso universal a la educación, es equivalente a pedirles que no pongan albañiles ni economistas al frente de las clases.

    La analogía con la policía no la comparto. El estado tiene el monopolio de la fuerza. En cambio, no debe tener el de la producción de conocimiento.

    ResponderEliminar
  48. A quien firma Ana C.,

    Transmítale por favor de mi parte a quien firma a veces aquí y aún en medios de prensa con el seudónimo Miguel Olivera, que yo ignoraba que estuviera en cama, y que espero que se mejore pronto.

    Si bien como dije considero que ya tengo material suficiente para el capítulo sobre el rol de los blogs en el libro que estoy preparando sobre el caso INDEC, la participación de quien firma Miguel Olivera podría, si él se lo propusiera, dar un giro inesperado al caso.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942
    Ex supervisor del INDEC 1980-1985
    Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC 1982-1985
    Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
    Director del portal estadístico no gubernamental www.indec.com.ar.
    Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

    ResponderEliminar
  49. La prueba que hice aquí hoy a la hora 6 demuestra claramente que el problema de censura no reside en que yo firme con muchos datos, y tampoco en que incorpore allí un link como quien firma Ana C. creía o decía creer.

    Sería totalmente absurdo pensar que blogspot.com o blogger.com puedan considerar spam al hecho de firmar con nombre y apellido y documento de identidad tal como hice en mi tercer envío sin agregar nada más.

    Adicionalmente la cantidad de comentarios que publico en los blogs es ínfima, y en forma muy personalizada, lo que hace también poco razonable pensar que la calificación de spam pueda partir originariamente de blogger.com

    Si quien firma Ana C. no ha sido quien me ha incorporado como spam o al menos no lo ha hecho intencionalmente interpreto que basta la buena voluntad de no desear censurarme para poder solucionar el problema, ya que en blogger.com se lee claramente “Puedes ayudarnos a mejorar nuestra capacidad para identificar automáticamente comentarios como spam. Para ello, revisa la bandeja de entrada de spam, elimina los comentarios de spam y marca como No es spam los comentarios reales que es posible que se hayan señalado como spam”.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  50. El comentarista que aquí firma simplemente Guido brinda un argumento sólido en defensa de la legitimidad de que se exija a las consultoras explicitar y hacer públicas sus metodologías, pero luego –tal vez por ser dominado en su razonamiento por prejuicios o por su posición partidaria-, derrapa desde el punto de vista de la lógica al decir que eso es “en abstracto”, y que “Seguramente no es el momento, ni las formas, ni los personajes”.

    Evidentemente sería mejor que el Estado hubiese previsto hace años la posibilidad de que las consultoras privadas lleguen a ejercer “prácticas que puedan derivar en perjuicios al conjunto”, por ejemplo durante administraciones de gobierno anteriores y en la época en que el INDEC según la articulista resultaba “prestigioso”.

    Pero como el Estado durante todos esos años no lo ha previsto, y ante el peligro de que las consultoras provoquen o sigan provocando ahora perjuicios al conjunto de la sociedad, lo lógico es que el Estado actúe lo antes posible para impedir que se produzcan o que continúen produciéndose esos perjuicios y no una vez que el acto perjudicial haya cesado.

    El erróneo argumento del que firma Guido es tan absurdo como decir que es razonable que el Estado controle los depósitos de pirotecnia, pero en abstracto, porque no le gusta el actual jefe de bomberos ni sus modales.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942
    Ex supervisor del INDEC 1980-1985
    Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC 1982-1985
    Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
    Director del portal estadístico no gubernamental www.indec.com.ar.
    Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

    ResponderEliminar
  51. El comentarista que aquí firma simplemente Guido brinda un argumento sólido en defensa de la legitimidad de que se exija a las consultoras explicitar y hacer públicas sus metodologías, pero luego –tal vez por ser dominado en su razonamiento por prejuicios o por su posición partidaria-, derrapa desde el punto de vista de la lógica al decir que eso es “en abstracto”, y que “Seguramente no es el momento, ni las formas, ni los personajes”.

    Evidentemente sería mejor que el Estado hubiese previsto hace años la posibilidad de que las consultoras privadas lleguen a ejercer “prácticas que puedan derivar en perjuicios al conjunto”, por ejemplo durante administraciones de gobierno anteriores y en la época en que el INDEC según la articulista resultaba “prestigioso”.

    Pero como el Estado durante todos esos años no lo ha previsto, y ante el peligro de que las consultoras provoquen o sigan provocando ahora perjuicios al conjunto de la sociedad, lo lógico es que el Estado actúe lo antes posible para impedir que se produzcan o que continúen produciéndose esos perjuicios y no una vez que el acto perjudicial haya cesado.

    El erróneo argumento del que firma Guido es tan absurdo como decir que es razonable que el Estado controle los depósitos de pirotecnia, pero en abstracto, porque no le gusta el actual jefe de bomberos ni sus modales.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  52. Natalucci, ahí entró otro como spam y ¡de vuelta! le tuve que contar a Blogger que no es spam. Usted mismo lo comprobó. El primero no se publicó hasta que dije que no era spam y el segundo se publicó automáticamente. ¿Me haría el favor de borrar las repeticiones innecesarias, así no aparece que en este post hay más comentarios de los que realmente hay?

    Guido, hay que pensar en términos históricos. En los comienzos, cualquiera puede publicar lo que quiere, lo que inventa y lo que se le da la gana. Ante la profusión de información incorrecta o directamente falsa, los Estados deciden intervenir. ¿Cómo pueden intervenir? Regulando lo que producen los agentes (que es lo que vos proponés y lo que supuestamente estaría haciendo el gobierno ahora) o directamente produciendo la información de acuerdo a métodos transparentes y acordados por la comunidad estadística. La primera solución es más liberal que la segunda, digamos. Tradicionalmente, los Estados han elegido la segunda forma, supongo que porque es más eficiente, esto es, cuesta menos y resulta en mejor calidad de la información. Los métodos estadísticos se revisan continuamente, se mejoran a medida que aparecen nuevas técnicas o cambia la necesidad de información de la sociedad o se estandarizan para hacerse comparables con otros países.

    El tema es que tener el monopolio de la información, así como tener el monopolio de la fuerza o tener el monopolio de la creación de moneda en el caso de los Bancos Centrales te da mucho poder (también mucha responsabilidad). Y te permite, si desde el Estado actuás con mala fe, abusarte de esa posición dominante.

    Para evitar eso, en muchos países se prueba con distintos diseños institucionales, de los cuales parece ser que el mejor es un instituto de estadísticas independiente con control parlamentario y un consejo de grupos representativos de los usuarios de las estadísticas (científicos, universidades, etc).

    ResponderEliminar
  53. Me parece que la base de esto no es el INDEC sino la libertad de expresión. Si no entramos por un camino que puede llevar a la prohibición del horóscopo.
    Mi derecho inalienable es decir, publicar, difundir, vender o alquilar la información de que la inflación de Enero fue 6%. Sin justificar de donde saqué el dato, si lo inventé, si lo cantaron los astros, si me lo dijo el pulpo Paul, si hice una encuesta, etc.
    Esta consagrado en la Constitución. Y para mi es un principio que tiene la MISMA importancia que el de la soberanía popular.
    Estoy seguro de que la Corte, cuando esto le llegue, va a legar a la misma conclusión.

    ResponderEliminar
  54. Ana, pensar en términos históricos es hacer una descripción concreta de un proceso real en particular, no construir una abstracción del estilo "en los comienzos, etc.", que toma la forma de una parábola (robinsonada, le decía un señor a esos enfoques). Pensar en términos históricos implicaría, en este caso por ejemplo, terminar con la fantasía de que el INDEC era una institución respetable full full antes del 2007. Era más o menos como ahora pero manejada por otros atorrantes rivales. Con datos sólidos (a veces) con datos dudosos, otras. Abierto a las presiones y a los negocitos con actores políticos y económicos varios.

    Pero no es el punto. Lo que yo digo es que no veo porqué el estado debería estar impedido de evalauar la calidad de la producción de conocimiento exigiendo la explicitación de las metodologías utilizadas. Y es absolutamente independiente de la calidad de las estadísticas públicas. No porque las escuelas públicas sean malas vamos a dejar de controlar los planes de estudio de la educación privada ¿no?

    Natalucci, el momento es un año electoral, las formas son piantavotos, los personajes son piantavotos. No creo que se trate de prejuicios aunque si de mi posición partidaria. Quiero ganar las elecciones ¿vió?

    ResponderEliminar
  55. Hasta el momento (al menos que yo sepa) se le ha pedido a un conjunto de consultoras que expliciten su metodología y se multó a quienes se negaron a responder el requerimiento. Al menos que yo sepa, no se ha multado a nadie por expresar su opinión, por lo que no veo que tiene que ver la libertad de expresión aquí.

    Si yo fabrico un tónico en base a ortiga y ruda para curar el cáncer y me pongo a venderlo me van a exigir que explique cual es el proceso de fabricación, a que pruebas fue sometido en base qué estándares científicos aceptados, etc. No logro ver que es lo que hay de malo en esto (excepto por lo ya señalado).

    Si no me equivoco, además, hay otros aspectos de consultoría que ya están regulados (y no solo aquí). Existen prohibiciones de publicar encuestas electorales durante determinados períodos, obligación de incluir el tamaño de la muestra y el margen de error, etc.

    ResponderEliminar
  56. A la articulista y comentarista que firma Ana C.,

    Si elimino mensajes (aunque más no fueran los repetidos), quien lea dentro de un tiempo los que queden no le encontrará sentido a lo que allí se dice. Estamos debatiendo aquí temas importantes y no creo que el hecho de haber algunos mensajes republicados resulte grave. Si usted o quien firma Miguel Olivera tienen otro criterio entiendo que materialmente están en condiciones de eliminar mensajes a discreción, pero en ese caso asuman ustedes la responsabilidad de hacerlo. Note usted que el argumento de cantidad de mensajes es muy débil, ya que son más esclarecedores los mensajes en los que se explica lo que fue sucediendo que otros que a falta de argumentos contienen exclusivamente injurias, tal como el de cierto empresario del pasto en el mensaje claramente delictivo que transcribo a continuación: “Mariano T. dijo...
    Guarda con Naty que cuando se le pasa el efecto de la medicación se pone peligroso.
    28/2/11 08:11”.

    Considero lamentable que a usted le preocupe la existencia de mensajes que tuvieron que ser reenviados por haberse eliminado y no haya hecho ni siquiera una observación a la actividad delictiva del empresario del pasto representante de las clases ociosas que injuria cobardemente desde el anonimato.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  57. Por supuesto, Mariano, pero eso es otra discusión, más desde el lado del Derecho que desde la Economía. Con un Indec confiable, vos tendrías todo el derecho de publicar lo que se te da la gana pero el Indec sería tan confiable que, por un lado, no te creería nadie y, por otro, te costaría tanto producir información de tanta calidad como la del Indec que no te compensaría. De hecho, el peor problema que tenemos hoy es que ninguno de los índices alternativos al Indec, salvo, quizás, los de las provincias, está lo suficientemente bien hecho como para ser tomado en serio. Los tomamos en serio porque la mejor alternativa, las estadísticas públicas, han sido bastardeadas.

    Guido, creo que ya lo dije antes. Con estadísticas públicas como la gente no habría necesidad de controlar nada porque todo eso ni existiría. Cada vez que Ferreres o cualquiera publicara una inflación alternativa nos descostillaríamos de risa y nada más. El Indec era muy mejorable hace 4 años, pero era mejor que algunos institutos estadísticos de la UE, entre ellos los de países bastante más ricos. En lugar de mejorarlo, hubo un retroceso.

    Para los interesados, hay otro artículo sobre las estadísticas acá. Está escrito por Victor Beker, un profesor de la UBA que trabajó también en el Indec.

    No, Natalucci, no se los voy a borrar porque no me corresponde a mí. El dueño de los comentarios es usted. Pero aprenda las reglas del buen comentarista y deje de decir que sus comentarios fueron eliminados. Lo que pasó en realidad (y ya se lo dije aproximadamente 6 veces y me estoy aburriendo un poco de repetir siempre lo mismo) es que fueron tratados como spam por los sistemas automáticos de Blogger. Como todos sabemos, la capacidad de discernimiento de los robots todavía sigue siendo menor a la del ser humano y cuando vieron toda su lista de títulos y de links se confundieron. Y no aprenden tan rápido como usted o yo querríamos, desgraciadamente.

    ResponderEliminar
  58. Naty te pusiste nervioso? Andá a tomar la pastilla verde antes de que te salga espuma por la boca.
    Gudio: La venta de medicamentos esta regulada por una ley ad hoc, lo mismo que el ejercicio de la medicina.
    Lo mismo que la expedición de títulos habilitantes, y la obligación de educarse,etc, que pusiste en comentarios anteriores. No hagas analogías por excepciones a los principios esenciales.
    En cuanto a la contestación del requerimiento, a título de qué? En el caso de Ferreres, dijo que ni siquiera vendía esa información, pero bien puede ser un secreto profesional.
    Creo que el tema de de tremenda gravedad institucional, que se esta subestimando desde los grandes medios. En mi opinión, habilita solicitar la destitución del Ministro responsable de esa área(Boudou), por lo menos.

    ResponderEliminar
  59. No sé los detalles finos del tema, que en definitiva son asuntos legales (en un país donde, si al gobierno le sirve electoralmente o para hacer negocios, siempre va a haber un juez felpudo comprado que garantize la virginidad de Graciela Alfano). Pero por lo que se lee, parece lo siguiente:

    1) La consultoría hizo un pronóstico de inflación para este anio.


    2) Ese pronóstico no coincide con el de Moreno.

    3) Por lo tanto es multado, porque el del consultor, no el de Moreno, lleva a la gente a calcular mal los precios.

    Si manana el pronóstico anuncia lluvia, y llevo impermeable pero no llueve, bajo la ley argentina tengo derecho a hacer juicio al meteórologo?

    ResponderEliminar
  60. LOS LÍMITES DE LAS LIBERTADES INDIVIDUALES


    Mariano T. dijo...
    “Me parece que la base de esto no es el INDEC sino la libertad de expresión. Si no entramos por un camino que puede llevar a la prohibición del horóscopo.
    Mi derecho inalienable es decir, publicar, difundir, vender o alquilar la información de que la inflación de Enero fue 6%. Sin justificar de donde saqué el dato, si lo inventé, si lo cantaron los astros, si me lo dijo el pulpo Paul, si hice una encuesta, etc.
    Esta consagrado en la Constitución. Y para mi es un principio que tiene la MISMA importancia que el de la soberanía popular.
    Estoy seguro de que la Corte, cuando esto le llegue, va a legar a la misma conclusión”.
    28/2/11 15:22

    .............................................................................


    El representante de las clases ociosas que utiliza aquí el seudónimo Mariano T. confunde libertad con libertinaje e ignora el sabio principio de que el derecho de uno termina donde comienza el de los demás y que la Constitución Nacional no fue hecha precisamente para que alguien pueda hacer lo que se le ocurra sino para resguardar el bien común.

    La libertad de expresión como todas las libertades tiene límites naturales y asimismo límites reglamentados por las leyes jurídicas.

    Si adoptáramos como pretende aquí el empresario del pasto la libertad de expresión en sentido absoluto llegaríamos a la siguiente situación:

    Un empresario del pasto ocioso y degenerado para entretenerse dice estando en un estadio repleto de personas al momento de salir: “Una bomba! Hay una bomba!!, Sálvense! corran hacia la puerta 12”, y lo hace sabiendo que no hay ninguna bomba y que la puerta 12 está cerrada. Mueren decenas de personas. El empresario va a juicio y alega que sabía que no había ninguna bomba y que también sabía que la puerta 12 estaba cerrada, pero que estaba aburrido y ejerció su libertad de expresión.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  61. Este hombre vale cada peso que le pagan. Alguien que conozco estuvo en la Universidad de La Plata con Néstor Kirchner. Había dos tipos de militantes JP que mandaban a los mitines. Primera línea eran los que podían debatir y silenciar los argumentos de los otros. Si eso fallaba, estaba NK y otros por el estilo, que hacían tanto ruido y pegaban gritos tan feroces que se acababa la

    ResponderEliminar
  62. asamblea. Perdón, desapareció la última frase al publicar.

    ResponderEliminar
  63. La sec. pidió a un grupo de consultoras información sobre la metodología. De todas ellas hubo una que se negó a responder y en base a eso se hizo la multa. El resto (que tampoco coincide) no fue multada.

    Mariano, ¿cual es el principio esencial? No me parecen excepciones. Desde un paquete de galletitas hasta una obra en construcción todas las actividades se rigen de acuerdo a regulaciones, ya sea del estado o de los respectivos colegios.

    Por el contrario, los productos o servicios sin ningún tipo de regulación o ley marco son los excepcionales. Yo no puedo vender mi remedio contra el cáncer ni vos podés fabricar galletitas sin pasar por la aprobación correspondiente. Es decir, los que son parte de la excepción son las consultoras.

    Ana, lo que sucedería con estadísticas como la gente es una hipótesis compartible. Vos decís, en el post:

    "El argumento del economista es que si el Estado regula en otras áreas, por ejemplo la polución de las industrias, por qué no podría regular en el área de la información estadística, a través de los "aprietes" de Moreno. Es claro que puede. Pero el autor de la nota se olvida que la forma clásica de intervención estatal en este campo es la creación de un instituto de estadísticas público"

    Es decir, oponés al argumento "el estado debe regular en este área", el argumento "la forma de regulación no es la que dice este pavote que no se como entró a Yale sino tener un INDEC confiable". A una propuesta concreta (buena o mala) para responder a un problema específico respondés con una crítca general al universo cuya resolución implica un cambio estructural.

    No veo porqué no se puede querer las dos cosas. O sea, no logro entender que es lo que te molesta de que las estadísticas privadas sean reguladas como lo son el resto de los bienes y servicios. Que ese marco regulatorio deba ser propuesto por colegios profesionales, universidades, etc. y aprobado por el congreso es muy otra cuestión.

    ResponderEliminar
  64. Alguien quien, usando frases hechas celebres por la dictadura, se queja de que se:

    >
    confunde libertad con libertinaje
    >

    y luego argumenta que el derecho a opinar termina dode comienza el de los demas

    >>
    ...e ignora el sabio principio de que el derecho de uno termina donde comienza el de los demás y que la Constitución Nacional no fue hecha precisamente para que alguien pueda hacer lo que se le ocurra sino para resguardar el bien común.
    >>

    Asegurando que

    >>
    La libertad de expresión como todas las libertades tiene límites naturales y asimismo límites reglamentados por las leyes jurídicas.
    >>

    AL MISMO TIEMPO SE QUEJA DE SER CENSURADO !!!!

    (solo su absoluta ignorancia tecnica y su terquedad le impiden entender la explicacion de Ana mostrando que el no fue censurado!!!)

    Increible como alguien puede defender dos poturas tan diferentes en un mismo post, y encima estar convencido que es coherente!!!

    ResponderEliminar
  65. Mariano T. y Natalucci, trátense bien mutuamente, eh?

    Natalucci, yo tengo una duda desde hace tiempo. Un sitio con dominio propio como el suyo, quiero decir el del indec que no es el indec, cuesta plata mantenerlo, hay que pagar un sitio en un server y cosas así. ¿Lo paga usted de su propio bolsillo por amor al arte de las estadísticas o alguien le ayuda un poco? ¿Hay alguna forma barata de tener un sitio .com?

    Guido, lo que a mí me molesta es que considero que la mejor forma de regular en ese campo es la del instituto estadístico oficial, que las autoridades actuales distorsionaron y desprestigiaron totalmente esa forma de regulación y que ahora tiran la pelota para el otro lado poniéndole una multa a formas inferiores de producir información que surgen por una ausencia del Estado en un ámbito en el que debería estar presente. A ver si ahí me expliqué.

    ResponderEliminar
  66. Guido, porque la evaluación de inflación pasada es la única verificable. Los empresarios no contratan consultores para eso, saben lo que han subido sus costos de todo tipo en los últimos doce meses. El tema es cuanto van a subir en los próximos meses para planear sus precios y evitar pérdidas. Eso, como la meteorología, no es una ciencia infalible ni mucho menos. Multar un consultor privado porque a a lo mejor se equivoca, pero a lo mejor no, sin echar a los funcionarios del INDEC que se han equivocado sistemáticamente desde que el INDEC fue intervenido, como sabe cualquiera que use la billetera, es típico del gobierno a la Zimbabwe (en cuanto a métodos. Agregaría calibre de funcionarios y aparato del estado, pero temo la ira de Natalucci) que padece el país.

    ResponderEliminar
  67. Releyendo tu comentario, es bastante obvio que lo que vende un consultor no es un 'producto'. Si tu remedio contra el cáncer o las galletitas de Mariano me matan, es bueno que el estado controle. Lo único que un consultor puede hacer mal es hacerle perder plata a alguien, consumidor o empresario. Si se puede multar a la gente por hacerle perder plata a otros, que se hace con Cristóbal López.

    ResponderEliminar
  68. A quien se esconde cobardemente tras el seudónimo “Ana C.”,

    Le he destinado casi treinta años de mi vida a que se tome conciencia del problema del sesgo plutocrático. El costo en pesos de mantener un sitio con dominio propio puede decirse que es insignificante. Lo pago yo de mi propio bolsillo y nadie me ayuda ni siquiera un poco.

    Mientras un cobarde deshonesto que se esconde tras el seudónimo de Utis intenta algo tan gastado como tratar de asociarme con la dictadura militar usted intenta con otra argucia igualmente gastada y deshonesta que es sugerir que alguien me paga.

    Me pregunto: ¿No les da vergüenza?

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  69. Natalucci, lo mío no fue una "sugerencia" sino una curiosidad. Yo no gastaría plata en eso habiendo tantas alternativas gratis.

    Por otro lado, creo que yo lo he tratado con bastante respeto, así que a esta altura de la conversación me parece que tendría que dejar de insultarme gratuitamente con adjetivos calificativos como "cobarde" o "deshonesto" o con acusaciones injustas de censura.

    ResponderEliminar
  70. A la que se esconde cobardemente tras el seudónimo Ana C.

    Relea lo que ha escrito.

    ¿No le da vergüenza?

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  71. Relea usted lo que he escrito.

    ¿Merece que me insulte?

    ResponderEliminar
  72. El participante que se escuda bajo el seudónimo Quintín, quien por otra parte representa a las clases parasitarias y a intereses inconfesables declara que está dispuesto a dar la vida por que se le reconozca al sesgo plutocrático su carácter de eje universal de la economía si este loco de mierda nos deja leer tranquilos los posts.

    Quintín

    ResponderEliminar
  73. A quien se esconde cobardemente tras el seudónimo Ana C.

    ¿Sabe usted lo que significa insultar?

    Decir que procede deshonestamente una persona que procede deshonestamente no es insultarla.

    Decir que se oculta cobardemente tras un seudónimo alguien que se oculta cobardemente tras un seudónimo y aprovecha esa especie de impunidad para sugerir que a uno alguien le paga no es insultarla, es calificarla de lo que es: cobarde y deshonesta.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  74. Clarísimo Ana, te molesta el indec affaire y la regulación de las consultoras ni te va ni te viene.

    Guillermo, una consultora vende un servicio, que es un producto. El juego está (mal) regulado. Tampoco el psicoanálisis es infalible (yo diría que lo es menos que una proyección económica o un informe meteorológico) y tiene un colegio que regula su ejercicio en el marco de una ley.

    Entiendo la indignación de todos por el INDEC pero ¿es necesaria esta defensa de un grupo corporativo? Que los controlen como a todos, viejo.

    Una cosa más, no es cierto que no existieran o fueran irrelevantes antes de 2007. Se dedicaban, entre otras cosas, a vender datos del INDEC antes de que este los publique mediante acuerdos con funcionarios que estaban adentro. Algún día el INDEC se volverá a ahorrar ¿no estaría bueno una regulación que elimine ese foco de corrupción a futuro?

    ResponderEliminar
  75. Guido. Claro que lo de las consultoras es irrelevante en estas circunstancias. Y más lo es discutir lo que no existiría sin la ineptitud y la mala fe del gobierno. No solo es irrelevante sino aberrante cuando las persigue el mismo funcionario responsable de que no haya estadísticas públicas confiables. Es un chiste kafkiano.

    En general, considero que es un error discutir el aspecto económico separado del legal. Esa es la intención del gobierno: que se acepte que puede hacer cualquier cosa con las leyes y solo se discuta su conveniencia u oportunidad mientras avasalla derechos y ejecuta arbitrariedades. Este post está incompleto sin el de Gargarella:

    http://seminariogargarella.blogspot.com/2011/02/los-datos-como-expresiones.html

    Limitarse a la economía es como ponerse a discutir hoy si Kadafi hace un buen uso de su presupuesto.

    Q

    ResponderEliminar
  76. Natalucci:

    Es absolutamente irrelevante que en medio de una discusion de ideas, alguien le pregunte a otro como es que se financia. Como se mantiene su blog es irrelevante al valor de sus ideas.

    Por lo mismo, es absolutamente irrelevante preguntar por nombres verdaderos. El nombre de una persona es irrelevante al valor de una idea.

    Y sin embargo, usted insiste en cuestionar primera irrelevancia como una ofensa, y la segunda como una necesidad/valentia.

    Esta incoherencia no es nueva en usted. En este mismo post usted afirmaba que no se puede dejar opinar sin restricciones, mientras al mismo se quejaba de haber sido censurado (sin haberlo sido).

    Su incoherencia y falta de logica solo es superada por la irritacion que su constante esfuerzo por tergiversar las cosas provoca.

    Yo no se si Natalucci existe, o es un seudonimo usado por Guillermo Moreno, o quien fuera. Es irrelevante. Tambien me resulta irrelevante su falta de logica y sus contradicciones.

    Lo unico cierto es que usted, con su terquedad, me irrita.

    Y como no quiero estar irritado ni por Guillermo Moreno (alias Natalucci) ni por quien sea de verdad usted, me voy.

    ResponderEliminar
  77. El sistema anti-spam de blogger es mas inteligente que todos nosotros juntos.

    Natalucci, no existis! :P

    Btw, no doy mi nombre real porque soy cobarde, y me la banco.

    ResponderEliminar
  78. Si hay un derecho que es casi absoluto, es el derecho a emitir opiniones, por injustas o erradas que éstas sean.
    Fabricar o vender galletitas no es emitir opiniones.
    Si yo digo que la inflación es el 6, quién puede venir a decirme que no puedo? Y si me pregunta de donde saqué el dato, qién puede hacerme decir lo que no quiero? Mucho menos un funcionario.
    Para mí es un caso que merece juicio político. O al Ministro responsable, o a la presidente si lo avala.
    Después hablan de derechos humanos.

    ResponderEliminar
  79. Previo a retomar el tema INDEC, y mientras algunos participantes se dedican a decidir ellos que cosa es relevante y que cosa no lo es, y a emitir tontas falacias basadas en su propia clasificación, estimo conveniente hacer una síntesis de cómo fueron los hechos vinculados a la desaparición de mensajes, que no es un tema menor, particularmente en el mundo de los blogs que vengo analizando y que ocupará un capítulo en mi libro sobre el INDEC.

    Yo expongo los hechos, y el que quiera creer en lo que digo que me crea y compruebe lo que digo, y el que no quiera creer que no me crea y no compruebe.

    El 18 de febrero el blog www.quienlopaga.blogspot.com estuvo eliminando algunos de mis mensajes, entre ellos uno referido al artículo en el que ese blog hacía la propaganda de la tramposa y absurda medición de inflación de la familia Cavallo. http://quienlopaga.blogspot.com/2011/02/billion-prices-project.html,

    El hecho de que la causante original de la desaparición de mensajes no ha sido como se pretende el robot detector de spam de blogger.com se comprueba fácilmente viendo lo que allí mismo escribe el que firma con el seudónimo Madoff confesando implícitamente que eliminó un mensaje y dando como excusa que ese mensaje contenía “meras puteadas”, cosa que los lectores que siguen mis escritos saben que no hago. En ese mismo lugar puede comprobarse que el mensaje no lo eliminó de una carpeta llamada spam, sino que había sido efectivamente publicado y censurado a posteriori, ya que la censura operada por ese blog fue tan grosera que quedó no sólo la confesión de Madoff, sino comentarios de alguien que firma ayj o a veces ayjblog, referido a mi, lo que no podía haber ocurrido si no hubiese visto publicado mi mensaje.

    Pero lo más grave vendría seis días después. Tras varios mensajes míos censurados en algunos casos luego de un buen rato de estar publicados, noté que el sistema de email de gmail.com rechazaba como incorrecta la contraseña que estaba guardada en mi computadora desde hace años.

    Probé entonces entrar directamente a mi cuenta en gmail.com vía web, y apareció un aviso anunciando que mi cuenta de correo estaba sufriendo actividad inusual, por lo que había sido bloqueada.

    Me invitaban, si yo era el titular, a llenar una solicitud para que se comuniquen vía llamada de voz automática desde gmail.com a mi teléfono celular.

    Continúa...

    ResponderEliminar
  80. ...continuación

    Recibí el llamado y me dieron una nueva contraseña.

    El hackeo de mi cuenta de gmail (que es la que utilizo en los blogs) se produjo estando conectado exclusivamente al blog www.quienlopaga.blogspot.com propiedad de complotadores anónimos visiblemente vinculados a la familia Cavallo, a la familia Llach, a Juan Carlos de Pablo, a Miguel Bein, y a otras consultoras y grupos financieros.

    Allí, en http://quienlopaga.blogspot.com/2011/02/matar-al-mensajero-y-al-reemplazante.html quedó de todo esto un curioso vestigio, consistente en que el mensaje que apareció republicado mientras era hackeada mi cuenta aparece con mi nombre de usuario cambiado (Ricardo en lugar de Ricardo P. Natalucci).

    Tal como expliqué antes, la hipótesis de quien firma Ana C. de que blogger.com me haya incluido como autor de spam porque escribo mucho en mi firma suena absurda, máxime teniendo en cuenta que la cantidad de comentarios que publico en los blogs es ínfima, pero a la luz de los sucesos aparece una probable explicación mucho más razonable que la de Ana C., y es que los dueños del blog www.quienlopaga.blogspot.com hayan hackeado mi cuenta para enviar spam.

    Es interesante también observar que si enviaban spam desde mi cuenta con mis datos completos la maniobra se iba a hacer evidente, y esa bien puede haber sido la razón por la que se tomaron el trabajo de cambiar mi nombre de usuario Ricardo P. Natalucci por Ricardo, lo que evidentemente es mucho más difícil de rastrear.

    Lo que hizo luego quien se oculta tras el seudónimo Ana C. desde el blog de quien firma Olivera fue por lo menos aprovechar para dejar en la carpeta spam mis mensajes (particularmente los que contenían argumentos más difíciles de rebatir), aunque una frase suya es particularmente sugestiva como posibilidad de que haya estado asimismo involucrada en el hackeo de mi cuenta, y me refiero a cuando Ana C. escribe: “Yo no oculto mi identidad, Natalucci, la protejo. Y usted haría bien en hacer lo mismo, a ver si se la roban con todos esos datos al aire libre.”

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  81. Guido, la opinión, que es lo que vende una consultora (en inglés se habla de 'opinion' e "informed opinion", las consultoras venderían la segunda), no es un producto. No es un hecho físico, con consecuencias mensurables. Los productos pueden ser regulados, las opiniones no. Porque sobre esa base habría que multar a los diarios todos los días, de un lado u otro, según el color del gobierno.

    ResponderEliminar
  82. Respecto a Natalucci, donde están los hombres de blanco con los sedantes? Esto es urgente.

    ResponderEliminar
  83. Guillermo, Mariano, no se que estuvieron tomando. Las consultoras venden servicios, no podemos ponernos a discutir cualquier pavada tampoco. Un diagnóstico médico tampoco es un "hecho físico, con consecuencias mensurables" (por lo general es una inferencia a partir de un ponderar una sintomatología con una regularidad estadística). Una opinión es otra cosa.

    ResponderEliminar
  84. Un diagnóstico médico es una evaluación de hechos existentes, y sobre eso se decide qué pasa, y tratamiento para que deje de pasar. Una consultoría que asesora sobre inflación a venir en el anio en curso está haciendo una predicción inverificable en el momento de hacerla. Que te digan 'no tiene cancer' cuando lo tenés es un error verificable en el momento de cometerlo (mejor scan, mejor analísis). Si alguien dice: la inflación este anio va a ser el 10%, pero por factores no previsibles en el momento de la prediccion(desastres naturales, guerras) eventualmente es el 20%, o por factores positivos igualmente impredecibles, es el 5%, qué multás, y porqué? Como dijo Mariano, a ese paso multás el horóscopo.

    ResponderEliminar
  85. "Un diagnóstico médico tampoco es un "hecho físico, con consecuencias mensurables"

    Nadie te obliga a tomar ese diagnostico como valido. Tenes todo el derecho a pedir otro diagnostico en otro lugar y hacer uso del que se te cante.

    Yo pienso en las consecuencias practicas y me aterra. Digo, si tienen el derecho de ponerle una multa a una consultora por su metodologia para estimar el ipc, que los detiene de ponerle una multa a cualquier banco de inversion por sus estimaciones de PBI?

    Que banco no tiene una estimacion del PBI?

    ResponderEliminar
  86. Sísifo, estoy hablando de sancionar un error,si es error o no, y cuando se justifica sancionar. Lo que haga el recipiente de la información con ella es otra historia aparte, que no tiene nada que ver con el tema.

    Un diagnostico es verificable y mensurable. Que vos sigas el diagnóstico o busques otro no tiene nada que ver con que si el diagnostico, seguido o no, estaba equivocado. Yo no creo que Moreno le levante la multa a la consultoría si los clientes no siguieran su pronóstico.

    ResponderEliminar
  87. La multa no es por un diagnóstico erróneo, es por negarse a explicitar la metodología. El médico observa una sintomatología, que es lo observable (rara vez lo es la enfermedad). Toma esa sintomatología y recurre a su memoria, a tablas o a un programa experto cargado en su computadora y te dice:

    "mire Don Guillermo, personas con sus síntomas han tenido en un 60% de casos el virus denominado "x", para el cual se recomienda el remedio "y". Pero sucede que en un 50% de casos la metodología concide también con este otro síntoma "h", que usted podría tener (por eso le pido este análisis "b") y, de ser el caso, se trataría no de el virus "x" sino de un empacho."

    Si el médico se niega a darte esa explicación tenés derecho a denunciarlo por negarte el conocimiento informado que exige la deontología profesional o la ley. Nadie le va a prohibir al médico que arriesgue un diagnóstico eventualmente errado (es parte del ejercicio de su profesión) pero es obvio que debe justificarlo. Y no se trata de algo "físico y mensurable". Sobran ejemplos de patologías cuya identificación es indirecta y cuyo tratamiento se basa en un éxito más o menos establecido estadísticamente sin que exista una explicación razonable en términos causales (buena parte de la psiquiatría, p.e.).

    En el fondo (y no tanto), Guillermo y Mariano consideran la economía una disciplina comparable a la homeopatía o la lectura de runas. Solo así se explica que la consideren refractaria a criterios de control de calidad implícitos en cualquier ejercicio profesional. Tenés derecho a sostener en una revista que poner cimientos en una casa de tres plantas es "al pedo", pero no tenés derecho a firmar un plano, es decir a mandar en fruta en el marco de un ejercicio profesional.

    Como ninguno de ustedes dos tiene estima alguna por la economía delegan el asunto al ámbito de la libertad de expresión. Porque en ese ámbito (a diferencia del ejercicio profesional) SI se puede decir cualquier cosa impunemente. Y está bien que así sea.

    Lo que es lamentable de todo esto es que los economistas no se interesen en proteger a su propia disciplina. ¿Será que saben con que bueyes aran que ni siquiera tienen colegio y matrícula? Lo razonable en este caso sería que desde la misma profesión se lance un ataque en toda regla a cualquier chantapufi que habla en su nombre. Es lo que haría un profesional de cualquier otro campo...

    ResponderEliminar
  88. Guido, pedirle la metodología a las consultoras es una tontería de lo más obvia, porque cualquiera que alguna vez haya trabajado con números sabe que son una porquería que no le llega ni al borde de los talones a la metodología de un indec bien manejado. Las inflaciones calculadas por las consultoras son aproximaciones de urgencia, la mayoría de las veces hechas a ojo.

    ResponderEliminar
  89. "Yo no creo que Moreno le levante la multa a la consultoría si los clientes no siguieran su pronóstico. "

    Yo creo que si los clientes no siguieran sus pronosticos, Moreno no le hubiese puesto la multa en primer lugar. Aca es donde diferimos.

    La existencia de estos indices alternativos se da porque existe demanda frente a un indice que dejo de ser creible. Vos fijate, en EU, no existen. Si existen en Arg, es porque hay demanda y me extrañaria mucho que la gente los demande pero no les de uso.
    Si la gente no los usa, entonces no veo el problema para Moreno.

    En el 2008, la empresa para la cual yo trabajaba usaba los numeros de FIEL, no del indec. Con esos numeros se valuaban proyectos.

    ResponderEliminar
  90. "es por negarse a explicitar la metodología."

    Las preguntas de moreno no incluyen develar de donde sacas los precios?

    Pregunto porque inflacion verdadera difunde su metodo pero no su fuente.

    ResponderEliminar
  91. La articulista y participante que firma Ana C. confiesa aquí que sabe que la metodología de las consultoras “son una porquería” Sin embargo se opone a que el Estado actúe para que mejoren y para que la gente pueda informarse de cuales son las peores. Esas metodologías son por otra parte las mismas que los opositores a la democratización del IPC del INDEC toman como medida de la inflación que llaman verdadera. Para Ana C. de todas maneras la mejor metodología de IPC es la de un INDEC al que llama “un indec bien manejado” que no es otra cosa que el INDEC que traficaba información y que había incorporado subrepticiamente el sesgo plutocrático que denunciaba Jorge Lanata el domingo 9 de abril del año 2006 y que puede verse en la siguiente dirección web: http://www.jorgelanata.com/documentos/editoriales/08-04-06-1-El%20Indec%20de%20Yrigoyen.pdf.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942
    Ex supervisor del INDEC 1980-1985
    Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC 1982-1985
    Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991

    ResponderEliminar
  92. ¡Justamente por eso, Ana! Entonces, en vez de leer en el diario "el prestigioso Dr. Garqueti, utilizando rigurosos aunque algo herméticos procedimientos para estimar una inflación de 130% diario" leés "A ojo, Garqueti estimó una inflación de 130% diario pero manda a decir que por ahí no, quien sabe".

    ¿No te parece que esos seres inferiores que nunca trabajaron con números tienen derecho a saber porqué les dicen lo que les dicen? ¿Vos mandarías a tus hijos a un colegio donde los docentes no explicitan su estrategias pedagógicas? Yo no, y no hay que ser docente para eso.

    Sísifo, la famosa multa, sobre la cual gira toda esta discusión, no fue a Inflación Verdadera, sino a Ferreres que se negó a explicitar su metodología.

    ResponderEliminar
  93. Natalucci, ¿me haría el favor de comentarme este paper?

    ResponderEliminar
  94. A la articulista y participante que firma Ana C,

    Ese paper lo conozco desde que fue publicado.

    ¿Usted quiere consultarme por algo en particular de lo que dice ese paper o en función de qué me pide que lo comente?

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  95. Le estoy pidiendo que haga una crítica informada.

    ResponderEliminar
  96. Una crítica más completa sobre ese paper va a estar incluida en el libro que estoy preparando sobre el caso INDEC, sin embargo puedo extractarle aquí los principales puntos:

    1) El paper de Eduardo Ley, del Fondo Monetario Internacional demuestra que el autor y el organismo de crédito internacional que lo ha aprobado no saben siquiera lo que es un sesgo plutocrático, o bien, más probablemente, quieren confundir intencionalmente.

    2) Tal como explico hace muchísimos años en mis informes, el sesgo plutocrático es un sesgo de representatividad, que se caracteriza por sesgar (deformar, torcer) la canasta de consumos hacia los estratos más ricos respecto del verdadero patrón de consumos de la población de referencia.

    3) En la práctica los IPC plutocráticos también suelen estar sesgados en el mismo sentido en la muestra de comercios en los cuales se relevan mensualmente los precios.

    4) La magnitud del verdadero sesgo plutocrático en la canasta es tan grande que se observa a simple vista, y hace que en promedio la estructura de ponderaciones de la canasta corresponda al percentil 75 de los hogares ordenados de más pobres a mas ricos, llegando en ocasiones a estar en algunos artículos bastante por encima del percentil 90, es decir a representar los consumos exclusivos del 10% más rico de la población en lugar de los del verdadero promedio.

    5) Eduardo Ley, al igual que Ruiz Castillo y otros autores confunde sesgo plutocrático con brecha entre el resultado obtenido por un IPC calculado correctamente y un IPC deformado por el sesgo plutocrático. En una revisión posterior para el Banco Mundial Eduardo Ley reconoce este aspecto de lo que le vengo criticando y cambia la palabra sesgo (bias) por brecha (gap), aunque sin corregir el defecto de fondo, que consiste en no analizar el problema del verdadero sesgo plutocrático. http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=916852

    6) Asimismo omite mencionar (al igual que Prais) que la deformación de los IPC causada por el sesgo plutocrático se fue ampliando en todo el mundo a consecuencia de la ampliación hacia los estratos más altos de la población de referencia.

    7) Luego, con diferentes argucias, que consisten esencialmente en falta de una adecuada desagregación, hace una grosera subestimación de la mencionada brecha (que como expliqué no es el sesgo plutocrático), como para sugerir que la corrección de dicho sesgo no tiene mayor importancia.

    8) En función de lo que aquí expuse sintéticamente es que creo que hay suficientes indicios de intencionalidad de ocultar el problema por parte de Eduardo Ley, El FMI, El Banco Mundial, CEPAL, La OIT, etc

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942
    Ex supervisor del INDEC 1980-1985
    Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC 1982-1985
    Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
    Director del portal estadístico no gubernamental www.indec.com.ar.
    Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

    ResponderEliminar
  97. Guido, entiendo que saltes como gato electrizado para defender a Moreno, pero tu argumento hace mas agua que el Titanic. Una consultoría es una entidad privada. Sus clientes son entes privados o individuos. No es el rol del estado intervenir en transacciones comerciales legales entre ciudadanos o entes privados, a no ser que se lo pidan via una denuncia policial o judicial. Que yo sepa, ese no es el caso en esta historia. El argumento legal del gobierno es un absurdo.Lo de Moreno ahora no es mas Zimbabwe-style que tantos actos del gobierno actual, pero mantiene el nivel. Suponiendo que calculos a futuro fuesen lo mismo que interpretaciones retrospectivas, que no lo son, no es el rol del estado escuchar lo que dice el medico en su consultorio y sancionarlo si no le gusta, es derecho del paciente o su familia hacerle juicio o denuncia si se equivoca.

    ResponderEliminar
  98. No sería extraño que cerca de las elecciones hagan lo mismo con las encuestadoras que no den los resultados que quieren.

    ResponderEliminar
  99. Estás equivocado, Guillermo, el estado regula el consentemiento informado en todos los países del mundo. La negativa a dar la información que el paciente solicita es un delito y al tipo le puede costar la matrícula.

    Yo no defendí a Moreno, ni un poquito. Mi primer comentario proponía a Ana hacer abstracción del indec affaire y evaluar si es o no procedente exigir criterios mínimos de transparencia a las consultoras. Medio refunfuñando y cambiando de tema, de algún modo coincide conmigo al asumir que "puede que no sea ilegítmo" exigir la explicitación de metodologías. Mantiene su coherencia trasparentista radical (?).

    Lo tuyo es más extremista. Ahora te oponés a que el estado regule la medicina. Supongo que también sos partidario de que los decoradores y los albañiles firmen planos.

    ResponderEliminar
  100. De nuevo con analogías insensatas.
    Si hay algo regulado es la medicina. Existe un delito específico que es "ejercicio ilegal de la medicina".
    Hace falta una matrícula para ejercer la profesión, y hay un registro de pares que controla. Si yo sano a un paciente con un yuyito me ligo una causa penal. Si un médico mata a un paciente con "mala praxis" puede tener una causa civil, pero dificilmente una penal ( a lo sumo un homicidio culposo).
    Opinar sobre cuál es el índice de precios del mes no esta regulado expresamente por la ley. Solo por las declaraciones de derechos de la constitución nacional.
    Es la tentación totalitaria que cada vez infiltra más a este gobierno.

    ResponderEliminar
  101. Me olvidaba, los índices de precios no son cálculos a futuro, a lo sumo lo serán los proyecciones. Y también las proyecciones tienen que tener algún sustento racional.

    ResponderEliminar
  102. Porqué una opinión tiene que tener sustento racional?
    Porqué el estado se podría meter a determinar si las opiniones que damos tienen sustento racional o no?
    Es totalitarismo.

    ResponderEliminar
  103. Claro que no está, Mariano. La discusión es si debería, como lo están la mayoría de las profesiones. Hasta ahora nadie me dio un argumento para que no lo esté.

    ResponderEliminar
  104. No seas payaso, ma que totalitario. Una opinión es lo que escribís en un blog, o en un diario o donde quieras. Un asesoramiento profesional es otra cosa y debe respetar determinados criterios, en todas las profesiones que existen.

    Yo opino que la mejor estrategia pedagógica es un látigo. Nadie puede restringirme mi derecho a opinar eso. Puedo abrir un blog, ir a la tele y escribir libros. Pero en la medida que mi profesión me prohibe pegarle a los pibes no puedo hacerlo. Ni puedo defenderlo en un acto escolar. Porque el ejercicio de cualquier profesión implica la aceptación de criterios específicos más o menos consensuados con pares y con el estado.

    Vuelvo a lo que decía más arriba. Para Mariano la economía es una "opinión", análoga al cultivo con flores de Bach.

    ResponderEliminar
  105. Y desde cuando hace falta un título para ejercer de "profesional de la economía"? Ni siquiera hace falta para ser Ministro de economía.
    No puede un arquitecto tener una consultora que elabore un índice de precios?
    Estas inventando regulaciones que no existen, y es lícito hacer cualquier cosa que la ley no prohíba, desde 1853.
    Encima, en todas las profesiones matriculadas, son los pares, no el estado, los que controlan a los profesionales. Si en estadística o en economía hubiese algo así, los primeros en ser expulsados serían Itzcovich y edwin. Y Naty por salud mental.

    ResponderEliminar
  106. "Estás equivocado, Guillermo, el estado regula el consentemiento informado en todos los países del mundo. "

    Eso es una mentira de dimensiones biblicas. Sali un poco porque no es verdad.

    Miremos esta frase y vamos despacito

    "El gobierno controla las estimaciones del ipc de las consultoras"

    Ahora cambiemos "ipc" por "PBI" (que no deja de ser un estimador del pais) y "las consultoras" por "los Bancos de inversion" (que en el fondo es bastante parecido en muchos aspectos).

    "El gobierno controla las estimaciones del PBI de los bancos de inversion"

    Nombrame un pais que haga eso. Uno solo.

    ResponderEliminar
  107. Un índice de precios al consumidor no es gran cosa si le pedís una exactitud de dos o tres décimas.
    Si quisiera hacer un índice para mar del plata, lo único complicado es llegar a hacer una canasta representativa. Ponele que la compre. Cuánta más exactitud incremental voy a tener con 30000 precios que con 300? Me parece un mejor índice el que se hace con 300 precios relevados con honestidad, que uno de 30.000 con falsedad como el INDEC.

    ResponderEliminar
  108. En las profesiones matriculadas el ejercicio profesional lo controlan los pares de acuerdo a una ley establecida por el estado.

    No estoy inventando regulaciones que no existen, estoy preguntándome porqué algunos sostienen que no puede existir una regulación en un campo específico que implica una experticia particular.

    Yo no encuentro ninguna razón. Vos, por tu parte, sostenés que las consultoras se dedican a emitir opiniones, lo que los acerca más a uno de esos que charlan con Peluffo en el panel de GH que a un ejercicio profesional sustentado en un conocimiento académico. De ser así (de no ser un servicio profesional lo que ofrecen las consultoras) supongo que tenés razón.

    Ahora, los que tienen la loca idea de que la economía y otras ciencias sociales son profesiones, y que la construcción de un dato estadístico exige experticia ¿Con qué argumento se oponen?

    ResponderEliminar
  109. Dijo el que firma Mariano T.:

    “Si quisiera hacer un índice para mar del plata, lo único complicado es llegar a hacer una canasta representativa”

    Y allí justamente es donde se origina la hostilidad de quien firma Mariano T. y de los partidarios de la supremacía del poder de los ricos hacia Guillermo Moreno, en el hecho de que Guillermo Moreno transmitió a los directivos del INDEC la orden de Néstor Kirchner de hacer un IPC democráticamente representativo, y para Mariano T. un IPC representativo de Mar del Plata es un IPC que sobrepondere los hoteles 4 y 5 estrellas a los que va el y su circulo de amistades, y subpondere por ejemplo los hoteles de los gremios, tal como pasaba con el IPC-GBA en los tiempos en que para gente como Mariano T. el INDEC resultaba “confiable”.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  110. Sísifo, no conozco todo el mundo, debo reconocer. El conocimiento informado fue establecido como un requerimiento universal de las prácticas médicas por la OMS en la conferencia de Helsnski (1964). Es probable que no en todos los países se haya regulado mediante una ley. Acá si, es la ley 26529.

    Por lo demás, no vería nada de malo en que se exija la explicitación de la metodología con la que se calcula una estimación del PBI. ¿Es un dato secreto? ¿La fórmula de coca cola? ¿Escolazo puro o qué?

    De ser cliente de un banco de inversión le pediría a mi agente que me explique porqué considera razonable invertir mi dinero en este o aquel país...

    ResponderEliminar
  111. La respuesta es obvia, y es que es mejor el control de calidad que pueden hacer clientes y pares, o incluso el público (cada uno solo tiene su prestigio como herramienta de ganarse la vida), que el control político del estado. Esto último es totalitarismo.

    ResponderEliminar
  112. Te hice una pregunta. Decime un gobierno que le haya preguntado a la sucursal local de un banco de inversion/consultora como estimo el PBI.

    Un solo caso te pido. Uno.

    ResponderEliminar
  113. Mariano, en ese índice que comprás, el que te lo vende te dirá "relevé 300 comercios lo que me da un margen de error de x, etc.". ¿Es taaaaaaaaan terrible lo que se está pidiendo?

    ResponderEliminar
  114. Sisifo, no tengo ni idea. En el ámbito en que me muevo los bancos de inversión son algo más cercanos que los vuelos interestelares. Vos que sabés más contestame a mi ¿Los bancos de inversión no utilizan criterios razonables para llegar a ese número? ¿Son "opiniones" como dice Mariano T.? Me inclino a suponer que los inversores tienen acceso a documentos donde esa previsión está más o menos fundamentada.

    ResponderEliminar
  115. Los criterios que usan son irrelevantes a mi punto. El punto es que, usen lo que usen para estimar, nunca un gobierno les va a preguntar como lo estiman (a menos que le paguen para eso).

    El que quiere que lo use (y se atenga a los riesgos) y el que quiere que no lo use. El gobierno no juega en esa transaccion.

    ResponderEliminar
  116. Dijo el que firma Mariano T. : La respuesta es obvia, y es que es mejor el control de calidad que pueden hacer clientes y pares, o incluso el público (cada uno solo tiene su prestigio como herramienta de ganarse la vida), que el control político del estado. Esto último es totalitarismo.

    Se deduce que para gente como él está mal que el Estado controle la calidad de los alimentos, medicamentos, agua potable, educación, salud pública, etc, y que eso es totalitarismo, y que todo eso debe quedar en manos privadas.

    Curiosa idea del totalitarismo la que tiene ese Mariano T.

    La proliferación de gente como él es lo que viene impidiendo que en países como el nuestro pueda surgir un auténtico y sano liberalismo.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  117. Esa discusión ya la hicimos, naty. Lo que no esta regulado por ley, esta desregulado. Y las opiniones estan desreguladas por la Constitución.
    Un índice de precios de Mar del plata no incluiría a ningun hotel de ninguna estrella, salvo un % muy pequeño de un telo por horas, porque los marplatenses dormimos en nuestras casas. En el rubro turismo posiblemente habría un hotel de la capi.
    Ya para empezar el boleto de colectivo acaba de subir un 20%. El garage me subió un 30% para marzo en relación a Diciembre antes de la temporada.

    ResponderEliminar
  118. Con que derecho el Estado te obliga a hacer disclosure de los modelos y estimaciones que se realizan en base a conocimientos personales y profesionales? Al obligarte a hacerlo, te quita lisa y llanamente el derecho de propiedad sobre esos modelos, o estoy equivocado? Aún en el caso que se te de cierto derecho a la "confidencialidad". Quien va a ser el organismo que chequee la validez de tu modelo? El INDEC?

    ResponderEliminar
  119. Dijo el que se oculta tras el seudónimo Mariano T., perfil de blogger 06466493282358693626: "Esa discusión ya la hicimos, naty. Lo que no esta regulado por ley, esta desregulado. Y las opiniones estan desreguladas por la Constitución". "Un índice de precios de Mar del plata no incluiría a ningun hotel de ninguna estrella, salvo un % muy pequeño de un telo por horas, porque los marplatenses dormimos en nuestras casas. En el rubro turismo posiblemente habría un hotel de la capi.
    Ya para empezar el boleto de colectivo acaba de subir un 20%. El garage me subió un 30% para marzo en relación a Diciembre antes de la temporada.


    1) Un IPC no es una opinión, y si usted considera que un IPC es una opinión entonces al menos sea coherente y respete el derecho constitucional de la funcionaria de carrera del INDEC Ana María Edwin a opinar y no moleste.

    2) Aquí el boleto de colectivo no subió, y el IPC del INDEC que usted critica desde la ignrancia y el egocentrismo es IPC-GBA, no IPC-MdP.

    3) ¿Quién es naty?

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  120. Diego, supongo que con el mismo derecho con que el estado te otorga un título que te habilita a ejercer una profesión. ¿No es el estado el que chequeó la validez de tu título?

    ResponderEliminar
  121. No es así, naty
    Que edwin a título personal opine lo que quiera.
    Como funcionaria de un instituto que produce documentos oficiales y que le cuesta millones al pueblo, tiene al menos la obligación de no falsificar estadísticas.
    En cambio ferreres que opine lo que quiera, y que le niegue la información que se le pida en forma arbitraria.
    Si mañana me llega una encuesta del Ministerio de Agricultura preguntándome como hago el cálculo del nitrógeno que hay que aplicar a cada lote de trigo los mando a freir buñuelos. Si cobro por el resultado, mucho más debería cobrar por brindar el expertise.

    ResponderEliminar
  122. La universidad le dió un título a Diego porque éste cumplió los requisitos, era el derecho de Diego. Qué tiene que ver con que el estado te pida inquisitorialmente una metodología que utilizás?
    Totalitarismo.

    ResponderEliminar
  123. Guido, el estado te da un título habilitandote a ejercer una profesión.No es el arbitro de como la ejerzas, salvo que infrinjas los derechos de otros. Si un arquitecto produce edificios que se caen, el estado interviene. Si el arquitecto produce edificios feos, o que funcionen mal o no tan bien como podrían, el estado no interviene. Al menos hasta que Moreno inauguró este disparate para cazar brujas que le molestan. No me parece que un edificio que se cae o un paciente que muere por mal diagnostico sean situaciones comparables a Ferreres haciendo mal los cálculos. Si los hizo mal.

    ResponderEliminar
  124. En el fondo es gracioso el comentario de Diego. Un modelo o una fórmula es propiedad privada en la medida que esté registrado. Y suponiendo la dudosa situación de que exista alguna consultora que haya desarrollado una fórmula mágica destinada al nobel, la explicitación por parte de sus colegas implicará un beneficio al propietario, no lo contrario. Para mi están claras las posiciones:

    1)La consultoría es una práctica profesional y un ejercicio de experticia y es legítimo que se evalúe su calidad, preferentemente mediante la sanción de leyes específicas que dispongan la existencia de asociaciones profesionales, matrículas, etc.

    2)La consultoría es como el horóscopo, como el debaten en gran hermano. La información que venden es una porquería y solo alguien que no sabe nada de números puede tomar una consultora en serio. No es un ejercicio profesional, cualquiera puede hacerlo ya que no requiere ningún conocimiento experto. Por consiguiente, al igual que el tai chi chuan, la logoterapia y la venta de biblias, su ejercicio solo debe ser considerado en el marco de la libertad de expresión.

    ResponderEliminar
  125. ¿Quién es naty?

    A usted se lo pregunto, -pedazo de cobarde maleducado-, a usted que está probablemente acostumbrado a no respetar a sus peones ni en el nombre que tienen, tal como esos dirigentes desfachatados que veíamos por televisión formando la mesa de enlace.

    ¿Usted se cree, cobarde delincuente mugriento que se oculta tras el seudónimo Mariano T. con perfil de blogger número 06466493282358693626, que puede hacer lo que le venga en gana porque tiene plata?

    Es usted tan torpe y desvergonzado que por momentos y según le conviene un IPC es una idea, y en otros momentos y siempre según le conviene un IPC es un número que si no es el que usted considera correcto es porque está falsificado.

    Si a usted mañana le cae una inspección del Ministerio de Agricultura para comprobar que no está afectando a la población o a sus vecinos cosechadores con emanaciones de algún tóxico que para ganar más plata le agrega al nitrógeno y que no figura en sus registros contables porque los alteró en complicidad con su contador, usted no va a mandar a nadie a ningún lado, sino que va a terminar preso con su contador, y difícilmente en la cárcel lo dejen freir buñuelos.

    Eso sí, yo espero que mientras usted y su contador estén en la cárcel los guardias que los atiendan no les cobren el “expertise”.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  126. Guillermo, las expectativas influyen en el desarrollo de la economía. No hay mucha discusión sobre eso. Por supuesto, prohibir una opinión por su efecto negativo sería contrario a la CN.

    Pedir la explicitación de la metodología para que el usuario evalúe la información que recibe es una manera de morigerar ese impacto en la medida que estemos ante un Salvatore desbocado. Poco puede hacer ante todas las consultoras con la excepción de Ferreres y BAC, que no tuvieron en inconveniente en contestar, explicando como llegan a sus números, de cualquier modo superiores al IPCindec.

    ResponderEliminar
  127. Si yo hago un modelo con 50 precios y 100 comercios bien elegidos que me dan un índice que ajusta un 95% con otro confeccionado con una lista 10 veces mayor es sin duda un secreto profesional.
    Nadie tiene porqué conocerlo y copiarlo, no tiene porqué ser público. Y ni hablar si moreno conoce cuáles son esos comercios y les manda inspectores.
    Uno de los índices sencillos que se usan es el curioso "índice Big Mac de The Economist", que compara el precio del BigMac en diferentes países del mundo. Resulta que desde hace un tiempo, en la Argentina el Big Mac cuesta un 35% menos que las demás hamburguesas. En Mar del Plata el combo con BigMac sale 21, y desde el MacPollo hasta el cuarto de libra salen 33 para arriba.
    Si Moreno es capaz de meterse a apretar a McDonald's para trampear el índice de tHE eCONOMIST, qué se puede esperar de una medida como ésta?
    Es Al capone controlándote la contabilidad.

    ResponderEliminar
  128. Pero una consultoría, como cualquier entidad mas o menos profesional, es mas o menos influyente o exitosa en función a sus resultados. Si Ferreres produce cálculos y pronósticos esencialmente equivocados, sus errores no tienen trascendencia. Si sus cálculos y pronósticos son generalmente correctos, el error ocasional es atribuible a los errores que cualquiere comete haciendo estimaciones. Para que los calculos de Ferreres tuvieran un efecto masivo sobre los empresarios y la economia, o tendria que ser el unico consultor, que no lo es, o acertar casi siempre. En cuyo caso multarlo es aun mas disparatado que multarlo porque se equivoca.

    La metodología de cálculo es o puede ser, en muchos casos, un tema confidencial. Porque Consultor A puede haber encontrado una forma de hacer los cálculos que los hace mas acertados que los de Consultor B. Si A revela como lo hace, pierde su ventaja competitiva. Para que esto tuviera algun gramo de lógica, el gobierno debería entonces imponer UN método de cálculo, seguido por todos. Si no, inevitablemente va a haber variaciones que, según la teoría Moreno son nocivas al bienestar nacional. Cada vez entiendo menos como podés tratar de justificar este disparate.

    ResponderEliminar
  129. Está mucho más emparentado con lo de Vargas Llosa que con la estadística.

    ResponderEliminar
  130. guido, comparto muchas cosas con vos: me parecen flojos los cálculos que hacen muchas consultoras y me encantaría que su metodología fuera pública y la gente les dé, con esta información, la relevancia que corresponde. de todas formas, yo preferiría que los usuarios de esta información / servicio fueran los que exigieran la difusión de la metodolgía, a la hora de decidir su contratación (empresas) o publicación (medios de comunicación).
    me parece que esta problemática es muy parecida a la de los medios.

    ResponderEliminar
  131. El argumento de quien aparece aquí firmando simplemente Guillermo es en esencia la combinación de dos errores.

    El primero es que parece no haber leído -o bien parece haber ya olvidado- el artículo de Guillermo L. Ordoñez , en el cual el autor explica muy bien lo que habitualmente se denomina profecía autocumplida. No es entonces tan simple como hablar de pronósticos correctos o pronósticos equivocados, sino que le falta al tal Guillermo incluir los pronósticos autocumplidos, y es justamente allí donde radica la situación de peligro para el bien común.

    El segundo error –que se combina con el anterior-, es que el tal Guillermo da por sentado que el único o principal ingreso de las consultoras privadas proviene de su asesoramiento o de las suscripciones a cartillas e informes, y eso no es necesariamente cierto.

    Consideremos el interés económico que pueden tener consorcios especuladores que hayan estado acaparando en el exterior bonos de deuda externa en que aumente la inflación local.

    Sumemos a eso el deseo que pueden tener en desestabilizar al gobierno grupos económicos que se hayan visto afectados por diferentes medidas de gobierno, tales como medios de prensa monopólicos, etc.

    Agreguemos aún la pérdida de ingresos por parte de esas consultoras al no disponer de información que les suministraban casi gratuitamente quienes tenían el control del INDEC hasta enero de 2007.

    Ahora sí, hagamos las cuentas, pero teniendo en cuenta todo eso, y veremos que la hipótesis de que a las consultoras les conviene hacer las estimaciones más realistas porque están en juego sus propios ingresos se derrumba.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  132. Como mencioné en mi primer comentario en este largo hilo, y repetí varias veces, yo no pretendo justificar nada. En mi primera intervención le propuse a Ana pensar la necesidad de algún tipo de regulación a la actividad consultoril haciendo abstracción de la situación específica que se plantea en Argentina a partir de 2007.

    Todos mis comentarios fueron en base a esa propuesta, asi que no me rompan con la justificación de no se que no con Moreno no se cuanto. Vargas Llosa es un capo.

    ResponderEliminar
  133. Otro caso interesante para pensar es el de las calificadoras de riesgo: utilizaron metodologías poco transparentes y sesgadas, llevaron a que los agentes subestimaran los riesgos, contribuyeron a la gestación de la peor crisis financiera de los últimos 80 años y ahora casi todo el mundo pide que las regulen.

    ResponderEliminar
  134. Claro el_bost! No se cómo no se me ocurrió ese ejemplo!

    ResponderEliminar
  135. Guido, me alegro que te haya alegrado la tarde con mi gracioso comentario. Por mi parte, te cuento que si yo hice un indice de precios que a la gente le resulta más creible que el del INDEC, y por la cual la gente me paga, estoy en mi pleno derecho de vender los resultados quien QUIERA comprarlos, y no perder ese derecho intelectual al que me hice acreedor por haber estudiado, o por haber descubierto a un mono que escribe los resultados en la pared. Finalmente, con este disparate no solo afectan el derecho del creador del índice, sino también del consumidor del mismo, que si quiere comprar mis cálculos, o la proyección del mono, está en todo su derecho.

    ResponderEliminar
  136. Me dice Olivera desde su lecho de enfermo que las agresiones no están permitidas en Exabruptos, excepto cuando se agrede al autor del post, porque como bloggers aceptamos lo que venga.

    (Bueno, él más que yo. Yo me pongo a llorar cuando me pelean mucho).

    Así que pórtense bien y trátense con cariño.

    Guido, a mí me parece que esos seres inferiores que nunca trabajaron con números tienen derecho a una regulación de la información estadística transparente y democrática que además les presente los datos de una forma accesible y educativa. Y que eso se hace mejor con un instituto nacional de estadísticas que haría desaparecer a las consultoras que regulando consultoras.

    El_bost, ¡cuánto tiempo! En las Europas se crearon tres organismos supranacionales en un Sistema Europeo de Supervisión Financiera que va a hacer el trabajo que antes hacían las calificadoras y que las va a dejar sin razón de ser, me parece.

    ResponderEliminar
  137. Ana, ¿para vos está claro que estamos de acuerdo, no?

    ResponderEliminar
  138. Claro, nomás hay un solapamiento de opiniones :-)

    ResponderEliminar
  139. Diego, no hay ninguna pólvora que descubrir en la medición de precios. En lo esencial, está todo escrito al respecto. El descubrimiento secreto al que vos y Guillermo hacen referencia es una fantasía.

    De no ser así, existen leyes que protegen la propiedad intelectual.

    ResponderEliminar
  140. A la articulista que firma con el pseudónimo “Ana C”., esa misma que dice que se pone a llorar, y que me está pareciendo que es campeona de hacerse la tonta,

    Dígale de mi parte -es decir de parte de Ricardo Patricio Natalucci, DNI 8464942-, a quien a veces firma aquí con el seudónimo Miguel Olivera y en ocasiones ha aparecido aquí mismo con su verdadero nombre y apellido, que él mismo aceptó en algún momento que el anonimato exige particular respeto hacia el que da la cara y expone su nombre y demás datos personales, de manera que es deshonesto el sólo hecho de pretender hablar genéricamente de agresiones sin analizar quien dice cosas duras fundamentándolas y quien injuria por su falta de argumentos y por la injuria misma, máxime cuando se hace esa injuria desde el cobarde anonimato, tal como el maleducado que se oculta bajo el seudónimo Mariano T, perfil de blogger número 06466493282358693626, y que parece creerse que el que tiene plata puede por eso faltar el respeto a los demás.

    De tal manera, si hay algo que no está permitido, le solicito que lleve a los hechos esa prohibición y no se quede en palabras.

    Y a usted le pregunto, Ana C. o como se llame:

    ¿Leyó ya la crítica que me pidió al paper de Eduardo Ley del FMI?

    ¿Entendió lo que digo?

    Si entendió lo que allí digo... ¿No le parece que sería más honesto de su parte dejar de presentar la crisis del INDEC ocultando el único hecho documentado y probado que es la existencia del sesgo plutocrático en ese INDEC tramposo que venía de gobiernos anteriores, y al que usted defiende?

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  141. Me alegro que estemos todos de acuerdo: lo mejor es que exista un ente público que provea información transparente a la que todos tengan acceso y que cada uno de los privados diga lo que quiera porque total todos (también) miran al instituto oficial.
    Ahora, qué hacemos fuera del mundo ideal? Por ejemplo, cuando está destruido o en reconstrucción el instituto oficial. Nos vamos del lado liberal (que cada uno diga lo que quiera) o del intervencionista (que muestren la metodología)? Me cuesta decidirme.
    Ana, un gusto volver a encontrarnos.

    (al margen, admito que hay una razón mayor para regular a la scalificadoras: su función está contemplada en la misma normativa, que les brinda el poder para habilitar ciertas inversiones de los bancos y cosas por el estilo)

    ResponderEliminar
  142. Uh, su comentario se había quedado en la carpeta del spam, disculpe.

    La verdad, la verdad, me parece que el efecto distorsivo del sesgo plutocrático es mucho menos relevante a los efectos de tener información estadística confiable sobre la tasa de inflación que el efecto distorsivo de la manipulación de los datos estadísticos que ha hecho esta administración. Si tengo que elegir el mal menor, me quedo con el sesgo.

    Y no me parece que su definición de sesgo plutocrático sea diferente a la de los autores del paper.

    ResponderEliminar
  143. Natalucci, asumo por su melena de Facundo en la fotito que es peronista. Lo cual explicaría cosas que dice. Esparte de la tradición peronista creer que el gobierno tiene que controlar toda fuente de información, y que toda información que no conforme a lo que el gobierno predica es traición punible por la ley. Lo hizo Perón en su primer gobierno y ahora este al que Ud sirve trata de repetirlo. Lo de la consultoría es un tema de información. La información a veces es correcta, a veces no, pero nunca debe ser punible.


    Lo de la profecía auto-cumplida, en relación a la inflación, es disparatado. Porque la inflación es una experiencia concreta, de todo el mundo, todos los días. Si alguien dice ‘La inflación va a ser X%”, y todo el mundo le cree, una de dos. O la inflación que la gente sufre en su bolsillo justifica el pronóstico, o la mentira oficial sobre el tema ha llegado a tal grado de descaro que aunque los hechos económicos no justifiquen el pronóstico, la mentira oficial lo hace factible. Para que e xista engaño colectivo efectivo, toda la información disponible tiene que ser falsa. Si los diarios de Suecia publicaran mañana que dos o tres consultoras pronostican que la inflación va a ser el doble de lo que el gobierno dice, no creo que nadie empiece a pedir aumentos de sueldo por las dudas, y al poco tiempo se vería si las consultoras tenían razón. Si era cierto empezarían las presiones salariales, no porque las consultoras lo predijeron sino porque la gente ve cuanto le dura el dinero en el bolsilo.



    El gobierno al que Ud sirve ha mentido sistemáticamente sobre las cifras de inflación, a tal punto que nadie honesto las cree. Porque su experiencia y su bolsillo le prueban la verdad. Como el gobierno no tiene solución para la inflación, acusa a quienes tratan de medirla honestamente, mal o bien.

    En cuanto al Sr Guillermo L. Ordoñez, tras haber leído ese artículo lamentable, me duele el poco honor que le hace a un nombre tan lindo. No tengo claro como pudo acceder a Yale, pero todo es posible.

    ResponderEliminar
  144. Guido, que un aspecto del secreto profesional en un caso especifico no sea relevante, no descalifica el principio.

    ResponderEliminar
  145. Guido, lo que quiero decir, cortito y conciso, es que no necesito a papá estado que castigue a las consultoras malas malas. Como bien dicen por ahí arriba, el tema es que estas consultoras se han hecho acreedoreas de mayor credibilidad, no necesariamente porque sus estimaciones sean buenisimas, sino porque al INDEC no le creen ni la fecha.

    ResponderEliminar
  146. A quien firma con el pseudónimo “Ana C.”

    Uh, volvió la carpeta, que cosa!, y eso que ya no pongo taanto, debe ser que al robotito le incomoda que alguien aquí de la cara y ponga su nombre y su documento.


    1) Mi definición del sesgo plutocrático lo identifica en la canasta como una aberración que la aleja (a la canasta) de la mediana, situando el falso promedio o promedio sesgado aproximadamente entre el percentil 75 y el percentil 95 de hogares ordenados de más pobre a más rico. ¿La definición de sesgo plutocrático del paper del cual usted me pidió opinión (definición a la que usted dice que no encuentra diferencia con la mía), sitúa al sesgo plutocrático en algún decil? ¿En cuál?

    2) ¿En mi definición puede cambiar el signo del sesgo plutocrático o siempre se manifiesta en el mismo sentido?

    3) ¿En la definición de Eduardo Ley y del FMI sucede lo mismo o bien con esa definición puede cambiar el signo y de hecho el autor da ejemplos con el signo cambiado?

    4) Ni usted ni nadie han demostrado que esta administración haya hecho absolutamente ninguna manipulación estadística.

    5) Si usted dice que se queda con una aberración inmoral y deshonesta que le quita protección a los sectores más pobres y los discrimina ilegítimamente favoreciendo por medio del fraude a los más ricos lamento si la hago hacer llorar o hacer pucherito pero no puedo menos que decirle que en ese caso es usted una mala persona y una persona ruin, moralmente sucia y deshonesta, y si quien a veces firma con el seudónimo Miguel Olivera y otras veces ha firmado aquí con su verdadero nombre y apellido dice lo mismo que usted, es asimismo aunque esté enfermito en la cama con una bolsa de agua sobre la cabeza y el termómetro en la boca una mala persona y una persona ruin, moralmente sucia y deshonesta él también

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  147. Natalucci,

    Ya se lo dije una vez. El sesgo plutocrático son "peanuts". Por más de que existiera, no debería significar más de medio puntito o algo así. O hasta capaz de negativo porque hoy lo que más está subiendo son los alimentos que representan una proporción mayor en la canasta de consumo de los pobres.

    Dicho esto, le pido que ratifique o rectifique todo lo que dijo acerca de que QLP censura sus comentarios. Si tiene tiempo por favor pase por nuestro blog que hay un post esperandolo.

    Hasta luego,
    Frank

    ResponderEliminar
  148. La subestimación actual de la inflación sobre la actualización de los beneficios sociales es bastante peor que la que pudiera resultar de la no corrección del sesgo plutocrático, Natalucci, así que cuando usted se niega a reconocer eso, muestra que tampoco le interesan mucho los pobres.

    Prefiero pensar que es porque perdió la brújula en un debate intelectual sobre la construcción de índices que porque es una mala persona.

    A Olivera me lo deja tranquilito que se tiene que curar.

    ResponderEliminar
  149. A quien firma aquí con el nombre guillermo, perfil de blogger número 17723106067367887592,

    Es usted demasiado apresurado y atolondrado para presumir cosas. No soy peronista sino liberal.

    Lo de las consultoras es tema de información igual que el ejemplo que he dado de la Puerta 12 (ver aquí mismo mi comentario de 28/2/11 16:22) y evidentemente puede ser punible, salvo que uno sea tan degenerado como el que comete ese tipo de delitos.

    Lo que usted aduce y con lo cual pretende que las profecías autocumplidas es imposible respecto a la inflación lo deduce tan apresuradamente y estúpidamente como dedujo lo de mi supuesto peronismo por la melena de Facundo. ¿Cómo sabe lo que pasará en Suecia o en Argentina en ese caso?

    Luego demuestra usted ser un sucio cobarde sinvergüenza al decir desde el anonimato a alguien con nombre y apellido frases como “el gobierno al que usted sirve”, y no me venga con acepciones como “que le es útil” porque no cambian en nada lo que le digo, sino que empeoraría aún más el concepto que su actitud me deja.

    Las cifras de inflación no las produce el gobierno sino funcionarios de carrera del INDEC, a los cuales no puedo avalar porque defienden la metodología plutocrática puesta en uso en el año 2000.

    Yo conozco gente que me dice que no nota que los precios de lo que consume suban más de lo que dice el INDEC, y no tengo porqué considerar que esa gente es deshonesta, y me parece autoritario y de muy mala persona que usted pretenda hacerlo.

    Todo lo que sigue en su frase son suposiciones suyas, o propaganda opositora, o propaganda de cómplice de la incorporación subrepticia del sesgo plutocrático que se venía haciendo hasta enero de 2007.

    En cuanto al Dr. Guillermo Ordóñez tras haber leído el artículo usted si fuera honesto debería aceptarlo o intentar refutarlo argumentalmente. Y si es usted argentino debería estar orgulloso de que alguien que expone sus conceptos con tanta claridad esté enseñando en Yale, y avergonzarse de que un complotador confeso como Nicolás Salvatore esté enseñando en la Universidad de Buenos Aires.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  150. http://lablogueraradial.blogspot.com/2009/07/programa-83-entrevista-ricardo.html

    Es un placer escucharlo, Natalucci, en la radio

    ResponderEliminar
  151. A quien firma con el pseudónimo “Ana C.”,

    Ni usted ni nadie ha demostrado que haya actualmente subestimación de la inflación, y mucho menos que estén peor los pobres. Es evidente que los pobres están muchísimo mejor que en los años 2002 y 2003 cuando el INDEC según usted era confiable.

    Ahora bien, supongamos por un momento que los funcionarios de carrera Ana María Edwin y Norberto Itzcovich estuvieran subestimando la inflación, cosa que a mi no me extrañaría demasiado porque son parte de aquel INDEC corrupto al que usted defiende:

    Resulta razonable pensar que esa subestimación, si antes según usted no la había, no va a durar muchos años más, por ejemplo no va a durar veinte o treinta años más, y que tampoco se va a extender por todo el mundo.

    El sesgo plutocrático en cambio es algo que fue en aumento durante décadas y en todo el mundo, planificadamente, incorporado subrepticiamente, por lo que es evidente que es más importante solucionar eso comprobado y documentado y extensísimo en décadas y de todos los países del mundo, que lo momentáneo, supuesto, y local.

    Yo no perdí ninguna brújula en ningún debate intelectual, sino que los hechos fueron confirmando que desde un comienzo (INFORME NATALUCCI edición del año 1985 y aún antes) tuve razón. Por otra parte es usted la que ni siquiera responde las preguntas técnicas pero sencillas que le hice acerca del paper sobre el que usted misma me pidió un análisis.

    A Olivera ya le mandé mis deseos de que esté mejor pronto, y no solamente porque aunque no lo conozco personalmente me da la impresión de que es una buena persona, sino además porque creo que la participación de Olivera puede levantar mucho el nivel de esta que posiblemente sea mi última intervención en un blog antes de la publicación del libro.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  152. Mi Dios! como aguantar a un tipo que escupe posts a repetición, en los que reitera hasta el hartazgo las mismas construcciones gramaticales y argumentos envarados, llena de acusaciones a los demás opinantes; todo al tiempo que se queja lastimeramente de que es censurado!! No es necesario que lo nombre, no? Me hizo perder el hilo del post original...

    ResponderEliminar
  153. Al participante que firma gearoid, perfil de blogger número 07255785018733957613,

    Desde hace más de cuatro años los medios vienen repitiendo hasta el hartazgo sus mismas "construcciones gramaticales y argumentos envarados", llenas de acusaciones al gobierno nacional y quejándose todo el tiempo lastimeramente de que éste es un gobierno totalitario que ataca a los que piensan diferente.

    A usted tal vez no le molestó eso, y sí le molesta tremendamente hasta el punto de invocar a su dios, que aparezca una versión diferente a la que propalan los medios.

    Si es usted habitual de los blogs de economía habrá visto también miles de mensajes repetitivos de participantes como el que firma con el seudónimo Mariano T., y que en su posición de “patroncito de estancia” no respeta ni el nombre de los que dicen algo que no es lo que él quiere que se oiga, y escudado en ese cobarde anonimato se atribuye a sí mismo el derecho de rebautizar insolentemente a quienes nos presentamos con nombre y apellido verdaderos.

    Retome el hilo y opine respetuosamente, en particular respetando a quienes damos argumentos racionales y nos presentamos a cara descubierta y con nuestra verdadera identidad como el doctor Guillermo L. Ordóñez, profesor de la Universidad de Yale y como yo, y verá que difícilmente lo acuse de nada.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  154. Natalucci: me puede explicar el precio del Big Mac en la Argentina?

    ResponderEliminar
  155. Al participante que firma Chiclana, perfil de blogger número 11527385622928487320,

    ¿Explicarle yo el precio del Big Mac en la Argentina?

    No lo entiendo.

    Si es una pregunta seria vinculada a mi especialidad que es la metodología de Indices de Precios al Consumidor le ruego que me aclare la pregunta y el sentido de la misma para poder interpretarla y responderle.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  156. Usted sabe que un índice que se usa en el mundo es el Big Mac, no es muy serio supongo que en eso estamos de acuerdo, pero se usa para comparar.
    Si usted se dirige a un Mac Donalds verá que el precio y la publicidad del combo esta más que disimulado.
    Mi pregunta va hacia este punto ¿porque este combo cuesta $10 menos que el resto como mínimo? ¿será que no alcanza con falsear indices serios como los del Indec y se tiene que ir más allá?

    ResponderEliminar
  157. Al participante que firma Chiclana, perfil de blogger número 11527385622928487320,

    Hasta donde estoy informado nadie ha demostrado que el INDEC esté falseando datos y mucho menos que lo esté haciendo este gobierno. Lo único que está documentado respecto al INDEC apunta más bien a lo contrario, es decir que está documentado que el INDEC, en complicidad con los medios de prensa, con las consultoras privadas, y con numerosos integrantes de la comunidad académica, falseaba datos antes de enero de 2007, y que su metodología había sido alterada durante administraciones de gobierno anteriores siguiendo órdenes procedentes del exterior, para que representara preferentemente a las familias más ricas.

    Yendo a lo que usted dice que va su pregunta, y para poderle responder sobre alguna base, necesito que puntualice más su idea, porque sigo sin entender a dónde apunta usted en concreto:

    Usted sugiere que la empresa que elabora y vende el Big Mac (Y que si no me equivoco es una poderosa empresa multinacional o extranjera que vende en prácticamente todo el mundo) está,

    1) Presionada por el gobierno argentino?,
    2) Subsidiada por el gobierno argentino?,
    3) Asociada con el gobierno argentino?

    O bien lo que usted sugiere es alguna otra cosa?

    Como podrá ver sigue estando muy poco concretada su pregunta, y las alternativas que cabrían en su sugerencia son muy disímiles.

    Tal vez usted pueda concretar lo que cree o supone.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  158. Perdon Natalucci, Que tiene que ver mi opinión personal sobre su actitud en este post con los medios? Además de qué medios habla? Los que están ahora o los que estuvieron hasta hace un par de años con esta administración? Y que tengo/tiene que ver lo dicho con MarianoYT y lo que éste le haya dicho en otros posts?
    Y cuál es el sentido persecutorio de poner el nº de blogger?
    Si quiere saber una de las tantas cosas que me molesta en serio, es que quienes integran "este gobierno nacional" como ud dice, pretenden que nos olvidemos que apoyaron y formaron parte en su inmensa mayoría de las administraciones pasadas de Menem y/o de DelaRua a las que tanto critican de boca. Y se escudan ante cualquier crítica, en que son acusaciones de los medios.
    Le reitero a qué apuntaba en mi entrada anterior: hay incontables mensajes suyos repetidos, que lejos de discutir/polemizar sobre el presente hilo, consisten solo en largas letanias sobre una supuesta censura (que evidentemente no es tal ante el fárrago de ss textos) y de autoelogio sobre su notable valentia frente a la supuesta cobardía de los demás posteadores.
    Esa es MI opinion, no la de ningun medio. Es tan dificil entenderlo?

    ResponderEliminar
  159. Creo que está habiendo una inflación de comentarios de Natalucci. ¿Será porque este blog tiene un sesgo plutocrático?

    ResponderEliminar
  160. Al participante que firma gearoid, perfil de blogger 07255785018733957613,
    1) Relea, ya está escrito lo que tiene que ver.
    2) Hablo de los medios, que son en esencia los mismos que hace dos años.
    3) Relea, ídem punto 1.
    4) Si lo que usted quiere saber es cuál es el sentido de poner número de blogger la pregunta respetuosa sería “¿Cuál es el sentido de poner el nº de blogger?” Observe usted que la inclusión por parte de usted de la expresión “persecutorio” en afirmativo denota que lo suyo simula ser una pregunta y tras esa simulación esconde usted una acusación que es toda una falta de respeto.
    5) Realmente no quiero saber las cosas que a usted le molestan “de los que apoyan a este gobierno” ya que eso escapa a lo que aquí se está debatiendo.
    6) Relea, la inclusión de algunos mensajes repetitivos se debió justamente a que eran eliminados o no publicados los mensajes originales.
    7) Resulta paradójico que usted me acuse de que me alejo del presente hilo y no haga usted hasta ahora otra cosa que centralizarse en mí sin aportar nada al tema que estamos debatiendo. Esperaba que habiendo pasado casi 24 horas hubiese usted podido ya retomar “el hilo del post original” que usted dijo haber perdido.
    8) Lo ayudo a que retome el hilo, por si gusta: En ese hilo sobre el post original quedaron preguntas sin responder, tales como : a) ¿Qué opina usted que hubiese pasado en la ONU si Edwin o Itzkovich en lugar de levantarse hubieran defendido al país al que fueron a representar?; b) En mi definición de sesgo plutocrático se explica que consiste primariamente en un notorio alejamiento de la canasta respecto de la mediana de hogares ordenados de más pobre a más rico, ¿La definición de sesgo plutocrático de Eduardo Ley, del FMI, sitúa al sesgo plutocrático en algún decil? ¿En cuál?; c) ¿En mi definición puede cambiar el signo del sesgo plutocrático o siempre se manifiesta en el mismo sentido?; d) ¿En la definición de Eduardo Ley y del FMI sucede lo mismo o bien con esa definición puede cambiar el signo y de hecho el autor da ejemplos con el signo cambiado?.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  161. Faaaa 163 comentarios... Olivera debe estar contento! Cuál era el recor del harto de estar harto?

    Saludos!

    ResponderEliminar
  162. Para ud el INDEC no miente ahora ni falsea datos y que Ud conoce gente para la que los precios no suben más de lo que indica este organismo (un argumento racional y objetivo como los que ud reclama al resto, no?). Pues bien, leyendo hoy lo que dijo Moyano anoche en TV (a quien supongo no pretenderá vincular con una supuesta operación de los medios opositores), éste avala pedidos de recomposición salarial superiores de más del 25% y más del 30% para algunos sindicatos, ya que "no hay que guiarse por el Indec oficial sino por la inflación real de los supermercados". Así, textual. Dele esa explicación de "alguna gente..." respecto a que el indice es real, a la CGT y a los trabajadores. Y respecto a que el índice lo conforman funcionarios de carrera, no el gobierno, le recuerdo que el INDEC está intervenido -oia, por el gobierno- desde enero de 2007.

    ResponderEliminar
  163. Al participante que firma gearoid, perfil de blogger número 07255785018733957613,

    Le agradeceré que lea bien, que sea honesto, y que no cambie lo que dije, ya que como puede comprobarse fácilmente lo que dije fue que ”Las cifras de inflación no las produce el gobierno sino funcionarios de carrera del INDEC, a los cuales no puedo avalar porque defienden la metodología plutocrática puesta en uso en el año 2000.” En el mismo sentido le aclaré a la articulista que firma Ana C. que en el supuesto no comprobado de que los funcionarios de carrera Ana María Edwin y Norberto Itzcovich estuvieran subestimando la inflación eso a mi no me extrañaría demasiado porque son parte de aquel INDEC corrupto anterior a enero de 2007 y que viene de gobiernos anteriores al cual ella y la oposición defienden. Como ve, lo que dije es claramente diferente (casi puede decirse contrario) a lo que usted falsamente me atribuye haber dicho.

    Por otra parte la frase en la que digo que “Yo conozco gente que me dice que no nota que los precios de lo que consume suban más de lo que dice el INDEC” no la di como argumento racional y objetivo que pruebe que todos tengan esa misma percepción, sino por el contrario para aclarar que “no tengo porqué considerar que esa gente es deshonesta” cosa que venía haciendo un participante que firma guillermo, perfil de blogger número 17723106067367887592. Y el no tener porqué considerar que esa gente es deshonesta es en sí un hecho racional y objetivo, porque de la misma manera no juzgo deshonesto a quien me dice que sus gastos subieron más de lo que dice el INDEC.

    Pasando a lo que usted dice de Moyano, la función primaria de un gremialista es tratar de conseguir lo más que se pueda para sus afiliados, con independencia de cuál sea el IPC, ya que el gremialista tiene más en cuenta lo que considera que están ganando las empresas y por tanto lo que pueden pagar. Si un gremialista se ciñera a reclamar en base al IPC actual jamás recuperarían sus afiliados lo que perdieron durante los años 2001, 2002, y parte del 2003. Por otra parte yo no tengo porqué coincidir con Moyano en ese slogan de “la inflación de los supermercados” que se parece curiosamente a la metodología absurda con la que pretende que se puede medir la inflación la familia Cavallo, y como soy coherente y vengo criticando duramente la metodología de la supuesta medición de inflación de la familia Cavallo no puedo aprobar ese slogan de Moyano, que, insisto, no es más que un slogan.

    Finalmente le hago saber que el INDEC NO está intervenido. El gobierno no necesita el recurso político jurídico llamado intervención para dar una orden procedente y razonable a los funcionarios subalternos tal como corregir el sesgo plutocrático, y legalmente corresponde separar de sus funciones e iniciar sumario administrativo y eventualmente iniciar acción penal contra los funcionarios rebeldes que no acaten las órdenes legítimas de sus superiores, máxime tratándose de un gobierno democrático que representa por tanto a las instituciones de la Constitución Nacional y al conjunto de la población.

    En términos informales, y en lenguaje conversacional, bien puede decirse que el gobierno tuvo que “intervenir” directamente para ordenar a los directivos del INDEC que corrigieran el sesgo plutocrático. Esa “intervención” (y en ese sentido) corresponde en todo caso al breve período que va desde fin de enero de 2007 hasta que el gobierno encontró entre los funcionarios de carrera a algunos que aceptaron cumplir la orden presidencial, es decir unos cuatro meses. A partir de allí no hay intervención en ningún sentido de la palabra, salvo en los falaces títulos de ciertos medios de prensa y en los que por un motivo o por otro creen cualquier cosa que les dicen esos medios.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  164. Natalucci, al menos tenga la honestidad de aceptar que es un propagandista oficial. Si lo hace por plata o por entusiasmo es cosa suya (espero que por plata, sería trágico publicitar a admiradores de Gaddafi por entusiasmo). A esta altura de los acontecimientos, 28 años despues de la restauración de la democracia en Argentina, alguien que repite como loro 'el gobierno democrático' está haciendo propaganda insidiosa, implicando que los anteriores no lo han sido. Cuando en Argentina había gobiernos no democráticos, Elvis y Franco estaban vivos. Cuando deje de hacer panfletismo de cuarto orden será posible tomar sus delirios verbales un poco más en serio. Y si es liberal para qué se disfraza de Mazorquero con esos pelos? Si el modelo es Bartolomé Mitre, me parece que el styling era un poco mas corto.

    ResponderEliminar
  165. ...PERO POR FAVOR SI ES ESO LO QUE LE PASA NO VAYA A ENVIARME AHORA FOTOS DE USTED EN CAMISÓN

    A quien firma Guillermo, perfil de blogger 17723106067367887592,

    Lo único que “promociono” -si es que cabe aplicar ese verbo-, es la idea de que todas las encuestas de gastos familiares, tanto las que responden las familias pobres como las que responden las familias ricas deben valer igual a la hora de calcular el promedio, y explico que para eso es necesario cambiar la fórmula que se está usando, ya que esa fórmula produce una importante distorsión que favorece fuertemente los consumos exclusivos de las familias más ricas y practica discriminación ilegítima contra las familias más pobres. Sería interesante saber si usted considera que eso que “promociono” es un “delirio”, pero que en ese caso al menos intentara -de acuerdo a sus posibilidades-, dar usted aunque más no sea algún rudimentario argumento.

    Por lo demás no tengo la más remota idea de quienes son admiradores de Gadaffi, y aunque me suena ese nombre ni siquiera se quien es Gadaffi (lo asocio con política internacional pero no se quien es), no veo por qué le molesta a usted que yo opine o diga que el actual gobierno de Argentina es democrático, máxime siendo que cuando hay en el actual gobierno alguna actitud que considero antidemocrática como es el caso de la persecución a hijos de desaparecidos lo digo también, cosa que difícilmente haría alguien que fuera un propagandista oficial (estoy suscripto por ejemplo a “La botella al mar” de Cosme Beccar Varela quien opina que el actual gobierno argentino es una tiranía y brinda argumentos, y hasta hace un tiempo tuve la costumbre de ver por televisión a un tal Nelson Castro, quien también alega que el actual gobierno argentino es algo así como una tiranía aunque a diferencia de Becar Varela nunca he visto que Nelson Castro argumente). Tampoco me interesa demasiado saber el motivo de la obsesión de usted con mis cabellos; parece hablar usted como estilista de hombres de la historia, peluquero de hombres, o algo así, y si lo que quiere es ofrecerme sus servicios le aclaro que me corto la barba y el cabello yo mismo, con una tijera. Si se trata de otra cosa que tal vez lo obsesiona desde el subconsciente y se despierta a menudo soñando con mazorqueros puede salir del placard o quedarse dentro, me da igual, pero por favor si es eso lo que le pasa no vaya a enviarme ahora fotos de usted en camisón.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  166. A quien firma Natalio Ruiz,

    Efectivamente, el artículo de Miguel Olivera “Harto ya de estar harto...” .
    alcanzó un record para “Exabruptos” de 175 comentarios; pero llegó a tener -creo yo-, un mucho mayor nivel de debate, en especial hasta que entraron los embarradores profesionales de canchas

    Aquí ya no quedan ni siquiera intentos de refutar argumentalmente mis explicaciones, sino solamente gente que ya sabe que tengo razón y no hace nada positivo para colaborar sino todo lo contrario.

    Esperemos que Olivera mejore pronto, y tal vez con su presencia y sus conocimientos ésta que posiblemente sea mi última participación en los blogs antes de la publicación de mi libro sobre el INDEC pueda tomar un giro inesperado y hasta sorprendente.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942
    Ex supervisor del INDEC 1980-1985
    Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC del INDEC 1982-1985
    Ex asesor de la Secretaría de Planificación de Presidencia de la Nación 1986-1991
    Director del portal estadístico no gubernamental www.indec.com.ar.
    Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

    ResponderEliminar
  167. Naty: No es que no quedan argumentos, usted no logró convencer a nadie, ni a uno solo. El tema es que no se puede debatir racionalmente con un colifa.

    ResponderEliminar
  168. Al participante que tal vez imagina o sueña ser el personaje de ficción Frank Pentangeli, perfil de blogger 13877766920035011009, en referencia a su comentario de 1/3/11 19:00.horas.

    Ya le he explicado varias veces en qué consiste su error, semejante al que cometen Eduardo Ley del FMI y otros autores, de sugerir que el sesgo plutocrático tiene poca incidencia. Los mismos introductores del sesgo plutocrático en Argentina y Latinoamérica ya han confesado en documento público que ese sesgo produce “distorsiones importantes en el promedio”[1], de manera que si los culpables directos admiten que no se trata de “peanuts” resulta más bien cargoso y tonto que un simple secundón de ellos (o uno de ellos mismos) que se oculta tras un seudónimo como hace usted insista con lo que usted insiste.

    Dicho esto, y en referencia a su otro tema, le aclaro que ya estoy terminando en mi libro sobre el INDEC el capítulo referido al papel de los blogs, que considero que ya tengo sobre eso bastante material, y que no tengo por costumbre participar en blogs en los cuales se practica la censura y esa censura va en aumento, máxime cuando hay indicios importantes de que desde ese blog se utilizan además técnicas de hackers y de que roban las contraseñas de los que acceden.

    Ya tengo documentado también que ustedes han confesado allí mismo la censura ejercida por ustedes en persona sobre mis mensajes, e ignoro si ahora han eliminado sus propios mensajes de confesión o los han dejado para resaltar su nivel de autoimpunidad deseada.

    Si tengo oportunidad en algún momento leeré -para ver si hay algo más que valga la pena documentar sobre ustedes en el libro - el artículo que usted dice que han escrito ahora, pero lo haré sin entrar a mi cuenta y evidentemente no desde mi computadora sino desde un cyber, de preferencia uno que tenga instalado un sistema de protección robusto tal como Deep Freeze, para luego resetear la computadora, tal como le aconsejo hacer preventivamente a cualquier persona que visite el blog quienlopaga.blogspot.com.

    Obs. 1) Heber Camelo y otros, Índice de Precios al Consumidor base 1988=100 Metodologías 6, INDEC, Buenos Aires, 1993, página 20.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  169. Natalucci, su estilo capilar sólo me interesa como expresíon de su posición.El pelo es una herramienta poderosa en la política argentina. No sé si se ha fijado como viene la melena cristinista en el FdlV, entre las diputadas. Si como dice su melena es mitrista liberal en vez de mazorquera, hágase una colita de caballo por las dudas antes de pasar por caja para el subsidio. En cuanto a las sugerencias de homosexualidad, me halaga inspirarle sentimientos tan ardientes, que le agradezco, pero lamentablemente no voy a poder satisfacerlos.

    ResponderEliminar
  170. Natalucci, en Finanzas Públicas le han hecho un hommage. Pase y vea, y ahí no se preocupe ni por la censura, ni por los hackers.

    El del 0.33% se va a poner contento.

    ResponderEliminar
  171. Al participante representante de las clases ociosas acomodadas, a menudo idiotizadas generación tras generación, y guarangas argentinas, que se oculta cobardemente tras el seudónimo Mariano T, y que publica desde el perfil de blogger número 06466493282358693626, y que en su posición de “patroncito de estancia” como guarango maleducado se cree que tiene el derecho de no respetar siquiera el nombre de aquél a quien se dirige,

    Dado lo siguiente (año 1523):

    a) N dice que el “planeta” Tierra en realidad no es plano, sino que es un esferoide achatado en los polos, y lo sustenta en argumentos y pruebas racionales, tal como dibujos de la sombra que proyecta dicho planeta sobre la luna durante los eclipses; en el viaje de Magallanes-Elcano, etc.,

    b) T dice que N es un”colifa”

    ...tenemos que T u otro sujeto cualquiera puede -si tiene aún pese a la degeneración congénita algún vestigio de inteligencia-, procurar encontrar y publicar argumentos que al menos intenten refutar lo que explica N.

    Asimismo tenemos que de darse en T esa condición de tener aún algún vestigio de inteligencia T no necesita debatir con N para refutar lo que argumenta N, y esto con independencia de que se cumpla o no se cumpla el supuesto de que N sea un “colifa”.

    Bien visto, todo se reduce al chiste sobre el loco y el estúpido.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  172. Respuestas varias

    A quien firma con el pseudónimo “Ana C.”,

    Gracias por el link, es muy lindo eso, muy emocionante.

    Sin embargo preferiría que además traten de debatir en profundidad y seriamente el tema INDEC, el tema sesgo plutocrático, y el proyecto de ley que publiqué en algún lugar de Internet sobre la creación del INADE en reemplazo del INDEC, ley marco -por otra parte-, de un sistema de estadísticas para la democracia. (no pongo aquí el link porque me da mucho miedo que vuelva el robotito de blogger y que usted “olvide” validar mis mensajes como buenos).

    Mientras tanto, y como veo que activar sus poco serias mentes con algo de humor puede ayudar tal vez a la difusión de los temas relevantes, agrego aquí a continuación un comentario risueño sobre las desventuras de un participante:

    Sin que lo que vaya a escribir aquí signifique algún tipo de discriminación ilegítima hacia ningún grupo, nótese como el participante que firma tímidamente guillermo desde el perfil de blogger número 17723106067367887592 parece preferir mantenerse dentro del placard pese a que su subconsciente refleja con insistencia que quiere salir de ese placard:

    1) La necesidad de justificar en un debate técnico su obsesión hacia mi físico.
    2) La alusión a mi “posición”, cuando lo más lógico gramaticalmente hablando sería haber dicho “como expresión de su posición ideológica”.
    3) La alusión a su obsesión reiterada por mi cabellera en función de que considera que es una “herramienta poderosa”.
    4) El hecho típico de sentirse obligado luego de eso a compensar y hablar también del físico de una mujer.
    5) Su mensaje en el que parece sugerir que llegado el caso me pagaría.
    6) La expresión de que se siente halagado(a)
    7) El hecho de que sueñe que no me inspira una tal vez arcaica repugnancia sino “sentimientos ardientes”.
    8) La confesión de que él lamenta no poder concretar sus fantasías, ya que dice textualmente la palabra “lamentablemente”.

    Bueno, Ana C. y su pandilla, diviértanse pero no dejen por eso de hacer algo útil como lo que les sugerí más arriba, y a usted en particular que no olvide responder las preguntas que le formulé sobre el paper de Eduardo Ley respecto al cual usted misma me pidió un análisis.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  173. Lo hacía más razonable Natalucci, ¿usted en serio cree que una empresa como Mc Donalds va a lanzar una oferta y al mismo tiempo va a intentar que pase desapercibida?
    y de paso me puede explicar lo siguiente: si el Indec no falsea los datos ¿las provincias si lo hacen?

    ResponderEliminar
  174. Al participante que firma Chiclana, perfil de blogger número 11527385622928487320

    ¿Puede usted citarme dónde dije creer “que una empresa como Mc Donalds va a lanzar una oferta y al mismo tiempo va a intentar que pase desapercibida”?

    Si no me equivoco lo que escribí al respecto quedó en preguntas que le formulé yo a usted en mi comentario de 2/3/11 18:34 y que usted aún no ha respondido, relea y respóndame cuál de las 4 interpretaciones es la correcta sobre lo que usted intenta decir.

    Le ruego que concrete un tema sin pretender que dije cosas que no dije y aclarando lo que le pedí que aclare, y luego de eso podemos pasar si gusta al tema de las provincias.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  175. Natalucci, que no esté dispuesto a aliviar sus urgencias físicas no quiere decir que no podamos comunicarnos en el plano de las ideas. Mi único problema con eso es que las que Ud predica desde cuanto campanario o blog se le cruza por delante son un disco roto sobre el ‘sesgo plutocrático’, que aparentemente afecta la medición de la inflación. Para mí, como se miden hechos intangibles pero perceptibles como la inflación o la temperatura es mucho menos importante que lo que uno haga para mitigar los efectos más duros de ambos hechos. Si viene una ola de calor, me parece mas sensato tener un buen ventilador o aire, o al menos las ventanas abiertas, que un buen termómetro.

    En el caso específico del Indec y los funcionarios que Ud defiende para ganarse la vida, puede ser que midan ‘bien’ la inflación y hayan eliminado el sesgo plutocrático que a Ud lo atormenta, pero el resultado es que la inflación medida por el gobierno es mucho menor que la que la gente percibe por el alcance de sus ingresos comparado a épocas recientes. La función del gobierno es medir la inflación, y tomar medidas para controlarla. Lo que ocurre con su medida sin sesgo plutocrático es como si el Servicio Meteorólogico anunciara en Enero que hace 11 grados mientras la gente transpira por la calle, y en los edificios públicos se prendiera la calefacción porque oficialmente hace frío.

    Sinceramente espero que sea un subsidiado. Si no, sufre de un caso agudísimo de deformación profesional, dándole prioridad a lo secundario e ignorando lo evidente.

    ResponderEliminar
  176. A participante que firma simplemente guillermo, perfil de blogger número 17723106067367887592.

    Cuando usted deja traslucir sus inclinaciones personales se contradice, y cuando intenta argumentar sobre el INDEC se contradice también.

    Por ejemplo: ¿La medición correcta de la inflación es importante o no? Por momentos usted sugiere que no lo es y al momento dice lo contrario.

    Si la medición correcta de la inflación no es importante no se a título de qué se critica la que hace el INDEC, y si es importante (que es lo que yo creo) no se por qué le molesta a usted y a tantos otros que yo diga que corresponde calcularla democráticamente.

    Me dirá que lo que les molesta no es que yo sostenga eso sino que lo repita tanto, y evidentemente preferirían ustedes que en caso de mencionarlo lo hubiese mencionado una vez sola y ya estuviera olvidado.

    Sin embargo la tarea de aquellos que a lo largo de la historia estuvieron convencidos de cosas como la abolición de la esclavitud, el voto igualitario, o la democratización de las estadísticas, consiste justamente en insistir hasta que se tome conciencia de esas cosas y se efectivicen.

    En lo que sí coincido con lo que usted dice es en que lo más importante es “mitigar los efectos más duros” tanto del calor (yo agregaría o del frío) cuanto de la inflación.

    Y tanto en cuanto a mitigar los efectos más duros del calor o del frío como en cuanto a mitigar los efectos más duros de la inflación supongo que al menos usted coincidirá conmigo en que los gobiernos se deben ocupar preferentemente de los sectores que resultan más vulnerables es decir de los más pobres, no porque los más ricos no merezcan estar bien, sino porque los sectores más ricos están en condiciones de mitigar por sí mismos esos efectos.

    Resulta entonces paradójico que se diga que una correcta medición de la inflación que sufren las familias es necesaria como diagnóstico para mitigar los efectos más duros de la inflación, y al mismo tiempo moleste tanto que yo insista en una verdad que está ampliamente documentada y que consiste en que a lo largo de seis o siete décadas se fue pasando en todo el mundo de un IPC que representaba prioritariamente a los más pobres a un IPC que representa prioritariamente a los más ricos.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  177. Natalucci,o Ud necesita atención médica, o es un asco a sueldo de un gobierno de gente que no tiene empacho en hacer cualquier cosa. La medición de la inflación, es importante, como cualquier otra medición, solo en la medida en que sirva para detectar o resolver problemas. Una medición, por sí misma, no sirve para nada, no es buena ni mala. Por lo tanto, su verso histérico e insoportable sobre el sesgo plutocrático y la medición “democrática” a cargo de sus colegas inescrupulosos en el INDEC tendrían sentido si hubiesen ayudado a controlar o reducir la inflación que afecta seriamente a los mas pobres.

    Ese no es el caso. Todo el mundo, menos los mercenarios del gobierno entre los que lo incluyo, sabe que en la Argentina la inflación es un problema que ha pasado de serio a grave, y si se sigue por el mismo camino, será gravísimo en poco tiempo, gracias a la acción de los que dicen que no es tan seria = mienten asquerosamente. Ud hará unas mediciones impecables, y su gramática será muy cuidada, pero lo que mide y lo que dice está al servicio de un asco injustificable. Espero que le paguen lo suficiente para calmar su conciencia si la tiene.

    ResponderEliminar
  178. Así que lo de Moyano sobre guiarse por la inflación de los supermercados es solo un slogan..
    Ja, nunca me rei tanto.
    Y evidentemente de derecho penal N. no sabe un pomo, ya que confunde el delito de desobediencia con la estrutura jerarquica de la administración pública.
    Y en cuanto a que el INDEC no está intervenido, curiosamente N utiliza la misma estrategia que sigue Itzcovich recien desde mediados de 2010: negar que lo ocurrido de 2006 a la fecha sea una intervencion. Preguntele a los trabajadores del INDEC de ATE a ver que opinan. O ellos tambien son voceros de la City?

    ResponderEliminar
  179. "estruCtura".
    PS: En cuanto al INDEC, N parece obviar que desde la intervención (si quiere, de facto), disminuyó la planta permanente, incluso en rangos altos, y creció el personal contratado (Nadie por concursos, obvio) un 40%. Dos de cada tres cargos de Directores Nacionales estarían vacantes. Justamente en las Direcciones a que pertenecen EPH, IPC, Estadisticas de Precios, entre otras ese porcentaje de personal contratado treparía a rangos entre 60% y 75% (esto último del informe UBA 2010). Si no es una intervención, qué es? Qué orden legítima es llenar un organismo como el INDEC de contratados, sin concursarlos como manda la ley?

    ResponderEliminar
  180. Al comentarista que firma guillermo, perfil de blogger número 17723106067367887592,

    Ya que la medición de la inflación es importante en la medida en que sirva para resolver problemas lo primero que hay que considerar es que no se excluya virtualmente de esa medición a las familias más pobres y que no se favorezca exageradamente en esa medición a las minorías más ricas como se venía haciendo en aquel INDEC anterior a enero del año 2007 al que usted defiende, porque de lo que usted mismo dice se deduce por lógica que esa medición plutocrática de la inflación serviría en todo caso exclusivamente para resolver los problemas de las familias más ricas.

    ¿Está usted de acuerdo en el centro de lo que explico que consiste en que se respeten por igual las encuestas hechas a todas las familias, sean pobres o ricas, en lugar de darle más valor a las encuestas hechas a las familias más ricas simplemente por ser más ricas?

    En caso de que esté de acuerdo, ¿Qué es entonces lo que lo pone tan nervioso?

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  181. Natalucci, hay algo en todo este planteo en el que usted se expresa mal, o donde se saltea un paso. Usted dice que no es cierto que, tal como dicen los autores del paper del FMI, el sesgo plutocrático sea insignificante. Bien, supongamos que no es cierto, que usted tiene razón y que el sesgo plutocrático es grande y va siempre para el mismo lado. ¿Pero qué hace eso con la inflación? ¿La subestima o la sobrestima?

    Lo que no veo es por qué "esa medición plutocrática de la inflación serviría [...] exclusivamente para resolver los problemas de las familias más ricas".

    ¿Cómo sería el mecanismo para que fuera como usted dice?

    Como lo veo yo, lo de favorecer a los ricos se daría si la medición plutocrática subestimara sistemáticamente la inflación.

    (Que es lo que está haciendo el gobierno, dicho sea de paso, pero usted dice que no hay pruebas).

    ResponderEliminar
  182. Lo mismo le plantée a Naty el año pasado y se salió por la tangente.
    Los sesgos que pueda tener una canasta mal claculada para cualquier lado (más o menos ingresos, o más o menos educación, o lo que sea)a la larga van a ser irrelevantes, es es algo obvio.
    la respuesta a tu pregunta, que seguramente Naty va a tratar de escapar, es que cualquier sesgo a veces subestima la inflación, y que a veces la sobreestima. No es lo mismo durante un período de devaluación, que en un período de congelamiento del tipo de cambio, etc, etc.
    Es sesgo que si siempre puede ir para un solo lado es el actual, que es el sesgo por falsificación de datos.
    Pero puede quedarse sentada esperando que Naty haga algun ejemplo de un período con datos concretos desagregados, como para poder chequear la exactitud y verosimilitud.

    ResponderEliminar
  183. Cuando te quieren vender algo realmente trucho, te repiten mil veces la marca y todos los detalles de identificación. Creo que lo mismo pasa con el encantador Natalucci, con nombre completo, DNI, etc. El verso del sesgo plutocrático es una buena cortina de humo para justificar la porquería del Indec. Hay que reconocer que es bastante mas piola como método de venta de política kirchnerista que el 'Néstor Rey, Cristina su Discípula' del general de la comparsa bloguera subsidiada. Pero como dice Mariano T, no esperes que conteste con argumentos verificables.

    ResponderEliminar
  184. Si de diera el caso donde los pobres consumen mayoritariamente A y los ricos consumen B, y B aumentara a lo loco mientras A se mantiene estable, un estadístico con sesgo plutocrático crearía las condiciones para legitimar políticas de ajuste monetario que perjudicarían fuertemente a los mas pobres (desempleo, recortes en SS, p.e.) para reducir una variación de precios que no los afectaba.

    Me pregunto si existe alguna evidencia empírica de una situación como esa...

    ResponderEliminar
  185. Madre mía, como te gustan las teorías conspiratorias con malvados de cigarro persiguiendo a los pobres. Más que loco tendría que estar un político democrático para inventar una situación que lleve a cortes y desempleo sin necesidad, si quiere ganar la próxima elección.

    ResponderEliminar
  186. Guillermo, si te referís a mi, no me gusta ni me deja de gustar nada. La objeción de Ana y de Mariano lleva implícito un supuesto opuesto al que evidentemente sostiene Natalucci. Mientras estos asumen que pobres y ricos consumen bienes que, en promedio, van a variar de la misma manera a lo largo del tiempo, en la argumentación de Natalucci está implícita la idea de que esto no es así, ya que en caso contrario el sesgo plutocrático sería irrelevante. Yo no dije ni una cosa ni la otra, solo me parece bastante claro que una objeción debe partir de los supuestos de los supuestos de la argumentación que se intenta refutar, o bien explicitar que esos supuestos son erróneos. De lo contrario se trata de una discusión de sordos.

    Por mi parte me parece dudoso que los consumos de "pobres" y "ricos" sean lo suficientemente diversos como para que la variación de unos y otros sea realmente significativa. Al menos en alimentos y bebidas. En una sociedad donde los pobres solo comen maíz, y los ricos tienen una dieta diversificada, un aumento de todos los alimentos, menos el maíz, resultaría en mediciones de A&B con un marcado sesgo que no reflejaría el efecto neutro en los pobres. Pero no creo que sea el caso. En todo caso no conozco trabajos que analicen la variación respecto al consumo de alimentos por diversos estratos sociales (informalmente, diría que los años que me dediqué a la comercialización de alimentos vendía exactamente las mismas marcas de fideos en barrios chetos que en villas de emergencia). Debe haber, supongo, y serían una refutación a Natalucci algo más seria que "a vos te pagan", etc. (poco creíble, además, si se considera que el hombre está repitiendo exactamente lo mismo desde hace más de 20 años).

    ResponderEliminar
  187. Guido, el argumento es absurdo por lo que vos decís. Salvo que estés en Irlanda siglo XIX, donde los pobres sólo comían papas, hay demasiados elementos en el consumo actual como para suponer que lo del sesgo plutocrático pueda ser relevante.

    Natalucci no merece mejor respuesta que 'a vos te pagan' porque, como te dije en el comentario anterior, cuesta imaginar qué gobierno que depende de ser elegido va a fabricar una medición errónea de la inflación para justificar una política económica que ningún gobierno democrático toma si puede evitarla. Lo del sesgo plutocrático sería mas creíble en la época de Martinez de Hoz, aunque dudo que necesitara excusas para hacer lo que le pareciera. La alternativa es que el Indec fuese algo parecido al Gabinete del Dr Mabuse, complotando para hacer cosas terribles en secreto, pero no se entiende para que. Si el Indec aparece con cifras sorprendentes que no concuerdan con la realidad que se percibe, se me ocurre que el Banco Central y otros sitios pueden asesorar.

    Cuando la base de un argumento es tan evidentemente improbable no vale la pena buscar datos para refutarlo. Al menos a nivel blog.

    ResponderEliminar
  188. Al participante que firma gearoid, perfil de blogger 07255785018733957613,

    1) Y además de reírse puede argumentar?
    2) Decreto 467/99, Artículo 14° - “Si durante la instrucción de un sumario surgieran indicios de haberse cometido un delito de acción pública, el instructor librará testimonio o copia autenticada de las piezas en las que consten tales hechos, y las remitirá al organismo que corresponda a fin de que efectúe la denuncia del caso ante la autoridad policial o judicial.” ¿Entiende ahora? De lo que hablo no es de un “delito de desobediencia”, sino de que del sumario iniciado a raíz de esa desobediencia pueden eventualmente surgir hechos delictivos. Poniéndolo con nombre y apellido. Graciela Bevacqua se niega a cumplir la orden presidencial de corregir el sesgo plutocrático. Legalmente corresponde apartarla de sus funciones para poner allí a un funcionario que acate la orden. Además corresponde iniciarle un sumario administrativo. Además, si de ese sumario administrativo surgiera que la negativa a cumplir la orden presidencial está vinculada a algún delito (por ejemplo falsificación de documento público, asociación ilícita, negociados con consultoras privadas, con fondos buitre, etc,) es allí donde corresponde iniciar la acción penal. ¿Entendió?
    3) Que Itzcovich copie lo que yo digo no me molesta, ojalá que copie también lo que digo respecto a que la metodología 13 del año 2000 es indefendible. Tampoco tengo por qué preguntarle a ATE para saber lo que es y lo que no es una intervención. ATE-INDEC está involucrada a la incorporación subrepticia del sesgo plutocrático, y lo está al menos desde el año 1987.
    4) No me consta lo que usted dice sobre cambios de personal, pero si así fuera eso no cambiaría en nada lo que sostengo yo, ya que si para corregir el sesgo plutocrático hay que echar a 200 o a 500 funcionarios y empleados rebeldes se lo debe hacer y si hace falta tomar a 1000 nuevos se lo debe hacer. Argentina es una república y como tal no debe estar controlada por ninguna corporación.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  189. Ningun funcionario puede ser obligado por un superior a cometer un delito, tal como la falsificación de datos.

    ResponderEliminar
  190. A quien firma Ana C.,

    Que usted u otros no entiendan algo –en el supuesto de que realmente no lo entiendan-, no significa necesariamente que yo me exprese mal ni que me saltee un paso.

    1) El sesgo plutocrático es un sesgo de representatividad que entre otras cosas distorsiona la canasta con la cual se calcula el IPC. Eso se observa a simple vista viendo prácticamente cualquiera de los componentes de dicha canasta con sus ponderaciones en una agrupación de deciles ordenados por gasto familiar de más pobres a más ricos, ya que el falso promedio de consumos de un IPC plutocrático está gravemente sesgado y como su nombre lo indica siempre hacia los deciles correspondientes a las familias más ricas. No es simplemente algo que digo yo, es algo que usted misma y cualquiera puede comprobar, por ejemplo en el siguiente link del INFORME NATALUCCI edición del año 2000 basado en datos de documentos públicos que cualquiera puede verificar en la biblioteca del INDEC http://www.indec.com.ar/dossierinternational/InfoNatal3Cap1Pruebas.htm

    2) Eduardo Ley en el paper comete varios errores, intencionales o no, que son comunes a otros autores. Voy a mencionar aquí dos de esos errores: a) Pretende que un IPC plutocrático y un IPC democrático son dos IPC válidos, cosa que evidentemente no es verdad, ya que el IPC plutocrático tiene un notorio sesgo de representatividad en su canasta respecto a la mediana de los consumidores, como hemos visto en el link del punto 1, y un indicador fuertemente sesgado no puede jamás ser igualmente válido que uno no sesgado. b) Eduardo Ley le llama sesgo a la diferencia en un período t entre el valor o el incremento de dos indicadores que según él son ambos válidos, lo que resulta en un absurdo, dado que si los dos indicadores fueran válidos la diferencia no sería un sesgo (Por ejemplo para un período t se puede observar diferencia en el valor o en el incremento respecto a t-1 de un IPC (Indice de Precios al Consumidor) correctamente calculado respecto a un IPM (Indice de Precios Mayoristas) también correctamente calculado. Dado que ambos están correctamente calculados es evidente que esos dos sí son dos indicadores válidos, pero justamente de allí se llega a que es un absurdo definir como sesgo a la diferencia entre uno de ellos y el otro. ¿Qué diría Eduardo Ley al compararlos? ¿Qué en el IPM se observa un sesgo mayorista?
    3) Un IPC plutocrático en ocasiones sobreestima la inflación y en ocasiones la subestima, en esencia de acuerdo a circunstancias que detallé en mi comentario de 25/4/10 00:30 que puede verse en el siguiente link http://olivera.blogspot.com/2010/04/la-historia-oficial-de-la-oligo.html.
    4) Si nos referimos a que “siempre” perjudica a los pobres y "siempre" beneficia a los ricos esto es en el sentido de representatividad. Un IPC plutocrático puede con una súbita sobreestimación arruinar un plan económico y provocar una hiperinflación, tal como yo había anticipado y efectivamente pasó con el primer plan económico del gobierno de Carlos Menem, y en ese caso podemos decir que perjudica a todos, inclusive a los ricos, salvo a aquellos que saquen partido de la hiperinflación (por ejemplo especuladores), aunque generalmente todos coincidimos en que los más perjudicados por las hiperinflaciones son los más pobres.

    Continúa...

    ResponderEliminar
  191. ...continuación

    5) ¿Usted puede creer realmente que si la subestimación de la inflación favoreciera a los ricos y el INDEC estuviera subestimando la inflación estaríamos desde hace cuatro años escuchando quejas que no provienen de los pobres sino de los ricos?. Usted cree que los clientes de Ecolatina, Orlando Ferreres y Asociados, y demás consultoras privadas, son pobres? Usted cree que los llamados fondos buitre son pobres?
    6) De nuevo no es que yo diga que no hay pruebas, sino que no las hay, y si usted considera que hay alguna prueba dígame por favor en qué consiste esa prueba y donde está documentada. Adicionalmente, en el dudoso caso de que la hubiera, ¿Sería contra el gobierno o sería contra funcionarios del INDEC como Ana María Edwin y Norberto Itzcovich que ya formaban parte de aquel INDEC de muchos años antes y que siguen defendiendo la plutocrática metodología 13 de noviembre del año 2000?

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  192. Paranoico? No, para nada. Medidor de taxi funcionando las 24 horas.

    ResponderEliminar
  193. Hay participantes como el que firma guillermo, perfil de blogguer número 17723106067367887592 y tantos que agreden porque cuando intentan argumentar sus propios argumentos se les vuelven en contra.

    Por ejemplo leamos lo que dijo aquí mismo anteayer 9/3/11 16:57 “cuesta imaginar qué gobierno que depende de ser elegido va a fabricar una medición errónea de la inflación para justificar una política económica que ningún gobierno democrático toma si puede evitarla.”.

    Con eso creyó guillermo que demostraba que no tendría sentido que hubiesen decidido incrementar el sesgo plutocrático Raúl Alfonsín, Carlos Menem, o Fernando de la Rúa, pero el tal Guillermo ni siquiera parece haberse dado cuenta de que yo no digo que la decisión de aumentar el sesgo plutocrático haya partido del gobierno de Raúl Alfonsín, ni del de Carlos Menem, ni del de Fernando de la Rúa, sino que sostengo que es una decisión que proviene de los grandes centros del poder económico mundial y que abarca varias décadas y se observa en todo el mundo. El mismo participante guillermo si mide con la misma vara verá que su propio criterio corresponde aplicarlo también a los gobiernos de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández de Kirchner, y por lo tanto su argumento se le vuelve en contra porque quedaría “Cuesta imaginar que gobiernos que dependen de ser elegidos como los de Néstor Kirchner o Cristina Fernández de Kirchner vayan a fabricar una medición errónea de la inflación para justificar una política económica que ningún gobierno democrático toma si puede evitarla”.

    Tenemos entonces que el argumento del tal guillermo no obsta para que durante décadas se haya incorporado subrepticiamente el sesgo plutocrático pero en cambio aporta un elemento más a los muchos (realmente muchos) que indican que resulta absurdo pensar que el gobierno de los Kirchner haya decidido deformar la medición del IPC.

    Es entonces cuando vuelve a su acusación de que digo lo que digo porque el gobierno me paga, hipótesis que ya le refutó el participante que firma guido, perfil de blogger 10103807384240565674.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  194. O sea que los partipantes que caen son quienes son, los que lo consideramos algo dudoso somos 'el tal'. Digame una cosa, Natalucci, como funciona eso de que la política de medición de inflación se arma en los centros de poder económico mundial? Y despues que hacen, lo llaman al presi argentino y le dicen 'Hacé esto' y lo hace? O le mandan la política al INDEC por email? Cuando Ud trabajaba en el INDEC hizo lo que le decían sin chistar? Si no fue así, era el único? Si fue así, quien le daba instrucciones?
    Ya le he dicho que espero que le paguen, porque me cuesta creer que los desvaríos que publica sean por amor.

    ResponderEliminar
  195. Al participante que firma guido, perfil de blogger 10103807384240565674,

    Me da la sensación de que está usted genuinamente interesado en el tema (o al menos busca ser más racional y objetivo que algunos otros participantes) y por eso me permito hacer un par de aclaraciones: El sesgo plutocrático si no se lo corrige puede acumular una distorsión durante años (particularmente en épocas de políticas activas como la actual de subsidios a los consumos de los más pobres, con fuertes subsidios en transporte publico, gas en garrafa, papa, harina, aceite, y un largo etcétera) pero ese fuerte sesgo que existía hasta enero de 2007 es peligroso inclusive en aquellos casos en los cuales produce una distorsión esporádica durante apenas un mes, tal como sucedió con el IPC de septiembre de 1989, que sobreestimando la inflación dio por tierra con el primer plan económico del gobierno de Carlos Menem y produjo el regreso a la hiperinflación, llevando eso a su vez al plan de convertibilidad como única salida viable. De hecho estuvo por repetirse la historia en enero de 2007 y por eso el gobierno de Néstor Kirchner tuvo que apurar la decisión de reemplazar a los funcionarios que se venían negando a corregir el sesgo plutocrático. De nada sirve que en el largo plazo y en teoría se compensen los aumentos de los productos si en el corto plazo y en la práctica se llega a una hiperinflación que cambia el curso de los acontecimientos a futuro.

    Más adelante usted dice “...me parece dudoso que los consumos de "pobres" y "ricos" sean lo suficientemente diversos como para que la variación de unos y otros sea realmente significativa. Al menos en alimentos y bebidas. En una sociedad donde los pobres solo comen maíz, y los ricos tienen una dieta diversificada, un aumento de todos los alimentos, menos el maíz, resultaría en mediciones de A&B con un marcado sesgo que no reflejaría el efecto neutro en los pobres. Pero no creo que sea el caso.” (fin de la cita)

    Mis estudios sobre el comportamiento del sesgo plutocrático abarcan como usted bien dijo dos décadas (en realidad al día de la fecha ya se están por cumplir las tres décadas), y esas tres décadas de análisis evidentemente incluyen la terrible crisis del año 2002 y comienzos del 2003, época en la cual para amplios sectores de la población, inclusive del Gran Buenos Aires, la variedad de consumos estaba lejos de ser diversificada, al punto de que cientos de miles de familias acudían a comedores públicos por una porción de soja amilanesada, o de polenta, situación no muy distinta a la de la Irlanda del siglo XIX a la que alude otro participante.

    En la actualidad afortunadamente ya no estamos en la Argentina de la crisis del año 2002 y los pobres ya no consumen exclusivamente maíz y soja -eso es verdad-, paro al mismo tiempo es verdad que el gobierno no subsidia exclusivamente maíz y soja, sino un amplio espectro de consumos.
    Continúa...

    ResponderEliminar
  196. ...continuación

    Luego usted comenta que en los años en que usted se dedicó “a la comercialización de alimentos vendía exactamente las mismas marcas de fideos en barrios chetos que en villas de emergencia” (fin de la cita), pero no surge de eso que los pobres compraran respecto a los más ricos la misma proporción de fideos caros que de fideos más económicos. En la zona donde estoy ahora, por ejemplo, los autoservicios que son cinco o seis de bolivianos y uno de chinos, venden gran variedad de marcas de fideos, (desde unos $2,20 hasta $5,50 el paquete), pero unas marcas las traen para los habitantes más pobres (hay una villa de emergencia que comienza a dos cuadras) y las otras marcas las traen para los habitantes relativamente más ricos (en la zona de mi casa, a apenas tres cuadras de esos autoservicios muchos vecinos tienen dos automóviles modelo 2010 o 2011, y hasta se ven costosas 4x4. En las mismas villas de emergencia hay gente que tiene un poder adquisitivo varias veces mayor a la mayoría de los habitantes de esa misma villa.

    No es muy razonable suponer que quienes van a comprar ropa a la feria de “La Salada” o a Florencio Varela, o las ventas de ropa usada a beneficio de la iglesia del barrio o del Cottolengo Don Orione vayan a comprar fideos de 5,50 pudiendo comprar en el mismo comercio los de $2,20, ni que quienes se visten en las tiendas más exclusivas de las calles Alsina o Videla de Quilmes vayan a comprar los fideos de 2,2 pudiendo comprar sin que su presupuesto se vea afectado en lo más mínimo los de 5,50.

    Usted explica que no conoce “trabajos que analicen la variación respecto al consumo de alimentos por diversos estratos sociales” e infiere correctamente que eventualmente esos trabajos podrían llegar a ser una refutación más seria a mis argumentos que ciertas insinuaciones absurdas que otros hacen sobre que me paga el gobierno.

    Pues bien, esos estudios existen, no constituyen refutación sino confirmación de mis explicaciones, y el trabajo se llama justamente “Encuesta de Gastos de los Hogares” o actualmente “Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares”, que es precisamente la encuesta que da origen a la canasta del IPC.

    Lamentablemente los resultados de esa encuesta nunca se han difundido con gran detalle (desagregación) para el gran público , pero el INDEC tiene tabulados muy detallados sobre consumos incluso a nivel de marcas por nivel de ingresos e inclusive cuadros que analizan las diferencias de precios medios según tipo de negocio, y por supuesto yo tuve acceso a todos esos tabulados en la época en la que trabajé como supervisor de la EGH y luego como supervisor de los métodos de cálculos del IPC y varios de esos tabulados pasaron a formar parte de mis informes técnicos.

    Durante los años 2007 y 2008 esos tabulados sobre consumos desagregados por deciles de ingresos fueron base importante para el INDEC a la hora de hacer la rudimentaria aproximación a un IPC democrático que se está usando.

    Ricardo Patricio Natalucci
    DNI: 8.464.942

    ResponderEliminar
  197. Natalucci, con lo que le deben pagar para hacer propaganda del INDEC trucho y del gobierno de chorros que lo armó, necesita vivir a dos cuadras de una villa de emergencia? O es muy ahorrativo, o tiene que pedir que le actualicen el pago a inflación real, no la del INDEC.

    ResponderEliminar
  198. Para entender lo de los sesgos:
    Supongamos un caso extremo.
    Un paìs de 10 millones de habitantes con 80% de la poblaciòn que gasta 500 U$S per capita al año,y el 80% de lo que gasta es mandioca.
    El otro 20%, gasta U$S 5000 al año en promedio en una canasta diversificada(con 5% de mandioca). El gasto total es de 4.000 millones para el primer grupo y de 10.000 para el segundo. El consumo total de mandioca es de 3700 millones sobre 14.000 de consumo total.
    Què peso debería tener la mandioca en el IPC? 80%? 26,4%? 68%?

    ResponderEliminar