lunes, 24 de marzo de 2008

Montenegro y el campo

3 comentarios:

  1. La concentración de la tierra no es algo negativo per se, a no ser que implique un latifundismo poco productivo, como era el caso de los olivares andaluces, al que sus dueños tenían semi-abandonados. En Argentina ése no parece ser el caso.

    Pero demuestra que las retenciones no parecen ser el mejor de los impuestos si pretendés ser relativamente equitativo y eficiente.

    ResponderEliminar
  2. En mis épocas desarrollistas, compartida entre otras con la MMdP, solíamos repetir a Frigerio que sostenía que el latifundio argentino no era un problema porque la tierra estaba en el mercado. Entonces, era organización capitalista y no feudal.

    Como en mis 18 años recitaba al tapir sin repetir y sin soplar no se me ocurría pensar que el hecho de que la tierra estuviera en el mercado era un condición necesaria, pero no suficiente, para que la cosa funcionaria como un capitalismo benevolente. Faltaba que alguien la pudiera comprar. Demanda efectiva, y no sólo nocional, como enseñó JMK en la lectura de RC.

    Así que hoy me incomoda (por no decir más) la concentración de la propiedad de la tierra con valuaciones fiscales muy desactualizadas. Y en un momento de precios súper altos de las commodities hay que aprovechar para reconstruir la plata pública.

    Mi disidencia es que los K no la guardan o no la gastan como a mi me gustaría. Y el escándalo es que el diego se lo llevan.

    Así estamos.

    ResponderEliminar
  3. Hay que leer las estadísticas con sentido crítico.
    El trabajo habla de 170 millones de hectáreas.
    La región pampeana creo que tiene 50 millones(la mitad con siembras, la mitad con ganadería).
    O sea que el trabajo mete a un campo de 15.000 ha en la Patagonia como uno de los 4000 más ricos (ese campo no llega al palo verde),y una bodega boutique de Mendoza, que vale 10 palos, como un minfundio.
    Por supuesto una estadística de este tipo tendría que tener a la par el valor de los campos, para hacer cualquir comparación.
    Y si no tratar de comparar dentro de áreas homogéneas. Si tomamos la región pampeana, las diferencias entre lo más caro y lo más barato es de 10 a 1. A nivel país, que es lo que toma en cuenta montenegro, la diferencia es 10.000 a 1

    ResponderEliminar