lunes, 21 de enero de 2008

Nasty

Mis miles de lectores (y sí, son miles de acuerdo a Google Analytics, algo que me llena de orgullo... o son 10 que entran 1000 veces por mes a la página lo que también me llenaría de orgullo, aunque menos... no serían lectores sino fanáticos) saben que soy un pesimista consistente acerca del escenario internacional (con un toque de optimismo: Argentina nunca estuvo mejor frente a un shock negativo).

Voy a resumir.

Creo que estamos a la vera de un proceso de desapalancamiento (credit crunch) que se va a extender por toda la economía.

Creo que las inyecciones de liquidez de la FED poco pueden hacer.

Creo que Bush se equivoca con su programa de expansión fiscal de 1% del PBI: 1) hay que ir por el gasto y no por el envío de un cheque a los contribuyentes y 2) a la vez no hay que empeorar la posición fiscal de EEUU para lo cual hay que revertir los recortes impositivos a los ricos, que costaron varios puntos porcentuales de PBI, y gastarlo en seguridad social y en obra pública.

Así que a menos que gane un demócrata dispuesto a hacer esto último, lo que viene son años desagradables para los norteamericanos y todos aquellos cuyo PBI está correlacionado con el de ellos (que es casi todo el mundo).

11 comentarios:

  1. Y yo soy una optimista consistente, así que podemos hacer un promedio y decir que tan grave no va a ser.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. y yo, que leo el post de Olivera mientras suena Vinicius y Tonquinho desde un disco de 1975, digo que sean pesimistas o sean optimistas, estamos en el horno con Bush, Ms. Clinton, Néstor o Ms. Kirchner, así que no queda otra que cervecita, buena música, algo de Sol (no mucho, por el agujero de ozono, vio?) & good show...

    ResponderEliminar
  3. Olivera ¿¡Como que los baldazos de dinero de la FED poco pueden hacer!?

    Hay liquidez de sobra, el credit crunch desaparece en poco tiempo con una reactivación de préstamos a tasas mucho mas bajas que las de ahora.

    EEUU tiene que subir sus impuestos y reajustar su gasto publico (sobre todo el bélico).

    Otra cosa que haria es subir fuerte los impuestos sobre coches de lujo con cilindrada mayor a 2 litros. Eso de andar en Hummer con el barril en 100 dolares no es buena idea para un pais.

    El del 0.33%

    ResponderEliminar
  4. Miguel,

    Yo creo que el error más grave del paquete de salvataje de Bush fue el timing. Esperaron a que la economía este a punto de entrar en recesión para querer salvarla. Es como darle un vasito de agua fresca a un boxeador que está por perder por K.O.

    Se acordaron un poco tarde me parece.

    Abrazo,

    Vito

    ResponderEliminar
  5. Olivera, Hilary no anda por ahi prometiendo cosas similares a las que usted quiere (y yo tambien)?.

    Al final parece que el escarmiento por el moral hazzard que nos recomendaba Anne Krueger años atrás, será aplicado por ellos mismos.

    ResponderEliminar
  6. Subir impuestos?? Leo bien, Olivera pidiendo suba de impuestos??.

    Creo que las chances de que pase eso son NULAS mientras gobierne la dictadura del libre mercado, los ideologos de la Reganomics y el "Estado Malo".

    Mientras uno piense que el Estado es la causa de todos los males, mal puede pedirse el financiamiento del Estado.

    En palabras de Krugman:

    "FIGHT THE FUTURE

    One of the reasons conservatives want tax cuts is, of course, that
    they believe that lower taxes will lead to economic growth. But the
    conservative case for tax cuts goes deeper; it rests on political
    economy as well as simple economics.

    A defining feature of the conservative agenda is the desire for "smaller government". Conservatives would like to see Lyndon Johnson's Great Society and maybe even Franklin Roosevelt's New Deal rolled back, and certainly would not like to see the United States become more of a welfare state, to become more like Sweden or Canada.

    One way to promote smaller governments is directly: you oppose
    proposals for new social programs and try to cut existing programs.
    But you can also work toward that goal indirectly, by making sure that future politicians find it hard to pay for social programs".(...) "So,
    an important reason why conservatives want to cut taxes is that they want to keep the federal government hungry; they don't want money readily available to finance new programs, or even to maintain old ones. And some conservatives are playing an even deeper game: they believe that they can create a self-reinforcing cycle of government downsizing."

    De "FUZZY MATH - The Essential Guide to Bush's Tax Plan"] publicado en 2001.

    Aqui en Argentina tenemos los disipulos de los creadores del meme del Estado Malo... el C.E.M.A., Cachanosky, y las editoriales flamigeras de La Nacion que hablan del "Estado Asfixiante", etcetera.

    ResponderEliminar
  7. mariano:
    No entiendo. Una política fiscal más contractiva difícilmente pueda con el credit crunch. Y no, no creo que alcance con la baja de tasas. Ahora se viene la flexibilidad en los requisitos de capital de los bancos.

    musgrave:
    Me imagino que Hillary y Obama están cerca, si. Además, es medio de libro de texto keynesiano.

    vittorio:
    ¿Y cuál era el leading indicator? La verdad es que la economía de los EE.UU., dejando afuera el sector inmobiliario, venía bien. Y de hecho Bernanke está respondiendo a datos financieros, no de la economía real (siempre con excepción del housing).

    Fernando:
    Subir impuestos a los ricos y aumentar el gasto público dirigido a todos. Eso es porque hoy EEUU tiene una posición fiscal mediocre y desahorrando aún más puede empeorar más las cosas.

    ResponderEliminar
  8. Olivera, entiendo perfectamente tu punto, tecnicamente. Lo que te digo, y me parece que no entendiste, es que creo que hay sectores que no se mueven solo por lo tecnico sino por el dogma.

    Y el dogma de esos sectores los lleva a buscar el "small government" o "estado pequeño". Una forma de lograr eso -como dice Krugman- es indirectamente, es decir, dejando al Estado en "deficit permanente" para que no tenga posibilidad de volver al Welfare State.

    Te suena al discurso del Mingo y Cia. que los deficits fiscales no eran de por si malos, mientras llegaran capitales que lo financien?

    ResponderEliminar
  9. fernando:
    No tengo dudas que hay sectores que son más dogmáticos. En principio, no hay tal cosa como algo puramente "técnico"... siempre tenés que hacer supuestos en el análisis que tienen algún componente más o menos fáctico, más o menos normativo. Si es cierto que hay sectores más dogmáticos y la derecha de la derecha republicana es sin duda un caso en cuestión.

    ResponderEliminar
  10. Yo les tengo mas miego a los fundamentalistas que no son exactamente "la derecha de la derecha" (esos serian los neocons) sino a los fundamentalistas de libremercado. Los admiradores de Ayn Rand, los cachanoskys, los Ron Paul.

    Los que son progresistas en muchos sentidos (derechos y libertades indivuduales), hasta anti-clericales en muchas circustancias, pero viscerales anti-Estado en todas sus formas.

    Queres ejemplos? www.cato.org, adiosalestado.blogspot.com y toda la serie de blogs ultras "mas liberales que los liberales" que suelen linkear a paginas de Malu Kikuchi o Cadal y cia.

    Te recomiendo leer:

    The Cato Institute: libertarian, in a coporate way
    http://www.accuracy.org/article.php?articleId=51

    Salute
    FC

    ResponderEliminar
  11. Buenos motivos han tenido los especuladores para tomar el paquete de "estímulo económico" de Bush a lo trágico, como una soprano de ópera.
    Lamento diferir, pero la crisis no es un problema financiero puro (como si tal cosa pudiera existir).
    Una sociedad que sólo mantiene sus altos estándares de consumo gastando a crédito no es sólo un problema financiero, es un problema de desequilibrio profundo entre producción y consumo.
    Un Estado que sólo puede seguir adelante endeudándose no es sólo un problema financiero, es un también un problema de desequilibrio. Con un agravante: muchos Estados han tenido que funcionar así en épocas de guerra, pero se trataba de situaciones transitorias. Lo de EE.UU. hoy es diferente: sus guerras ya han durado más que la IIGM y nada indica que vayan a terminar, como no sea en una retirada catastrófica (que es lo más probable, pero tardarán en rendirse a la evidencia).
    Que un país sea incapaz de compensar sus compras y sus ventas a largo plazo (largo en serio, más de medio siglo) habla también de un desequilibrio profundo.
    Las manifestaciones de todo esto son financieras, pero sus raíces no.
    El paquete Bush no atiende a nada de esto y, por el contrario, amenaza agravarlo. Una cosa es meter el cebador keynesiano y otra es meterse en cuentas impagables como un idiota. A fuerza de nuevos fondos para Irak el déficit presupuestario llegará a 250 mil millones de dólares, a lo que hay que sumar otros 100 mil por la nueva reducción de impuestos. ¡350 mil millones de déficit, 1,43 veces el PIB argentino a tipo de cambio y 0,67 a ppa!
    Agravar un desequilibrio presupuestario ya excesivo podría tener un efecto reactivador si fuera aumento del gasto público social, estimulador de la demanda. Pero es obvio que la rebaja de impuestos a los ricos (ya beneficiados por las anteriores desde 2001) sólo libera más fondos para la especulación financiera.
    Especulación financiera que, por otra parte, se ve alimentada con plata fresca de la rebaja de tasas, con lo que veremos hincharse y estallar nuevas burbujas.
    ¿El fin del mundo? No lo creo. En primer lugar, la hegemonía norteamericana está muy limitada, al menos económicamente. Su crisis afectará a la economía mundial, pero no en la misma medida que antes. Segundo, esa economía norteamericana sigue teniendo una fuerza que le permitirá recuperarse, tras un inevitable período de destrucción de capital ficticio, tal vez de algún capital real y, sin duda, de sufrimientos para los más desfavorecidos.
    Pero esa recuperación no vendrá de la mano del "estímulo" bushiano, que más bien equivale a apagar el fuego con baldes de nafta.

    ResponderEliminar