miércoles, 30 de julio de 2008

¿Querés ser Lionel Messi? (versión sin cortes)

En "¿Querés ser John Malkovich?" uno podía, a través de una puertita, vivir la vida del actor. Propongo un juego. Hagamos lo mismo y entremos a la cabeza de Lionel Messi en su día más difícil. ¿Qué encontramos? Un dilema. Messi tiene que elegir entre el patrón o la patria. Es un conflicto de principios y, por lo tanto, difícil de resolver.

Hay decisiones que no plantean dilemas. Por ejemplo, un político tentado por un soborno sabe que aceptarlo esta mal. Puede tener una duda, un problema de carácter, mala educación desde la cuna, la necesidad de ir al psicólogo o a la iglesia... pero sabe que está mal. No hay dilema; hay ambición desmedida y deshonestidad pero no un dilema.

En cambio, Lionel Messi tiene un verdadero dilema, de esos que no tienen una solución simple. Con un par de ejemplos se va a aclarar. Sí uno tiene dos valores muy fuertes: patriotismo y pacifismo. Los dos definen a esta persona. Y el país entra en guerra. ¿Qué hacer?

Nadie tiene derecho a juzgar los dos principios que guían a Messi: el amor al dinero y el amor a la camiseta. Cualquier romántico que levante su voz contra el primero o cualquier pragmático que discuta el segundo no entienden. Son sus preferencias, no dañan a nadie y, por lo tanto, son irreprochables. Son dos valores que entran en conflicto ahora que tiene que elegir entre jugar la fase preclasificatoria de la Champions League con el Barcelona o los juegos olímpicos con la celeste y blanca. No importa ahora si el Barcelona clasifica igual y sí los juegos olímpicos son una vez cada cuatro años. Tampoco importa cual sea la posible sanción del Barcelona sí Messi decide ir. Tampoco importa el hecho de que las opciones de Messi no son terribles y que no se trata de elegir entre la prisión perpetua y la pena capital. Lo que importa es que hay conflicto desnudo entre dos principios que lo guían y que no puede elegir entre uno y otro camino sin violentar uno u otro valor.

La verdad es que las ciencias que se ocupan de las decisiones conflictivas, y la de Messi lo es, no tienen una buena respuesta cuando parece inevitable que algo se pierde. Una respuesta es la moneda. Sí los dos principios son igualmente fuertes y vulnerarlos es igualmente costoso hay que "delegar" la decisión en alguien... que mejor que dejarlo a la suerte. Otra, es intentar compensar al patrón o a la patria. Ofrecerle a Laporta y a Guardiola (Presidente y DT del Barcelona) un compromiso alternativo. O prometerle a los hinchas argentinos que no nos trae el oro pero si la copa. Pero sigue siendo una decisión difícil.

Si querés ser Lionel Messi tenés que saber que no todas son rosas.

6 comentarios:

  1. ¿EL patron o La Patria?
    O descarrilaste o La Patria para nosotros es cualquier cosa.

    ResponderEliminar
  2. a Messi le faltó imaginación. Si no queria ir a los JJOO (o no queria enfrentarse con su patron) podría haber usado como excusa la violación de DDHH en China. Y de ese modo quedaría salvado su honor ante parte de la hinchada argenta.

    ResponderEliminar
  3. Messi contra Cobos. Pero no es lo mismo. Messi tendría que negociar diciendo que jugar en las Olimpíadas lo valoriza y por carácter transitivo, valoriza al club. Que además lo va a hacer sentir bien psicologicamente y ese bienestar psíquico va a repercutir directamente en el rendimiento para el club.

    ResponderEliminar
  4. para ir a la Selección tenia un monton de argumentos muy buenos, y la legislación q lo respaldaba. Para quedarse, pocos y bastante repudiables desde la optica futbolera (plata, descanso), q no lo iba a perdonar facil.
    Si no eligió él, evidentemente no se moría por ir.
    y la verdad q no lamento su tremendo dilema, no creo q sea una tragedia: no labura, gana millones, tiene minas, autos, casas, plata, el futuro asegurado. La verdad q siendo asi, me encantaria tener los dilemas de Messi.

    ResponderEliminar
  5. ¿La Patria es un campeonato de futbol? Hmmmm
    Alberto
    http://edusanluis.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Hmmmm... La verdad que es un buen razonamiento, pero para un economista, por desgracia la legitimidad moral de hacer dinero mientras se cumpla la ley no es del agrado general desgraciadamente de la población argentina en general y muchísimo menos en el fútbol.
    Si Messi decidiera optar el dinero merecería mi apoyo total por la valentía extra que supondría una decisión por la que injustamente lo basurearan hasta quienes ganan muchisimo dinero en relación al promedio (periodistas deportivos entran aquí) por la falsa traición a la patria que implicará.

    ResponderEliminar