domingo, 26 de agosto de 2007

La piedad

La semana pasada discutí el artículo de Alfredo Zaiat que, a su vez, discutía muchos de mis Exabruptos, a saber: que la manipulación del IPC, la inexistente planificación energética y el deterioro del ahorro fiscal componían un cóctel que era, por lo menos, un llamado de atención, sobre todo en un mundo algo más complicado.

AZ citaba, como refutación al pesimismo anticipado, que el crecimiento real seguía su marcha a tasas superiores al 8%. Los que no mirábamos la evidencia fuimos calificados de testarudos.

La primera objeción es metodológica y ya la expresé en mi bravata anterior: en economía muchos efectos - y algunos importantes - de las políticas que se implementan hoy se ven espaciados en el tiempo. Que AZ crea que las políticas están bien porque la economía sigue creciendo lo hace víctima de la falacia de las correlaciones espurias... pero esto queda para un curso de metodología de la economía (aunque la comprensión de esta falacia sea, en muchos casos, la diferencia entre buenos y malos economistas).

También anticipé la crítica: ¿cómo alguien puede oponerse a mejorar la situación de nuestros abuelos? Lo repito, todo gasto social es necesario en la Argentina desvastada pos-Rodrigazo, estas tres décadas trágicas de degradación social, económica y política.

Este domingo, AZ insiste y nos acusa de otra forma de la testa dura, la religión, y nos describe como "sacerdotes" del dogma fiscalista que negamos la oportunidad y el mérito del aumento de más de 1.5% del PBI en gasto en seguridad social dirigido a los más vulnerables.

A mi recurso a otra falacia, la de la autoridad, cuando argumenté que "hasta economistas no "profetas" o no "agoreros" como Frenkel o Curia piden retomar algo de prudencia fiscal", AZ responde:

"La supuesta debilidad por la evolución de los números fiscales no es un desvelo exclusivo de la ortodoxia. También lo expresan a ritmo creciente representantes de lo que se denomina el pensamiento heterodoxo, ya sea para no quedar fuera de la moda mediática o para vestir el traje de “serio” en la academia."

Ahora resulta que a Frenkel le interesa "quedar bien con la academia" o "estar a la moda". Cualquiera que conozca a RF sabe que esto es una soberana pavada de parte de AZ (y no puedo opinar por Curia con quien no tengo relación personal pero tampoco lo pensaría como un economista que usa Prada).

La buena noticia es que AZ reconoce que no se puede gobernar sin prudencia fiscal:

"No se trata de un debate sobre el déficit fiscal, puesto que la experiencia traumática de décadas pasadas dejó como enseñanza que no se puede manejar una economía endeudada con desequilibrios presupuestarios."

Y agrega que "para tranquilidad de los puristas, el balance de este año volverá a contabilizar un excedente del 3 por ciento del Producto Interno Bruto". Anticipando mi respuesta, reconoce que hay un componente que viene de los traspasos compulsivos desde las AFJP al sector público, Zaiat aclara que se trata simplemente del Estado "recuperando ingresos fiscales para garantizar una jubilación digna". AZ se equivoca en lo de "ingresos fiscales": lo que se traspasa este año son portafolios, no flujos, y por lo tanto no corresponde anotarlo arriba de la línea. En todo caso, los flujos vendrán el año que viene y esto ya se explicó bien en Exabruptos. Además, está dicho en el informe de Econométrica que el propio AZ cita en su artículo donde, se dice, que el superávit de este año va a ser 2.3% del PBI más los 0.9% de la "cuenta de capitalización" de los transferidos este año. Curiosamente, este informe que Zaiat cita en forma aprobatoria pero parcial, sólo lo que lleva agua a su molino, dice claramente que la forma correcta de contabilizar estos ingresos es "debajo de la línea".

Más importante es que el informe de Econométrica nos dice que este reconocimiento necesario, imprescindible, de la deuda social se realiza "en un contexto de poca prudencia fiscal que se pone en evidencia con el “festival de subsidios” tanto a la oferta como a la demanda, que en vano, intenta evitar el ajuste de precios relativos o menor tasa de crecimiento económico y lo único que logra es erosionar la única ancla válida del actual modelo económico: el ahorro público." Esto no es muy diferente de lo que yo dije.

Los "sacerdotes de la castidad de las cuentas públicas" deberían tranquilizarse dada "la evidente raíz conservadora del gobierno de Nestor Kirchner en el manejo de las cuenta públicas", advierte AZ. Así que los "sacerdotes" hablan por "la cercanía de las elecciones", es política, no economía. Otra correlación espuria. Fue el proceso electoral lo que motivó buena parte del justísimo aumento en el gasto social. Y también el proceso electoral lo que motivó buena parte del injustificado aumento en los subsidios energéticos, la manipulación del IPC y otros desbarajustes económicos del gobierno durante 2007.

Una forma mejor de cuidar los recursos de los argentinos, y gastar más, hubiera sido evitar la manipulación del IPC que tuvo como consecuencia un sobrecosto financiero de, por lo menos, 2% para un país que emite no menos de US$ 5000 de deuda por año.

9 comentarios:

  1. Estimado Miguel:

    Parece que a P/12 le hacen falta un par de "correctores" económicos. Así más no sea para no dejar que M. Wainfeld escriba una pavada tan grande...yo creo que no se deben querer mucho en la redacción:

    "Si se permite a un profano un apunte sobre economía política, habilitar la puja distributiva es un modo de incidir en la paridad cambiaria, eje axial del “modelo”. Hay disputa por los ingresos, se asiste a un escenario de relativa estabilidad macro con inflación por demanda, un cuadro que no se repetía desde los dos primeros gobiernos de Juan Domingo Perón. El peso se devalúa (o, si usted prefiere ver la contracara, el dólar se aprecia) por vía de la inflación. De ese modo, se mantiene (al uso nostro) el tipo de cambio competitivo.

    La alternativa (propuesta por unos cuantos economistas, entre ellos Alfonso Prat Gay) del “aterrizaje suave” de la economía, dejando el monopolio del tipo de cambio real a la autoridad financiera no es inocente de ideología. En tal caso, son los funcionarios (los de estirpe financiera) los únicos que determinan el valor de la moneda. En la actualidad interviene la sociedad o, para ser más precisos, sus representaciones corporativas más potentes. Si se exagera, apenas un poquito, es la diferencia entre un modo democrático y uno tecnocrático de distribuir la consabida torta."

    Pobre Mario no sólo se equivoca horriblemente en la premisa, ademas la usa para todo un silogismo sobre la tecnocracia.

    Si Mario quiere democratizar el BC que proponga elecciones para el cargo de director como ya lo dijeron nuestro amigos Manin, Przeworski y Stokes.

    De paso veamos las conclusiones del articulo de Manin, Przeworski y Stokes sobre la relacion entre elecciones y representacion y el rol fundamental de las instituciones que brindan información efectiva al ciudadano sobre las acciones de gobierno y que son necesarias para lograr la efectiva accountability de la elite politica (algo sobre lo que Mario escribe seguido):

    1) Una junta que fiscalice de forma efectiva las contribuciones de campaña
    2)Un auditoria genreal de la nación independiente
    3)Una institucion estadistica independiente
    4)Un lugar privilegiado para la oposición para el control de los medios (y los gastos en los medios) publicos.

    No hace falta mirar con atención para ver cómo andamos por casa en este sentido.

    ResponderEliminar
  2. Y pegue......y pegue......y pegue Migue pegue.....

    ResponderEliminar
  3. Rodrigo:

    Hay en MW, al igual que en AZ, una tendencia a citar sólo la parte de sus lecturas que los abona en su intención, sea idelógica, sea política.

    Creer que la elección del presidente del BC tenga que ser un asunto de representación directa (¿hay algún caso en el mundo?) mientras que el gasto en publicidd oficial sin control domina la política de medios del gobierno no es un silogismo: es una estafa política e intelectual que sólo puede entenderse en un diario que fue imprescindible y que ahora está reducido a la categoría de house organ.

    Lo más triste es que Zaiat debió seguir los pasos de Nudler, no borrarlos.

    ResponderEliminar
  4. Olivera, puedo pronosticar un match del estilo Artemio vs. Pandereta?.
    Tu cierre, con lo del INDEC, es un claro cross directo a la mandíbula con destino de knock out.
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Miguel,

    Ya contestate la nota de AZ y creo que fue suficiente. No te parece una perdida de tiempo seguir con este tema teniendo en cuenta que tanto AZ como MW no entienden de economia como para seguir con este debate? Yo no perderia un segundo mas contestandoles. Como bien decis, se extrana a JN en Pagina, el resto...
    Saludos,

    ResponderEliminar
  6. me parece medio morboso sugerir que siga los pasos de nudler

    ResponderEliminar
  7. Voy a crear mi propio blog. Y a diferencia de los blogs existentes, no voy a buscar un nombre que no represente el unico objetivo por el cual son creados. Lo voy a llamar:

    La hoguera de las vanidades

    ResponderEliminar
  8. Alejandro:

    Estoy convencido de que AZ 1) entiende de economía y 2) es un buen periodista. Eso me mueve a discutir con sus artículos.

    ResponderEliminar
  9. Miguel, debo admitir que a mi también me sorprendió la nota AZ.

    Después de todo en el informe no solo marco el impacto fiscal de la medida y la baja prudencia fiscal en que se realiza, sino que también destaco lo loable de la medida, que permite al Gobierno resarcir parte de la deuda social tras 3 décadas de decadencia tal como vos también marcas al inicio del post. No se porque, esta ultima parte AZ no quiso hacer mención en su nota.

    Un afectuoso saludo.

    Ramiro

    ResponderEliminar