miércoles, 4 de noviembre de 2009

Si, Lilita puede estar loca...

Si, Lilita puede estar loca... pero este reclamo "gremial" ¿no le da una parte chiquita de razón?

11 comentarios:

  1. Ambos comentarios tienen algo de razón: Carrió a veces exagera en sus denuncias, y (al mismo tiempo) el oficialismo parece estar siempre al límite con la prensa.

    ResponderEliminar
  2. Lástima que no se le ocurriera una iniciativa similar cada vez que Clarín ha echado (ilegalmente) a los delegados sindicales y les bloqueó la entrada al lugar de trabajo. Recuerdo que en octubre o noviembre de 2001 hubo algunas cabezas de trabajadores magulladas, deterioro que afortunadamente no sufrió nadie esta madrugada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Andrés:

    No está en mi ánimo defender las líneas editoriales de Clarín y Nación, mucho menos sus políticas laborales. Si éstas últimas son ilegales, me imagino que existen leyes para ocuparse. El Ministerio de Trabajo también tendrá algo para decir.

    Esto, el bloqueo de la distribución de ejemplares, es otra cosa. Alguno me dirá: Moyano bloqueó a Carrefour cuando quiso incorporar los choferes de mercaderías de los súper a su sindicato y acá es lo mismo.

    Tengo mis propias ideas acerca de como debería ser la elección de sindicatos que no vienen al caso. Y me importa poco si Moyano le saca a Cavalieri afiliados.

    Tampoco implica esto que los trabajadores de prensa no puedan hacer paro. Al contrario.

    Pero ¿el bloqueo a la distribución de diarios? ¿Al mismo tiempo que pide a Kirchner de nuevo como el presidente del Partido Justicialista sólo para empezar a hablar?

    Y no creo que sea el delirio a la Carrió específicamente así que, la verdad, no justifico ni por cerca su carta a las embajadas (me recuerda al mingo avisando que el peronismo no iba a garpar lo que le prestaran a Alfonsín).

    Nop, Esto es otra cosa. Otra forma de acumulación de poder que, me parece, no coincide con la el estado de la mayoría de la opinión pública. Y eso es lo que me preocupa. Ya veremos.

    ResponderEliminar
  4. La visión de Carrió es la de una sociedad, incluyendo al poder económico (por decirlo mal y pronto), rehén de un grupo (una banda) de políticos y sindicalistas. A veces se enoja con el pueblo que no la apoya, y cambia su juicio de rehén a parcialmente cómplice, o ambas cosas simultáneamente.
    Que efectivamente buena parte de los dirigentes tengan un modo de hacer política muchas veces incompatible con las normas republicanas más básicas, le juega a favor para ocultar la parte de falsedad de su visión: el poder económico también es al mismo tiempo rehén y cómplice de esa banda de políticos, y es el que se queda con la parte del león.
    Por poner un ejemplo entre mil: su economista estrella se dedicaba a invertirle a Amalita la fortuna ganada mediante la cartelización del cemento.

    ResponderEliminar
  5. Tiene razón Ignatius, Miguel y Carrió :D.

    Bueh, pero los va educando che.

    Sabés, que cuando cortaron la 9 de julio el otro día, no te quise decir nada..., ahora hacen esto.., y bueh...., ybueh...

    (encima aparecieron por ahí las fotitos de los de la 9 de julio, en LN, muchos con palos).., q se yo...

    ResponderEliminar
  6. Ignatius:

    Coincido en parte con lo que decís pero ¿quién no es rehén del "poder"? (en el sentido amplio, poco importa si son bancos, camioneros o ejército).

    Sobre como se ganó la vida PG... entiendo que lo hizo como economista primero, y estratega después, de JP Morgan. No creo que sea peor (más aún, es legal así que es mejor) que vivir de las cometas en transporte, infrastructura y, sobre todo, juego.

    ResponderEliminar
  7. Miguel: estoy de acuerdo, todos estamos condicionados en varios costados por distintos "poderes", y todos tenemos distintos grados de libertad en distintos respectos. A lo que me refería sobre Carrió es que en lugar de concebir a la sociedad argentina con la complejidad que requiere, ella ve en el reemplazo de un puñado de políticos la solución de todos los problemas. Que sería una mejora importante, no me cabe duda; pero sería muy insuficiente.
    Sobre PG, no pretendí cuestionar cómo se ganó la vida, sino poner el caso de Amalita (o de Soldati, o de Bulgheroni, o Báez, o...) como ejemplo que desmiente la concepción de Carrió, con el añadido pintoresco de que se trata de su propio economista.
    Lo bueno de la corrupción es que se nota fácil: cometa/sobreprecio. Peor es cuando no hay cometa: cierta ideología/Amalita se enriquece y la sociedad paga el cemento más caro del mundo.

    ResponderEliminar
  8. Miguel: No medimos con la misma vara. Cuándo echan delegados no se entera nadie. Si impiden la distribución de los diarios, sale en tapa. Ambas son ilegales. En ambas se puede recurrir a la justicia. Pero de una se enteran todos y la otra se esconde. Simple cuestión de poder y no de razón. Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Miguel:
    "Lo que está en marcha es la guerra a muerte de la fórmula 2011 contra Clarín en particular y la prensa opositora en gral. Y creeme que esto recién empieza"
    No es que dude de la profecía. Es que prefiero poner el analisis y el intercambio de opinión en otro lugar más constructivo.



    Abrazo,

    ResponderEliminar
  10. Estoy esperando el repudio de Carrió y Morales a la patota de la UTA, además del apoyo a la legalización del nuevo gremio, en consonancia con su declamada preferencia por la libertad sindical (y el rechazo, si así les parece, de la metodología de reclamo de los trabajadores del subte) ¿O las patotas son malas cuando afectan al capital o a Morales, y tolerables cuando afectan a trabajadores? O tal vez Carrió acomoda sus convicciones a la táctica política, en particular a la conveniencia mediática.

    ResponderEliminar
  11. Pájaro:

    Mido con la vara de la ley. Será Moyano, como sugirió Andrés, quien no mide la misma vara.

    Echar delegados sindicales es ilegal, en la mayoría de los casos, y están los que manejan archivos ahora para traerlo a los medios si es que en aquel entonces no fue publicado por P12 y difundido por la que entonces fuera prensa opositora.

    Lo que está en marcha es la guerra a muerte de la fórmula 2011 (Kirchner-Moyano) contra Clarín en particular, y la prensa opositora en general. Y creeme que recién empieza.

    Las consecuencias de estos bloqueos a la distribución de medios, de reiterarse y profundizarse, serán fenomenales en términos de deteriorar aún más la calidad institucional de la argentina (no queda mucha), y dañar la imagen del país en el exterior. CFK había recuperado algo la exposición internacional que Nestor despreció. Poco le quedará si el gobierno no manifiesta oficialmente su oposición a esto.

    Regodearse porque la ilegalidad la sufre, ahora, el enemigo en retirada es un error trágico.

    Ignatius:
    Estoy esperando un repudio generalizado a la patota de la UIA. En cuanto a lo gremial, una cosa es la inscripción y otra la personería. La primera ya debería haber salido y ninguna excusa tiene Tomada para demorara (excepto las presiones que recibe para no hacerlo). La segunda es, en este marco legal, imposible. Imaginate si K va a cambiar una ley que va directamente en contra de los intereses de Moyano!

    ResponderEliminar