domingo, 23 de mayo de 2010

Te quiero mucho, poquito, nada...

"El sendero elegido para alcanzar esos fines marca la diferencia entre saber delimitar el accionar oficial en ese tipo de transacciones y quedar enganchado de la perversa dinámica del negocio especulativo global. A esta altura, con la sucesión de crisis durante la década del noventa y las que estallaron en el corazón del capitalismo global, en Estados Unidos 2008 y Europa 2010, la segunda opción no es recomendable. Esta fue la que transitó esta etapa del canje."

"Se diseñó un esquema de difusión y marketing entre inversores, conocido como road show, donde la plana mayor de Economía buscó seducir a grandes y pequeños inversores. Tarea usual en los noventa que hubieran podido delegar en los financistas contratados para evitar ese indecoroso papel. De ese modo se hubiera evitado la confusión y establecido con más claridad quiénes eran los beneficiarios de esta operación."

" Pese a ello y a pesar de ser beneficiarios de una situación no esperada, lanzada la operación grandes fondos internacionales, fondos buitre, lobbistas de bancos estadounidenses e italianos que defraudaron a sus clientes con bonos argentinos, como Nicola Stock, cuestionaron la oferta por insuficiente. Se trata de una tergiversación del proceso que el equipo económico no supo desmontar."

 "No sólo reapareció la figura de organizador con bancos internacionales y los road show mendicantes por Estados Unidos y Europa, sino que el canje estuvo acompañado con la intención de emitir un nuevo bono por 1000 millones de dólares. El anuncio de esa colocación reinstaló en la consideración pública el indicador riesgo país y la opinión de las calificadoras de riesgo."

El artículo de Zaiat entero, acá. No me interesa comentarlo: sólo señalar la crítica explícita que realiza.

2 comentarios:

  1. y publicado por granma
    (si zaiat llega al día del periodista)
    el día siguiente se pincha el muñequito de vudú
    one way ticket a la feliz para pasar el invierno en loas a krishistina

    ResponderEliminar
  2. Dice Zaiat al iniciar su artículo que "el aislamiento forzado de las finanzas globales ha sido uno de los activos más importantes del período económico-político inaugurado en 2003". Magnífica frase. Por lo cual la consecuencia que saca es que no habría que salir a renegociar la deuda en default. Implícitamente, y de hecho casi explícitamente, sostiene que seguir en default sería lo mejor.
    Aislados del mercado financiero, estas pulsiones ideológicas llevan también a restringir importaciones (para proteger a los productores nacionales) y a restringir exportaciones con retenciones o prohibiciones (para proteger a los consumidores nacionales). Así, en la burbuja supuestamente aséptica del "mercado interno", el país imaginado por el llamado "modelo productivo" continúa su marcha triunfal. Se ruega no preguntar hacia dónde.

    ResponderEliminar