lunes, 23 de febrero de 2009

Humor involuntario II

Héctor Timerman, a quien el mejor-fan-de-Fogerty (ex yo-banco-al-IPC) citara en forma aprobatoria, acaba de regalarnos otra dosis de humor involuntario acerca del IPC:

"en la Argentina el Indec es un ejemplo de irresponsabilidad de los políticos de la oposición que no descartan ninguna forma de desgaste al gobierno argentino" (...) "quienes más atacaron al gobierno por la reformulación de nuestro sistema de estadística, fueron los mismos economistas que atacaron a la Argentina por no aceptar endeudarse con los organismos internacionales de crédito".

Lo primero que se me ocurre es ¿a quién se le ocurre que "los políticos de la oposición" son "los economistas que atacaron..."? Esta asociación es un dislate.

Sin embargo, lo que no puedo realmente creer es que los (ir) responsables de destruir el sistema estadístico nacional crean que la "irresponsabilidad" es la de la oposición que lo denuncia (a mi juicio, la oposición habla bastante poco del asunto).

Humor involuntario es, a esta altura, una forma muy suave de calificarlo. Cinismo K, mucho mejor.

13 comentarios:

  1. Tenes menos visitas que Cavallo en el dia del amigo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Las declaraciones de Timmerman son sorprendentes. Supuestamente él era del ala "moderada" del gobierno, la que a disgusto tragábase el sapo del INDEC, considerándolo una monstruosidad, pero que a la luz de las "conquistas" del kirchnerismo, era un mal tolerable.

    Ahora vemos que se ha pasado al bando de los de "paladar negro", tal como los definiera el senador por Santa Fe la semana pasada.

    Es claro que el kirchnerismo huele la derrota, y que frente a esa alternativa, incluso los que hasta ayer eran moderados o críticos de algunos aspectos han optado por convertirse en fervientes adeptos.

    Lo del INDEC es escandaloso en términos republicanos y es costoso desde el punto de vista económico (pérdida de acceso al mercado voluntario de crédito, futuros juicios de bonistas damnificados y siguen las cuentas). Lo de Timmerman es lamentable, pero en algún punto esperable.

    ResponderEliminar
  4. Algún día habría que hablar del INDEC en serio, con los errores de un lado y de otro. Pero, mientras sólo sea banderín de enganche de la oposición (de rendimiento algo dudoso, por otra parte, por eso ya no lo usan tanto), no vale la pena intentar esa discusión. Prevalece el (dudoso) rédito político.
    ¿Términos republicanos? Me parece haber oído ese lenguaje.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Que tiene de malo la expresión términos republicanos? La Constitución dice que la Argentina adopta la forma republicana representativa y federal de gobierno.
    Y sobre el contenido de la noción de república en fin, no creo necesario abundar, pero está bien expresada en los primeros 43 artículos de nuestra constitución.

    Ahora, si realmente el INDEC es solo una bandera de la oposición, no hubiera sido mejor por ejemplo difundir la nueva metodología del IPC sin que hubiera necesidad de que la justicia lo demandara? no sería conveniente hacer públicas las bases de la EPH como lo eran hasta el segundo trimestre de 2007 ? por qué no hacerlas públicas?

    Si realmente la intención era dejar de pagar deuda dado que los muchachos del INDEC adulteraban el IPC entongados con Wall Street (dificil de creer pero es lo que me quieren vender Moreno y sus muchachos), lo hicieron mal. Subestimando la inflación y sobreestimando el crecimiento, no solo no nos ahorramos de pagar nada (de hecho perdimos acceso al mercado voluntario gracias a esa torpeza) sino que pagamos más por via de las unidades atadas al crecimiento.

    Todo el embrollo del INDEC un día terminará en la justicia y nos va a costar mucho a los contribuyentes. Moreno, Edwin, Zampino, Brahin, Paglieri no van a pagar nada, pero nosotros pagaremos gracias a ellos. De hecho ya lo estamos haciendo:
    - pagamos el costo de un gobierno que durante un año y medio pretendió que la inflación no existía
    - pagan los pobres cuyo número crece pese a que el INDEC lo niegue. Si el número de pobres está mal calculado ¿cómo diseñar políticas sociales efectivas?

    Como el libro de Dostoievsky, lo del INDEC es un verdadero episodio vergonzoso, que ni todos los kirchneristas esparcidos en la blogósfera pueden ocultar.

    ResponderEliminar
  6. Uno de los padres control estadístico de procesos junto con Shewhart,me refiero a William Edward Demming, decía "By what method?... Only the method counts."...

    También se le atribuye una frase más famosa, "You can't manage what you can't measure", aunque en realidad Demming pensaba que "The most important figures that one needs for management are unknown or unknowable, but successful management must nevertheless take account of them".

    En este país no conocemos los métodos. Y dejan mucho que desear cuando su comportamiento es totalmente aleatorio como lo vienen mostrando ultimamente.

    Siguiendo con Demming, el mismo consideraba que al estudiar un proceso, existìan "Special Causes and Common Causes". Si nos guiamos por los índices elaborados por el indec, no importa lo que entre como insumo, la salida siempre es la misma debido a causas especiales.

    Y por todo esto, como NO tenemos medidas certeras de las cosas que queremos controlar no tenemos forma de hacer algo para mejorarlas.

    Dice Timerman que las estadísticas son un hecho científico que no debe discutirse, luego dice que son una herramienta, lo que no aclara es al servicio de quien.

    saludos!

    ResponderEliminar
  7. andrés, no hay "errores de un lado y del otro". el gobierno destruyó la credibilidad del INDEC, que producía un bien público. punto.

    si quiere discutir en serio, tire argumentos. no empioje dicendo que "habría que...".

    ResponderEliminar
  8. sin dioses:
    supera, por mucho, mis expectativas la calidad de las 200 visitas diarias (promedio) del blog. Incluyendo la tuya, por supuesto.

    andrés:
    hay opiniones y hay hechos. la destrucción de las estadísticas públicas por Kirchner es un hecho. la opinión es sí esto está bien o no, sí se hizo para evitar la indexación salarial o el pago a los acreedores, si los 10-20 mil palos verdes que nos ahorraremos en el pago de la deuda (depende de la tasa de descuento) justifican la pérdida de crecibilidad; el aumento del costo de financiamiento para el gobierno y, por lo tanto, para el sector público; finalmente el aislamiento del mercado (lo que significa un costo infinito); la falta de indicadores para hacer alguna política económica (hoy no sabemos cuantos pobres tenemos); el pago en exceso en el cupón del producto; y alguna otra cosa más que se me escapa. ahí, acepto las opiniones y las cuentas. presentá las tuyas, ya lo hice con las mías.

    ResponderEliminar
  9. ¿Así que el desastre del Indec es un error compartido y los argumentos del blog dependen de cuánta gente lo visite?

    Diría que los trolls K están cayendo bajo, pero no estoy seguro de que hayan estado muy alto alguna vez.

    Nanopoder

    ResponderEliminar
  10. Lo que pasa es que Andrés suscribe la teoría de los dos demonios.

    ResponderEliminar
  11. lamentablemente es mucho mas facil romper que reconstruir/recuperar la confianza.
    Rompieron algo q durante mucho tiempo funciono bien. Yo creo q no hay posibilidad de argumentar en contra de que rompieron el INDEC.
    Sds

    ResponderEliminar
  12. Perdon, me olvide.
    Olivera, a mi me gusta el blog y entro todos los dias.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  13. Un par de días que no ingreso y me pegaron de todos lados. Bah, de un solo lado, pero muchos.
    A ver, chicos. No creo que el pagar menos por los bonos haya sido el origen del estropicio. (Es más, si lo creyera, tal vez defendería el estropicio.)
    La cosa venía de muchos meses antes, cuando se violaba el secreto estadístico para saber qué producto, marca y medida de envase era parte de la muestra y se arreglaba con los empresarios que ese en particular no lo aumentaran. (Curiosamente, nadie protestaba entonces, ni dentro ni fuera del INDEC. Sólo lo hicieron cuando les tocaron otros intereses, además de la santidad de las estadísticas.)(
    Es decir, el estropicio a partir de enero de 2007 fue la continuación torpe de una torpeza anterior, pero más disimulada, para ocultar lo inocultable: el aumento de los precios. Idiotez al cubo.
    El desplazamiento de Bevacqua y la llegada de Paglieri provocaron la protesta, con profusión de cobertura mediática. Curiosamente, la que no suele acompañar a otros conflictos laborales.)
    Alguien en el Gobierno decidió que se estaba metiendo la pata mal y logró que se nombrara interventor a Barrios, para arreglar el entuerto. (Barrios era miembro de la Junta Interna de ATE, junto con los rebeldes.)
    Barrios organizó una reunión de todo el IPC y la JI de ATE. Allí les planteó que el Gobierno estaba dispuesto a dar marcha atrás, pero que no iba a admitir una derrota pública en un año electoral y, por lo tanto, había que negociar una normalización gradual.
    Al día siguiente, Barrios abrió La Nación para encontrarse con una crónica detallada de lo que había dicho en la reunión.
    Los puentes estaban dinamitados y Barrios duró un poco más, pero estaba muerto y sepultado, al igual que su intento de negociar un arreglo.
    Si alguien quiere desmentir esta historia, por favor que lo haga y me explique cómo sucedieron en realidad las cosas. Por distintas razones, coimeros y ultraizquierdistas quisieron llevar el conflicto hasta el final.
    Si alguien quiere hablar de dos demonios, que lo haga. Yo no fui.
    Lo demás es cháchara y, como ya dije, banderín de enganche de la oposición.
    Saludos

    ResponderEliminar