jueves, 11 de diciembre de 2008

Gangrena

"Asqueado de la especia humana", Borocotó nos regala ahora la justificación suprema de quien quiere fin, quiere el medio:

si bien "es un asco perdonar a los evasores, a veces hay que cortar una pierna para salvar al enfermo", dijo.

Lo del título.

9 comentarios:

  1. ¿qué Borocotó? ¿el que se dio vuelta? ¿el que dio lugar al término "borocotear"?
    Saludos!
    Te invito a pasar por mi blog. Estuve de paseo en Paraná, y a lo que relato, lo viví de cerca! Porfa: rupudiemos esos actos, todos, en los diferentes blogs!!!

    ResponderEliminar
  2. borocotazo....pero, y la barca llena de narcotraficantes de Canitrot, existió?

    salu2!

    ResponderEliminar
  3. Borocoto es malo, ¿Cobos es bueno?

    ResponderEliminar
  4. Borocoto es un chiste. Lo que no es chiste es el engendro de proyecto que sacaron, especialmente en relacion al blanqueo, y las maniobras arteras (nada que envidiar al menemismo) del bloque del PJ para votarlo. Què hace un tipo como A.Rossi aplaudiendo a rabiar a Borocotó cuando entró al recinto, y defendiendo sin empacho este blanqueo indiscriminado de capitales a empresarios y financistas evasores?? 1 mes antes te fusilaba si esbozabas discutir un blanqueo a evasores. Que vergüenza..
    En cuanto al que plantea: Borocoto malo, Cobos bueno. Esa es una dicotomía falsa. A ambos los embarcó el kirchnerismo, a no olvidarse.

    ResponderEliminar
  5. a tono con d-elia sobre el neoK aldo rico/
    los ladrillos se hacen con bosta

    y la acotacion de tumini/
    si los ladrillos están recargados de bosta, el edificio se cae

    ResponderEliminar
  6. Hay que ser hipócritas. ¿Borocotó fue el único que cambió de bando en la política argentina? Si hacemos una lista, revienta el servidor por exceso de megabytes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. andrés, es cierto
    son tantos más los realistas (a lo ayn rand o alan greenspan), o dicho en barraquense mecagoentodoshastaenmimadreyvendoamishijospordosmangosistas, que a veces la metastasis deprime

    ResponderEliminar
  8. Artemio:

    ¡El comentario de Canitrot existió! La barca llena, no se... Metalenguaje.

    Aunque me acuerdo de Gaith Pharaon, el BCCI y el Hyatt igualmente pero no me sobran los ejemplos.

    Andrés:

    El punto de la apostilla no es Borocotó (una anécdota) sino la real politik llevada al extremo. Podés pensar también en la aproximación a Aldo Rico, como otra manifestación.

    El punto está bien hecho por Can.

    ResponderEliminar
  9. Miguel: Vamos de sorpresa en sorpresa. Borocotó cambia de bando político. ¡Oh, caso único en la historia del país! Rico es afiliado del PJ bonaerense. ¿Pero no se afilió hace más de diez años? ¿Y no fue candidato, intendente elegido y funcionario designado desde entonces?
    Lo de Borocotó es menos que una anécdota. Al lado, por ejemplo, de Patricia Bullrich, María Eugenia Estenssoro o la multitud de radicales en vertiginosa mudanza de camisetas, parece un caso patológico de rechazo al cambio.
    En cuanto a Rico, creo que fue Ambito Financiero quien con mayor finura analítica previó su futuro en aquel lejano 1991, cuando por primera vez llegó a la Cámara de Diputados. Dijo entonces AF que Rico iba a ser biodegradado por las instituciones.

    ResponderEliminar