lunes, 4 de junio de 2007

La derrota y la coherencia

La derrota y la coherencia no se llevan bien, como puede darse cuenta cualquiera que relea mis apostillas futboleras.

A Cerruti le pasa lo mismo, excepto que yo no jodo a nadie y ella gobierna. Dice hoy en Página K que:

"Nuestro gran déficit fue no haber dicho que Macri es el hombre de los negocios en la ciudad".

Sin embargo, Clarín cuenta que, nada menos que en el cierre de campaña, Telerman dijo que Macri:

"no quiere gobernar la Ciudad sino usurparla para hacer negocios".

Lo que tenía que hacer Cerruti es no inventar justificaciones tontas y, quizás, considerar volver al periodismo.

1 comentario:

  1. Cerruti demuestra que puede ser peor política que periodista, lo q ya es bastante decir

    Mejor, que se dedique a quehaceres que no requieran de la interacción con otras personas, así al menos se ahorra el ridiculo

    ResponderEliminar