domingo, 8 de junio de 2008

Rossismo

Hace tiempo que quería escribir sobre Agustín Rossi. Ultra-Kirchnerista no es el prototipo de un legislador usualmente caracterizados por la labia y la retórica. Rossi parece, más bien, un político de barricada, lejos de payasadas ilustradas del tipo de la Coordinadora o cosas así, sin grandes cargos y sin figurar hasta llegar al Congreso de la Nación.

Me parece que Rossi es un fiel representante del gobierno. Ya no me engaño: aunque sea una sociedad política, el estilo y la sustancia no son la hegeliana cargada en Louis Vuitton y Armani sino el abogado hipotecario obsesionado con las rajaduras del poder (en el doble sentido de las grietas y las huídas, que son parte de la misma cosa).

Hace tiempo lo sigo a Rossi. A veces me parece simple (virtud); a veces esa simpleza se transforma en un razonamiento simplista e incluso primitivo (defecto) y, me parece, por su propia vocación. Es como si te dijera: esto es la política, no me jodas.

No te jodo. Esto es la política para el gobierno, no me jodas. Bien representada en el debate que apareció en Crítica por la siguiente interrupción de Rossi a un representante de la iglesia que transcribo:

"Marcó: –El problema es el fondo de las formas democráticas. Arranca en los superpoderes que el Congreso le otorga al Ejecutivo para fijar impuestos que teóricamente son una potestad del Legislativo. Me parece que en la democracia, el disenso...

Rossi (interrumpe): –Decime un país que funcione como vos querés."

A ver sí se entiende. El tipo le pintaba un pais deseable y Rossi le contestó que era imposible... peor, le contestó que era imposible acá y en cualquier parte del mundo.

Me anticipo al argumento de realpolitik: ¿y qué querés? ¿qué hagan política citando un libro de texto de ciencia política, de buenas prácticas?

Y este es mi problema básico con el Kirchnerismo, tal vez con el Peronismo. No se trata de que negar que el mundo fue y será una porquería, de negar que hacer política económica en Argentina cuando te fugan capitales por 3% del PBI en tres trimestres es imposible, de negar que el clientelismo político cumple una función (como sugiere, entre otros, Javier Auyero), de negar que los "buenos muchachos" están por todas partes, que tenemos una burguesía que vende sus empresas al mejor postor sin vocación y un campo al que nunca le fue mejor y que nunca se quejó tanto. No, todo eso es cierto y probablemente sea peor, mucho peor (por ahí, Obama ni siquiera es el cambio).

El asunto es que parten del supuesto que todo eso es completamente inmodificable y hay que parecerse en el mejor de los casos (y lo llaman pragmatismo) o que todo eso está bien y lo potencian en el peor (y se llama cinismo o, quizás, rossismo).

Y en esto, no puedo estar de acuerdo.

10 comentarios:

  1. Agustincito es todo un caso... En otras épocas quiso unirse a la burguesía nacional por conducto del boom inmobiliario, pero a los bancos no les cayó muy bien que aparecieran cheques firmados por él sin la correspondiente provisión de fondos. Se podría decir que empapeló Rosario, pero no con militancia sino con insolvencia.

    Para escapar de sus acreedores y, también, de la DGI, se subió al tren K de la victoria y asumió como concejal de Rosario.

    Tras la hecatombe del peronismo santafesino, Agustincito fue invitado por un todavía desorientado N.K. a unirse a su tren en la Capital. El precio de los fueros nacionales era la obsecuencia absoluta.

    Y, a diferencia de lo que hizo al dar sus primeros pasos, es claro que Agustincito aprendió de sus errores y ahora cumple sus promesas con empeño y dedicación.

    ResponderEliminar
  2. Esa simpleza de Rossi es la que lo lleva a argumentar con una lógica debil cosas tales como

    "[Cuando era gobernador] nunca se levantó contra la política económica durante los diez años de la Convertibilidad. Es más: firmó todos lo pactos fiscales que trasladaron a la provincia los sistemas de educación y salud, sin un peso de presupuesto. Con San Menem y San Cavallo. Y los firmó él. ¿Y habla de federalismo? La verdad que suena muy hipócrita"
    [Reutemann ] suena hipócrita

    Con ese argumento ataca a Reutemann, como también podría atacar a cualquier gobernador cuyo apellido reemplazes en el texto entre corchetes (me refiero por ejemplo a Kirchner). Y Rossi cierta autoridad tiene porque se alejó durante los 90 y se fue al frepaso, pero... Rossi no tenía mayores responsabilidades, en ese momento, por lo que probablemete tenía un discurso parecido al de Marcó, y hoy, con algo parecido al teorema de Baglini mediante, te puede plantear lo opuesto sin mayor pudor.

    Estas dos cosas de rossi me hacen pensar en algo que hace tiempo se viene diciendo por ahí... "se podía hacer otra cosa muy distinta a la que se hizo dada la configuración del mundo en ese momento", como una forma de evaluar instancias pasadas, pero como forma también de evaluar las decisiones presentes.

    creo que se me hizo largo y quedo medio desprolijo, espero que se entienda la idea, pero en general coincido con lo que plantea ud. olivera.

    saludos!

    ResponderEliminar
  3. Ulrich:
    Gracias por completar el CV de Rossi. Si todo el Rossismo de Rossi es un ejercicio de blanqueo financiero que puedo decirle... e último que apague la luz.

    Chacall:
    El oportunismo retórico e ideológico es una parte esencial del pragmatismo. Y no se trata de relativismo o tolerancia, poiciones que puedo compartir, como queda claro de las consignas típicas: "para un peronista no hay nada mejor que otro peronista" o "al campo lo quiero de rodillas".

    ResponderEliminar
  4. Rossi, probablemente, se adecue al perfil de políticos muy frecuentes en la Argentina: oportunista,sin ideas propias, falto de conocimiento tecnicos y de la humildad para buscarlos, soberbio, la politica es una forma de empleo para hacer negocios, etc. De pasión, ideales, espíritu civico, autocritica, capacidad de reflexión, busqueda de consensos: nada.

    ResponderEliminar
  5. ¿Sentis mal, doctor?

    ¡Diga 33!

    ResponderEliminar
  6. En este link, de un diario no precisamente kirchnerista, hay un perfil de Rossi mas ecuánime que lo expresado en este blog.
    Saludos


    http://www.lanacion.com.ar/edicionimpresa/suplementos/enfoques/nota.asp?nota_id=815411

    ResponderEliminar
  7. Nicolás:
    El link está incompleto. ¿Podrías ponerlo bien?
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  8. A mí el link me anduvo lo más bien. Si no, probá con:
    http://www.lanacion.com.ar/815411

    ResponderEliminar
  9. Ay que bonito Miguel. Cambiaste el nombre del blog, mandaste un bruto post (apostilla) que da para discutir tanto. Todo ahora, justo ahora.

    No te voy a decir más nada. Creo que sabés.

    ResponderEliminar
  10. Rossi fue militante desde los 80 en las JP "renovadoras". Centro de estudiantes en Ingenieria y esa bola.

    Se subió al tren K, pero cuando era el tren del 2%. Un oportunista, pero de una oportunidad poco promisoria. Néstor para esa epoca media menos q ATC.

    Si, se fue del peronismo en los noventas. Q queres q te diga, para todos los q se subieron en la fiesta menemista, para mi eso es una foja intachable del CV. En cuanto a ideologia y esas cosas, me gustaria q le cuenten esta costilla tambien.

    ResponderEliminar