martes, 21 de agosto de 2007

Testarudo

En su columna dominical, Zaiat se ocupa de los Testarudos como el que suscribe... casi como si la columna hubiera sido dedicada a las últimas entradas de este blog, escribe:

"El colapso energético, la desaceleración del nivel de actividad, el deterioro de las cuentas fiscales y ahora los impactos devastadores en el ámbito local que adelantan tendrá la crisis financiera global son sentencias que se repiten sin pudor a pesar de que las respectivas variables muestran otra cosa."

Y agrega que esas variables:

"se presentan como una burla a esos profetas testarudos y a sus seguidores mediáticos las últimas cifras de crecimiento económico, que arrojaron un aumento del 8,3 por ciento en junio pasado respecto al mismo mes del año anterior, con un impacto irrelevante de las restricciones energéticas".

En el caso de esta columna, Zaiat cree que los "profetas" estamos exagerando la alarma sobre la cuestión fiscal:

"Resulta poco importante la disminución de un punto del superávit fiscal anualizado durante algunos meses porque el horizonte del Ministerio de Economía es culminar el año dentro de la meta establecida, teniendo en cuenta que el gobierno de Kirchner tiene una obsesión por el saldo positivo de las cuentas públicas. Nuevamente, el debate no debería pasar por 2,5 o 3,5 por ciento de superávit del PIB, sino que la discusión estructural se debería dirigir a saber ¿por qué la economía argentina necesita de un excedente tan abultado? o ¿por qué tiene que ser 3,5 y no 1,0 por ciento?"

En una sentencia, aunque sin evidencia, Zaiat despacha la idea de un fondo anticíclico que, dicho sea de paso, Argentina nunca tuvo y ahora no tiene:

"Esa idea de ahorrar en momentos de vacas gordas para enfrentar los períodos de las flacas está probado que permite cierto desahogo en el hogar familiar e incluso, aunque con más limitaciones, en el ámbito empresario. No es tan evidente la efectividad de esa política previsora para un Estado porque la magnitud de sus compromisos, muchos de ellos con marcada inflexibilidad a la baja o a su eliminación, hace casi imposible poder afrontarlos con una cuenta de ahorro en un período de crisis. Un fondo fiscal anticíclico sólo sirve como una herramienta para orientar expectativas favorables de los agentes económicos, teniendo en cuenta las experiencias traumáticas de las últimas décadas, además de un auxilio puntual para hacer frente a gastos imprevistos, como los provocados por las restricciones energéticas o por la cancelación de deuda externa."

Un comentario breve, y no el punto importante de mi entrada, es que el "auxilio puntual" que nos patinamos para sortear las restricciones energéticas recientes no es eficiente: pagamos la energía carísima sólo en pos del cálculo electoral del gobierno. Me extraña Alfredo que se te escape este punto.

Más importante es entonces responder la pregunta de Zaiat: "¿por qué tiene que ser 3,5 y no 1,0 por ciento?" y allí me dirijo.

El superávit fiscal primario (es decir, antes del pago de intereses) tiene que ser mayor a 3% del PBI porque:

1) El pago de intereses anual oscila en 2% del PBI a lo que hay que sumar el pago del cupón que está subiendo de los 0.25% del PBI actuales. Así, pagar los intereses y, más en general, el flujo de la carga financiera nos asegura seguir desendeudándonos (dejando afuera el efecto de la inflación en la deuda).

2) Porque la estrategia de comprar dólares emitiendo LEBAC y NOBAC ya no aguanta mucho más de 1 ó 2 años y comprar una parte de los dolares con impuestos explícitos parece mucho más sensato... eso si se quiere, como quiero, mantener el tipo de cambio real alto.

3) Porque la demanda está creciendo muy rápido en relación a la oferta. Más si a al ex-economista de la UIA y ahora Ministro de Economía se le ocurriera cerrar aún más la economía agregando leña a la inflación (¿cómo? ¿ya se le ocurrió?). Porque la política monetaria no funciona bien en un modelo de dinero pasivo como el actual (y, sí tenemos un target de tipo de cambio el dinero queda en buena medida endógeno).

4) Porque este superávit tiene componentes no necesariamente permanentes como ser el efecto del ciclo económico (la recaudación aumenta más rápido que la tasa de crecimiento de la economía y, al revés, en la desaceleración) y el precio récord de las materias primas básicas. El superávit estructural (sacándole estos dos efectos) es del orden del 1% o 1.5%. Así hacen las cuentas los chilenos que algunas cosas hacen bien.

5) Porque el superávit primario no es 3%, ni 2.5%, ni nada que se le parezca. Bien medido, incorporando todos los costos de la restricción energética y el aumento de la deuda flotante del estado y sacando las transferencias de portafolio de las AFJPs(¿y dónde están ahora los periodistas... con voz de Cantilo) probablemente no supere el 1.5% así que al tacho con el desendeudamiento.

6) Porque el "bochorno" del INDEC nos sacó del mercado de deuda voluntario y entonces el superávit fiscal se vuelve más importante (el costo argentino ahora bajo la forma del costo Moreno).

7) Porque hasta economistas no "profetas" o no "agoreros" como Frenkel o Curia piden retomar algo de prudencia fiscal.

8) Porque, ya lo dije en tantas otras entradas, con el argumento de que todo gasto social es justo (y lo es en esta Argentina desvastada) perdemos la consistencia macro.

9) Porque en economía rara vez los efectos de las políticas se ven inmediatamente sino que toman 1 ó 2 años en manifestarse por lo que ya veremos en la actividad y la inflación de los próximos 24 meses las consecuencias de nuestras decisiones hoy (porque si no, la convertibilidad estuvo bien hasta el 2001 y no fue así).

10) Porque si no recuperamos algo de superávit, y tengo razón en el futuro, a Página 12 le van a cortar la publicidad oficial y, entonces, ¿dónde publico mis diatribas?

Por todo esto, y algunas cosas más como el shock externo de la maroma que se está armando de a poco, es que tenemos que recuperar la responsabilidad fiscal. Aunque sea algo Alfredo.

8 comentarios:

  1. Bue, Zaiat necesitaría un cursito en política fiscal up-to-date, si todavía se pregunta esas cosas en serio. Y de paso, recomendale el Obstfeld-Rogoff.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Ajustado y claramente argumental.
    Me queda resonando la palabra "testarudo"...
    Dado q las decisiones son responsabilidad de profesionales simpaticos a los comentarios de Alfredo, impera la necesidad de re-analizar sus politicas macro. Ellos son los q no pueden darse el lujo de ser testarudos, al menos tiren en la mesa de analisis hipotesis q nadie desea, pero q aumentan su probabilidad de ocurrencia dia a dia.
    Kaloma

    ResponderEliminar
  3. Ay, ese diario tendría que tener la posibilidad de que dejen comentarios, como en La Nación. Imposibilitada de hacerlo te lo dejo a vos. Perdone el exabrupto.

    La obsesión de los superávits fiscales no es para nada exclusiva de la región, digamos que los únicos que no la tienen son los EE.UU. Es más, creo que la CEPAL la recomienda a imagen y semejanza de las recomendaciones de la OECD o de la Comisión Europea. La idea básica es permitir que haya espacio en las finanzas públicas para poder hacer política fiscal contracíclica y eso se consigue consolidando en épocas de bonanza.

    El régimen impositivo, por su parte, tiene que ser dependiente del ciclo, esa es la gracia de los estabilizadores automáticos. El problema en Argentina es que no hay estabilizadores automáticos lo suficientemente poderosos por el lado del gasto, pero ése es otro cantar, del que ya hemos hablado en otro lado.

    Y sí, miro desde Europa ¿y qué? Peor sería mirar desde la luna.

    ResponderEliminar
  4. ..la obsesión por los superavits fiscales (en Argentina) creo se explican por la histórica joda de gasto publico fogoneadas por nuestros políticos aprendices de Keynes...EEUU no la tiene pues es un país serio no una repubica bananera como lo son la mayoria de los paises de latinoamerica...

    ResponderEliminar
  5. tibu: Libremercadista como soy, no diría que los EEUU tienen una política fiscal "seria". Pero disfrutan de la ventaja de que los creemos suficientemente serios como para confiar en su papel moneda y en sus bonos, financiándoles la irresponsabilidad.

    ResponderEliminar
  6. Demoledor, como Palermo contra el Real.
    Pero no todas son rosas, me perdí en el punto 5,
    que son "todos los costos de la restricción energética" cuales no se estarían computando?
    idem con "el aumento de la deuda flotante del estado"?

    Lo de las AFJP, no lo termino de entender.

    Igual esta clarísimo que como decís previendo "un shock de la maroma" un poco de prudencia fiscal nunca viene mal.

    Como siempre siempre la real discusión es quien paga la cuenta del free lunch

    saludos

    ResponderEliminar
  7. Excelente! Vayan mis felicitaciones por tan clara argumentación.
    Al tema del superávit te agrego los holdouts, que aunque los quieran barrer debajo de la alfombra y hacer de cuenta que no existen, en algun momento van a aparecer en el radar...

    ResponderEliminar
  8. musgrave:

    Creo que el DNU de ayer en el BO ya respondió a tu pregunta: me refería a que: 1) la deuda flotante de CAMMESA estaba subiendo y 2) CAMMESA pagaba por fuera de presupuesto. Y más aún, los $ 2.7 mil millones que anotaron no es todo.

    ResponderEliminar