viernes, 17 de agosto de 2007

Viento en contra

Finalmente el mundo nos juega en contra. Este mundo de apalancados con nombres impropios (hedge funds que no ofrecen cobertura o carry trades que se mancan) y acrónimos cacofónicos (ABS, CDO, SIV, ABCP, entre otros)empieza a desandarse, a desapalancarse. Y lo que llevó tiempo armarse se da vuelta en un sopetón... como un parto, aunque sin la alegría del resultado. Al revés.

Aunque no sepamos si es un liquidity crunch (problema de liquidez) o un credit crunch (problema de solvencia), la seriedad del asunto no debe subestimarse. En principio, nos encuentra bien parados y con superávit gemelos. ¿O no? Los rumores dicen que el fondo anticíclico se fue en los últimos pagos de deuda, y que el aumento en la deuda flotante del gobierno y los traspasos mal anotados de las AFJP, es la única razón por la que seguimos con un superávit primario circa 3%. En realidad, me cuentan es menor al 2% y mayor que la cuenta de intereses. Mala noticia.

Sí, buena parte del aumento del gasto es gasto social y ese, nos dice Artemio, siempre vale la pena. ¿Y quién soy yo, macro-financista de derecha, para cuestionar más plata para nuestros abuelos? La palabra clave, sin embargo, es sustentabilidad, la posibilidad de sostener en el tiempo este sendero de crecimiento y (poca, y ojalá se pueda ir por más) redistribución. Ya lo insinué, la fiesta electoral sea paga.

Pero empezó el viento en contra. Y esto va a poner a prueba 1) el modelo de tipo de cambio real alto y 2) la gestión. Porque, aquí va una frase temeraria y provocativa, Kirchner la tuvo fácil... ¿con la crisis social que hubo? Y sí, Kirchner la tuvo fácil: la crisis hizo el trabajo sucio de la economía y generó el vació de poder que K llenó en la política. Repasemos.

A Kirchner le sobró: energía, capacidad instalada sin utilizar, ejército industrial de reserva, demanda de dinero, competitividad cambiaria, liquidez internacional y términos de intercambio (estos dos últimos "colchones", el viento de cola).

A CFK, lamentablemente, le queda mucho menos:

Sin exceso de oferta de energía: la demanda pico supera la capacidad instalada.

Sin exceso de oferta de trabajo: no más de 1.5% de puntos porcentuales para bajar la tasa de desempleo.

Sin exceso de demanda de dinero: aumentó el costo de esterilización.

Sin exceso de capacidad instalada sin utilizar: utilización en niveles de 75%.

Sin (mucho) exceso de competitividad cambiaria: depende de cómo se lo mida, el peso se apreció mucho, poquito o nada.

Sin mucha liquidez internacional: uf, cada vez menos.

Con términos de intercambio en suba permanente: el único colchón que queda y empiezan a debilitarse.

Porque empezó el viento en contra y eso exige corregir los errores de la gestión: la manipulación del IPC, el deterioro fiscal y la subinversión en energía. Y exige alguna concertación porque, mal que me pese a mi y a Artemio, el salario real no puede subir a un ritmo tres veces superior al aumento de la productividad.

Y avanzar, con viento en contra, es más difícil.

PD: Imagino que algunos verán en esta apostilla un acto de gorilismo (¡uno más!). Nada más alejado de mi intención. A diferencia del FMI o de las viudas de la Convertibilidad, no me regodeo ni me interesa el fracaso del modelo. Todo lo contrario. Kirchner por 20 años más si apuestan por la sostenibilidad del modelo con énfasis redistributivo. Sin embargo, se necesita tanta gestión... y no se si tenemos dirigentes, políticos y empresarios, a la altura.

12 comentarios:

  1. Estimado:

    Una nota precisa y de buen nivel, como son los suyos (no es jarabe de pico). Además, me parece oportuno listar los problemas que va a tener, sí o sí, el futuro gobierno.

    PERO (si no hay un pero, uno no escribe) tengo dos observaciones:

    Una es con el penúltimo problema listado "Sin mucha liquidez internacional". Por un lado, esto puede ser - no como los otros - de corta duración, por la forma conque la Reserva Federal corre al rescate de los especuladores. Mucho más importante, me parece dudoso que la liquidez internacional sea claramente un factor favorable (an inmitigated blessing) para un gobierno de un país en desarrollo (No lo fué para el de Menem, en el largo plazo).

    La otra discrepancia, que me permití subrayar en una nota en mi blog, es con el enfoque: No hay - hasta ahora - un real viento en contra, y los problemas que se vienen, que ya están, han aparecido por problemas estructurales del modelo, no por circunstancias externas.

    Como Ud., no me regodeo ni me interesa el fracaso del modelo. Es más, me parece que - en conjunto - es el más adecuado para este momento de la Argentina. Pero tiene problemas, y no dependen del viento.

    Cordialmente,

    Abel Fernández

    ResponderEliminar
  2. Yo debo ser muy de derecha entonces. Pues usted, mi amigo, me parece que esta bastante a mi izquierda.

    Yo me consideraba de centro, though ...

    Ya se lo platee en el pasado. Porque es obvio que habia que aumentar el gasto en los abuelos? Aun sin considerar la sostenibilidad fiscal. En Argentina hay desnutricion infantil, la desercion escolar en el secundario es muy alta, etc.

    Me parece que es ahi donde le sale la derecha: digame un gasto "progre" y lo firmo.

    Igual, su blog, excelente. Uno aprende leyendolo.

    ResponderEliminar
  3. Olivera, vi la etiqueta y yo (de lego) lo descubri ayer, Minsky momment

    buena sintesis para legos

    ResponderEliminar
  4. Es que acá para no parecer un neoliberal gorila hay que demostrar ignorancia, Olivera, y éste no es su caso, por lo visto.

    Ahora, con todas las cosas que usted nombra, parece que los desafíos más duros que se vienen son estructurales, desafíos de mediano y largo plazo.

    En primer lugar, el tema de la energía, que requiere inversión y planificación a más o menos largo plazo, además de una adecuada estructura de incentivos a los inversores y a los consumidores. La nafta a 2 pesos no es un incentivo muy adecuado que digamos.

    En segundo, el de la oferta de trabajo, ¿con un desempleo del 9%? Ahí hay alguna rigidez que ablandar, da toda la impresión. Además de que la tasa de participación laboral en AR es bajísima comparada con el resto del mundo, como repito por todos lados. Hay que hacer algo con ese mercado de trabajo.

    Tercero, la capacidad instalada, una utilización del 75% tampoco parece altísima ¿no? Yo conozco países donde el tema empieza a preocupar arriba del 90%. Demasiados cuellos de botella en muchos sectores, imagino.

    Y supongo que arreglando eso, solucionamos de paso un poco temas de distribución (más gente que trabaja recibe ingreso, paga más impuestos, etc, etc) y parte de las causas estructurales de la inflación.

    La competitividad cambiaria es pan para hoy y hambre para mañana con rigideces estructurales y los otros dos no dependen de los hacedores de política.

    ¿Soy gorila yo también, o qué? Pero yo tengo exactamente la misma duda de la última frase suya.

    ResponderEliminar
  5. esa estrategia de subirse al taburete del gorila malo ante de enunciar, es una estrategia recurrente en Olivera ya..un estilo. Comparto el post, aunque agrego que soy menos pesimista respecto al mercado de trabajo...queda mucho por mejorrar en términos de calidad, la oferta de energía mejorará aunque a un ritmo lento . agregaría como preocupación el agotamiento de dos efectos claves a la hora
    de explicar el tramo de gestión NK que no dispondrá CK:
    1-Agotamiento de la legitimidad que asignaba es contraste simbólico con los 90
    2- Agotamiento del efecto disuasivo sobre la demanda social de la crisis aún reciente en 2003-2004 y 2005
    Por último las chances opositoras aumentadas con Macri instalado en un distrito de alta visibilidad puede complicar también el mapa parlamentario 2009 con parte del peronismo alineado ahí..esto es solo una posibilidad que NK no tenía, pero habrá que verla en acto, digamos.
    PD: Macro financita de derecha o MFD, eso suena a movimiento social, armá uno Olivera que antonini dejo 400 lucas disponibles en el banco central, para obras de filantropía social, capaz...
    salu2

    ResponderEliminar
  6. Abel:
    No encuentro tu blog pero... por supuesto que el "modelo" tiene problemas. Uno, que los salarios tienden a ser bajos medidos en poder adquisitivo de alimentos. Dos, que en la implementación últimamente poco fiscalista de K, exacerba la demanda. Ahora se agrega el shock externo negativo. Ya veremos cuanto dura y que tan profundo pero no soy optimista al respecto: para mi, se parece más a una crisis de solvencia que a un problema de liquidez.

    ResponderEliminar
  7. trygve:
    Mi argumento tiene cierto tono... bue, no encuentro la palabra e irónico no me refleja: todo gasto social es bueno porque la Argentina tiene, en su decadencia pos-rodrigazo, un problema social de la maroma.

    En el fondo, es parte de mi imposibilidad de discutir con Artemio: mejorar a los abuelos, reducir la desnutrición o la mortalidad infantil, etc., etc. Toda afirmación en esa dirección me desarma como economista.

    Puedo argumentar sostenibilidad macro y consistencia del programa, etc... fines escasos y la mar en coche, pero no puedo dejar de reconocer que nunca alcanza.

    ResponderEliminar
  8. Artemio:

    subirme al taburete de gorila malo es simplemente una ironía luego de que preguntaras "¿cuándo dejaste de serlo (gorila)?"

    pero también por algo que decía más arriba... es muy difícil discutir acerca de la necesidad imperiosa de aumentar el gasto social... nunca hay suficientes argumentos contra la pobreza extrema o la inequidad evidente en la distribución del ingreso y la riqueza que tiene la Argentina...

    pero soy macroeconomista y me preocupa la sostenibilidad del modelo y, en algún sentido importante, también tiene que ver con la gobernabilidad de mediano y largo...

    Allí es está un viejo problema de la Argentina: como reconciliar los compromisos del corto, medio y largo plazo.

    ResponderEliminar
  9. Artemio:

    MFD... no es una mala sigla pero ¿macro-financistas-de-derecha? No creo que vuele...

    ResponderEliminar
  10. Ana:

    Me parece que tenés una tendencia (exagerada a veces) a mirar a la Argentina desde Bélgica... quiero decir, compartimos con muchas economías latinoamericanas la dualidad, las rigideces estructurales y ahora, lamentablemente, la pobreza.

    Y disiento en algo más: la competitividad cambiaria es algo de hambre para hoy para tener pan mañana... es una forma de postergar consumos, algunos esenciales, y obligarnos a ahorrar, etc. No creo que sea un modelo progresivo de corto plazo. Pan para hoy y hambre para mañana es el atraso cambiario que se implementó en los 90.

    ResponderEliminar
  11. Bélgica también es una economía con rigideces estructurales, dualidad en el mercado de trabajo, una deuda pública insostenible, bla, bla, bla... Menos exageradas, quizá, pero ahí están y eso no quiere decir que no se puedan hacer reformas.

    Y sí es cierto, miro a la Argentina desde Europa. No hago otra cosa desde hace un montón de años intentando ver qué es lo que funciona acá, que es lo que no, y cómo podría uno exportar lo bueno y ahorrarse lo malo.

    Y todos los desequilibrios cambiarios, para un lado o para el otro, tienen algún problema de sostenibilidad. Pero claro que es preferible tener a la moneda subvaluada por un tiempo que sobrevaluada por una década! Lo que pasa es que al final por un lado explota.

    Y además concuerdo con vos completamente en esto; no hay distribución posible si el modelo no se sostiene desde el punto de vista macro, como no hay reformas estructurales posibles tampoco. Pero es obvio que una vez conseguidas las segundas, se sostiene mucho más fácil lo primero.

    ResponderEliminar
  12. Estimado Miguel:

    No hacia falta la primera aclaracion. Mi comentario era ironico! Por supuesto que en la Argentina actual ambos somos de derecha. Que duda cabe.

    Mire, si hasta a Machinea he visto que lo tratan de neoliberal por la blogosfera.

    Irrelevante!

    A veces me recuerda ese capitulo de West Wing cuando a Joshua se le ocurre debatir con un blog.

    Lastima que no pueda tener esa discusion con el Luis D'Elia "culto". Pero lo entiendo. Yo ni pasaria por alli.

    Que se yo sobre su argumento. En un punto, fine. Pero luego uno puede ver que algo de analisis de costo efectividad podria hacer una diferencia. Mire Chile, no tiene aun un gdp per capita mas alto que el nuestro, y no tiene menos desigualdad que Argentina. Sin embargo, no tienen desnutricion infantil: 0.

    Saludos. TH

    ResponderEliminar