martes, 22 de enero de 2008

La miseria de la clase alta argentina

Da cierto asco enterarse que los argentinos pudientes, para ahorrarse unos mangos, se entongaron con algunas embajadas para importar autos de lujo más baratos.

La cosa parece funcionar así (luego de leer varios artículos con pedazos de información). Las embajadas tienen derecho, según el artículo 50 de la Convención de Viena, a importar autos sin pagar el arancel de importación. Y luego de un período que, en el caso de Argentina, es de 1 año (esto no lo pude confirmar) pueden vender el auto en el mercado.

Aquí se abren dos curros posibles. Uno, la embajada "contrata" a un argentino que entonces puede usar el auto y luego del plazo, nacionalizarlo a su nombre. Otro, la embajada guarda el auto en el garage y al año se lo libera 0 km. Con un contradocumento de fecha abierta se cubre el riesgo del argentino, me imagino.

Aprovechar estas franquicias no es una novedad en Argentina. Ya pasó y aquella vez cayeron en la volteada varios ricos y famosos.

No puedo condenar la ostentación. No es ilegal. Y en esta sociedad de culto a la celebridad es casi una forma de ser entre la gente más acomodada.

Pero que para ahorrarse unos mangos, los argentinos con guita estafen al fisco con el objeto de mostrar el convertible en Punta del Este me parece una actitud miserable. Más, en una sociedad con los niveles de pobreza de la Argentina, una de cuyas causas es la evasión fiscal de la clase acomodada argentina.

Espero que esta vez haya más de un perejil en cana... espero. Me temo que no será así, en cambio.

PD: El rumor es que esto estaba en carpeta hace rato. ¿Por qué la demora?

19 comentarios:

  1. 1) Según El Cronista hoy, "el régimen de franquicias establece que la venta libre de un vehículo introducido al país en esas condiciones puede efectuarse transcurridos 4 años de la fecha de su ingreso al país".
    2) Lo de culpar a los "pudientes" no sólo de contrabandear sino de ser, a través de la evasión, responsables de la pobreza en la Argentina me suena "políticamente correcto" pero poco convincente. Es el típico círculo vicioso en el que estamos atrapados: si Menem se hace una mansión en Anillaco, si los K se compran medio Calafate (o más) por dos mangos, me parece que nuestro problema es mucho más amplio y complicado que la evasión de "los ricos". Pero, leyendo tus otros posts como hago siempre, se que sos consciente de, y te preocupan, estos aspectos también.
    (Si los "pudientes" hubiesen traido los autos via el Ministerio de Planificación en lugar del de Relaciones Exteriores, seguramente no hubiese habido problema. Ya aprenderán a hacer las cosas como es DeVido...) Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ya que estamos con este tema, veo que parte de la confusión sobre los plazos se debe a que El Cronista dice que la maniobra se hizo con autos que diplomáticos extranjeros basados aquí pueden traer al país (y vender tras 4 años) y que La Nación (no me fijé en otros diarios) habla de autos que pueden traer diplomáticos argentinos en el exterior cuando vuelven (y puden vender un año después). Me parece que la realidad se refiere al caso de La Nación.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cierto asco? A mí me da mucho, la verdad.

    El problema es que se puedan "entongar" con las embajadas, claro. Los diplomáticos son otro lindo grupo para dar asco. Se creen fuera de los límites legales muchas veces.

    Espero que salga a la luz las embajadas de qué países fueron.

    ResponderEliminar
  4. Ana: Según La Nación, son diplomáticos argentinos "con destino en Venezuela, Rusia y Bielorrusia, entre otros".

    ResponderEliminar
  5. Ft: el artículo del diario La Nación es un desastre. Para empezar se refiere a Mata como Embajador de 2da. Clase, una categoría que no existe para nuestra Ley del Servicio Exterior (20.957 - Art. 3). Debe ser Ministro de Segunda Categoría.

    Después: las exenciones impositivas se rigen por los Art. 23 y 34 que estipulan que los exentos de impuestos son el estado acreditante, el jefe de misión y el personal diplomático (que es definido en el art. 1 como diplomáticos "pertenecientes a la misión").

    Como esta Convención se aplica sólo a los diplomáticos extranjeros (no es posible que un diplomático argentino se encuentre de misión en su propio país) acreditados en el país es imposible que los diplomáticos argentinos estén involucrados en la compra simplemente porque no gozan de ninguna exención impositiva de ningún tipo.

    El más claro de los artículos al respecto es el del diario Clarín
    http://www.clarin.com/diario/2008/01/22/elpais/p-00701.htm

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. En relación a los involucrados el artículo debió decir que eran diplomáticos venezolanos o rusos acreditados en La Argentina.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  7. Una presición más es necesaria: el Link de Miguel lleva a la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares. Sin embargo creo que aquí la estafa se relaciona a la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas. En todo caso ambas Convenciones estipulan (la de Relaciones Diplomáticas en el Art. 36 y la Consulares en el art. 50) la exención de derechos de aduana a los objetos de uso oficial o de uso personal del personal diplomático.

    ResponderEliminar
  8. Olivera creo que el punto a destacar es que la denuncia surgió de la Auditoría Interna de la Cancillería.

    Usted dice que hay rumores de cajoneos, puede ser entonces una jugada en el match políticos vs la casa.

    El diario La Nación suele ventilar la visión de la Casa, será cuestión de seguirlos.

    ResponderEliminar
  9. El curro de los autos de las embajadas es más viejo que la injusticia. De hecho antes de 1977 era la única vía de entrada de autos importados (junto con los discapacitados)
    El tema es si se cumplió con las normativas vigentes o no. Si se cumplió, es un curro más, de los tantos que hay, y no es cuestión de demonizar a nadie.
    Y si la normativa no se cumplió, deberían pagar la multa, y ver las responsabilidades de los registros del automotor (otro curro), que son los que tienen que aplicar las normas y no lo hicieron

    ResponderEliminar
  10. Uy, mi abuelo le compró un Peugeot 403 al cónsul general de Francia... pero creo que en 1965 más o menos. ¿No caeré yo en la volteda?

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Rodrigo. Concuerdo ahora con que el informe de La Nación era un desastre. Tanto me confundió que hasta me tentó borrar mis dos comments aquí, pero me pareció desprolijo hacerlo. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Rodrigo:
    Gracias por tu aporte. Tenés razón en todos los puntos (aclaré que poco sabía de esto). Pero esto confirma que en un año o menos podés tener el auto y no es necesario esperar.

    Estuve preguntando a periodistas trabajando en la investigación. Los rumores son que hay muchas embajadas involucradas entre latinoamericanas, asiáticas y africanas. También, que los mecanismos que insinué eran utilizados: se recibía el auto enseguida y se figuraba como personal diplomático (y la chapa era diplomática) y/o se guardaba un tiempo y se nacionalizaba prácticamente 0 km.

    También se cuenta que hay un par de concesionarias de autos muy conocidas (multimarca de lujo) que están involucradas.

    Hay un punto más serio. ¿Por qué indignarse por esto y no por todas las otras miserias que andan dando vuelta? Todas importan. No estoy muy seguro porque está me molestó más otras, pero lo hizo. Que va a hacer.

    ResponderEliminar
  13. En algunos comentarios se observa la cantilena ya conocida: "si los K roban, qué importa si otros roban". Lo que nos lleva a un problema un poco más interesante: para los que esgrimen tales argumentos, lo que importa en las denuncias (las ciertas y las falsas) contra los K ni las tropelías reales o imaginarias que éstos cometan. Lo que realmente importa es el rechazo a la política que llevan adelante. Los fallos legales y morales en que pudieran incurrir no son, por tanto, más que instrumentos que se confía sean aptos para demoler a esa política.
    No tengo inconvenientes en admitir que mi caso es el opuesto. Como esa política, no siendo la mía, sí es la que mejor entre las que podrían aplicarse en la realidad y dadas las relaciones de fuerza vigentes, considero secundarias las cuestiones de corrupción.
    En el caso concreto de los autos, como opino que el que quiere autos de lujo tiene que pagarlos lo que valen (o más) me indigna que existan estos resquicios legales para que los obtengan a menor precio.
    Como siempre, lo mío es "parti pris". A igual que todos, sólo que yo lo digo a cara descubierta.

    ResponderEliminar
  14. es la gran Susana, nada mas

    pero una frase me molesto, y eso que no pertenezco

    Más, en una sociedad con los niveles de pobreza de la Argentina, una de cuyas causas es la evasión fiscal de la clase acomodada argentina

    si definimos como clase acomodada a quienes tienen casa y auto, como pareceria, son los mismos que sufren las exacciones de los ipuestos y la caza en el zoo

    Me extraña Olivera, analize un poco como se pagan impuestos aca, y despues, utilice un calificativo asi, me suena a Stalin y los kulaks

    ResponderEliminar
  15. Andres,

    Tu admisión de que te importa la política que lleva adelante un gobierno y que la corrupción es anecdótica es muy sincera. Y es cierto, es una posición compartida por muchísimas personas de izquierda y derecha en Argentina.

    De todas maneras, creo que cabe reflexionar que esa manera de pensar es incompatible con una democracia republicana, que supone la alternancia de sectores con visiones y opiniones diferentes de la realidad, que respetan una serie de reglas de juego básicas (p.ej: la ley).

    Ojo, no te estoy diciendo esto desde una postura de presunta "superioridad moral" tipo CC. Simplemente, te digo lo que leo entre líneas en tu comentario.

    Rodrigo DR (no soy el de los comentarios anteriores)

    ResponderEliminar
  16. Andrés el Viejo: no veo esa cantinela en ninguno de los comentarios. El que más se acerca, supongo, es uno de los míos pero, leído con un poco de atención, no es lo que dije.

    ResponderEliminar
  17. No es raro para nada que los articulos de La Nacion sean un desastre.

    La estrategia de La Nacion es sembrar miedo, incertidumbre y duda (Fear, Uncertainty and Doubt) sobre todo lo que haga el gobierno. Asi que si la denuncia partio del gobierno sera calificada como "sugestiva", "extraña", y se citaran "algunas fuentes" (nunca nombradas" y se abusaran de terminos como "habria" "seria" "al parecer", etcetera.

    Si el proceso es correcto, se cuestionaran las formas, si las formas son las correctas, se cuestionaran las personas, si las formas y las personas son las correctas, se cuestionara el timing.

    FUD: Fear Uncertainty and Doubt.
    http://en.wikipedia.org/wiki/Fear%2C_uncertainty_and_doubt

    PD: Te corrijo Olivera, yo no creo que estas actitudes vengan de la clase alta exclusivamente, tambien existen en la clase media (el taxista que paga para que le borren las deudas de transito en el GCBA y lo confiesa orgulloso como ¨piolada¨ al eventual pasajero), y la clase mas baja (lo vi el otro dia) dos cartoneros mojando los cartones para que pesen mas.

    ResponderEliminar
  18. Fernando, el modo subjuntivo y las formas potenciales las usan todos los diarios, incluso P/12, porque es una denuncia. Hay procesos en marcha y los sospechosos cuentan con presunción de inocencia. Desde la doctrina del fallo de la Corte "Campillay c/ Diario La Razón", ésta es la forma en la que los diarios deben referirse cuando informan sobre la probable comisión de delitos. No te preocupes tanto por el gobierno, que es grande y se sabe cuidar solo.

    ResponderEliminar
  19. ulrich en cuanto al abuso de potenciales en La Nacion, no estaba hablando de este caso en particular, sino de muchisimas otras notas donde se citan fuentes sin nombrarlas como "un empresario que no quiso dar su nombre por temor a represalias del gobierno". Sospecho que ese empresario es siempre el mismo, o que directamente no existe.

    ResponderEliminar