sábado, 21 de junio de 2008

La sociedad piquetera

El piquete me incomodaba mucho. Ya reconocí que podía ser un prejuicio clasista o un prejuicio economicista. O simplemente un prejuicio, y ya. Ahora no sólo me incomoda. Me molesta. Y el sentimiento agravado es resultado de la protesta del campo.

Primero, el método de protesta que el gobierno toleró y que, quizás, hasta prohijó fue usado en su contra. Hay algunos afuera regocijándose: tomaste de tu propia medicina Néstor, dicen los perfiles progresistas del mundo periodístico. Es un asunto menor.

Lo serio es que los piquetes condicionan a los gobiernos.

¿No fue la orden de reprimir en Puente Pueyrredón lo que resultó en el asesinato de dos piqueteros qué obligó a Duhalde a llamar a elecciones? Me parece que si no hubiera ocurrido, el cabezón se quedaba toda la vida (y no me hagan añorar el contrafáctico).

¿No fue el desabastecimiento lo que dio fuerza a la protesta del campo? Sí sólo se tratara de no comercializar granos no daba para tanto.

Condicionan a los gobiernos. Y si los condicionan son anti-democráticos porque los límites al poder ejecutivo están dados por los otros dos poderes, y nadie más.

Doy una vuelta.

Una de las frases que más escuché en estos días de ánimo destituyente es "no se puede gobernar sin el Peronismo". Ya se sabe, los radicales no terminan sus mandatos.

En estos tiempos violentos es un ejercicio de correlación espuria: si seguía Menem, y nos ahorrábamos el bonsai, la economía se estrellaba igual. Las condiciones de la crisis estaban. ¿O acaso Duhalde no se tuvo que ir?

No. O bien a la frase hay que acortarla a "no se puede gobernar...". O bien hay que reformularla. El asunto es que la reformulación sigue abierta.

De lo que estoy seguro es que o bien esta sociedad reformula un nuevo contrato donde excluye el piquete e incluye a los que menos tienen, o nos quedaremos con la frase corta.

7 comentarios:

  1. Nestor tampoco hubiese podido gobernar sino fuera por los preios de los comodities. La crisis actual lo hubiese agarrado en el 2006 sin caja.
    Yo propongo cambiar la frase a: "no se pued gobernar sin palabra". La palabra implica no tolerar los piquetes. La palabra implica tener moneda y sistema financiero. Los argentinos no valoramos la palabra.

    ResponderEliminar
  2. A mi me generan algo muy parecido a lo que a ud le generan los piquetes y ojala fueran solo de comercializacion de granos. Es mas, lo manifeste en mi blog aun a costa de que alguno no me quiera leer mas.

    Yo diria que lo que condiciona son los animos y revazar el vaso. Porque en esta democracia se vota y luego te mantenes de brazos cruzados, aunque se llegan situaciones en donde el condicionamiento se ejerce de formas no democraticas. Y peor cuando lo hace solo un sector.

    Ojala que esto reformule el contrato, o sea, hasta donde llegan las atribuciones del ejectivo en terminos no legales.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Se me ocurre que una buena forma de desalentar el piquete sería lograr que la sociedad percibiera al Congreso Nacional como fiel representante y transmisor de las inquietudes sociales, y como el lugar por excelencia de debate de los temas nacionales. Me parece que hoy no se lo percibe así.

    ResponderEliminar
  4. estoy deacuerdo con javier. el piquete se genera porque no hay un congreso que represente.

    esto de los poderes especiales es una truchada. y si el congreso mismo los avala que otra te queda que un piquete?

    despues esta el tema de confundir los piquetes. porque el que nestor paga no es lo mismo que el que organizan personas no pagas para defender su produccion. un grupo aporta a la economia el otro no hace nada. JMHO

    saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  5. Pequeña corrección a "¿No fue la orden de reprimir en Puente Pueyrredón lo que resultó en el asesinato de dos piqueteros qué obligó a Duhalde a llamar a elecciones?"

    En realidad, tras esas muertes lo que Duhalde hizo fue ANTICIPAR en 6 meses el llamado a elecciones. El tenía mandato hasta diciembre 2003, así que las elecciones hubiesen sido en octubre en lugar de abril.

    El cabezón se hubiese quedado si las encuestas le hubiesen dado bien. Pero, según recuerdo, eso no ocurrió en NINGUN momento de su presidencia transitoria. Es más, le dieron siempre muy mal. (Se parece a Alfonsín, en este sentido: ninguno de los dos tiene votos hace mucho, pero los dos se las arreglan para influir mucho en la política argentina. Alfonsín ya no tanto, en realidad, pero por una cuestión de edad, me parece.)

    ResponderEliminar
  6. visi{on demoliberal de la democracia dir{ia peron...la reformulo as{i forzando para respetar el juego, interprete olivera: se puede , no el peronismo sin gobernar .

    ResponderEliminar
  7. "Condicionan a los gobiernos. Y si los condicionan son anti-democráticos porque los límites al poder ejecutivo están dados por los otros dos poderes, y nadie más."

    Dejeme Olivera que lo imprimo y lo pongo en un cuadrito. Bravo!.

    Lo que usted no nota es que ESTO ESTABA PLANEADO DESDE HACE RATO. Como en el golpe a Allende, las demoras deben haber sido cuestion de logistica nomas...

    El vicepresidente de CARSFE dice que "tenemos que hacer una protesta cuya duración ponga en riesgo el abastecimiento de la alimentación de los argentinos",
    (Publicado 27/1/2007)
    http://www.laopinion-rafaela.com.ar/opinion/2007/01/27/c712735.htm


    Buzzi: "Hemos demostrado que podemos desabastecer"
    http://www.infobae.com/contenidos/372313-100799-0-Buzzi-Hemos-demostrado-que-se-puede-desabastecer


    Y aca' Cardozo (a mi juicio uno de los pocos leibles en Clarin) agrega:
    http://weblogs.clarin.com/afuerayadentro/archives/2008/04/crisis-alimentaria-global-el-fin-de-la-abundancia.html


    "Durante veinte días de marzo y a través de un paro empresario en el sector agropecuario, la sociedad argentina vivió la peligrosa fantasía según la cual un sector de su economía podía decidir quién comería y quién no podría hacerlo en el país. No, no se trata —aquí al menos— de deslindar los grados de justificación —o lo injustificado— de la protesta sino recordar el debate público que ganó el espacio mediático en los días tensos: los descontentos invocaban democracia y Constitución para explicarse y pocos parecían recordar que ni ese sistema político, ni ninguna ley de leyes cobija el acto de inducir el hambre en las naciones donde imperan."

    Saludos,
    FC

    ResponderEliminar