lunes, 30 de marzo de 2009

Hormiga atómica

En varias ocasiones hablé de la hormiguita: acá, acá y acá.

La incompetencia del gobierno de CFK queda clara cuando dejan ir a un sanitarista de fuste para incorporar a la hormiguita.

La hormiguita - otrora endosada por Carrió - forma parte del chanta-progresismo, variante parlanchín del ladri-progresismo porque, a priori, no hay razones para pensar que afana pero habla y habla de la gestión aunque no hace nada.

Ayer en 3P repitió hasta el hartazgo la palabra "gestionar" (el karma progre, como si la derecha gestionara) pero la verdad es que la salud pública en Argentina empeoró a pesar de las mejoras presupuestarias.

Es terrible que sean estos asuntos los que acaben con las caretas. Terrible.

2 comentarios:

  1. Ginés también era un chanta.

    ResponderEliminar
  2. No se si Ginés era un chanta, lo que sé es que fue el único que le pudo torcer el brazo a los laboratorios...

    ResponderEliminar