jueves, 10 de septiembre de 2009

Daños colaterales

Todavía releo incrédulo la entrada Ocañita de Ramble. Artemio se indigna por los "maratónicos raid televisivos" de Ocaña, los que adjudica a la intención de "erosionar en este momento político crucial , a la estructura organizativa más robusta que aún permanece aliada al debilitado oficialismo."

Que Ocaña no me resulta en nada simpática, no es una novedad. Más aún, haber parado el Remediar con la solapada intención de encontrarle un chanchuyo a GGG es en sí una decisión que merece años de carcel porque especula con las vulnerabilidades más serias por una intención política.

Hasta puedo entender que a alguien se le ocurra que es la nueva Mucci (jamás le asignaría tanta entidad y, en caso de hacerlo, probabilidades significativas de éxito). Pero hasta acá...

Sin embargo, ignorar que lo que está en juego es una organización mafiosa, con claras patas sindicales, políticas que rozan (por no decir financian) parte de la maquinaria política K y seguramente de otros partidos, me parece, por lo bajo, una bestialidad.

Poco me interesa a mi la intencionalidad política de los DDHH que pueda estar detrás de las decisiones del gobierno de Kirchner pro-verdad y pro-justicia. Poco y es una anécdota sobre motivaciones. No me gusta la sobre-actuación. Pero si algo va a quedar de los K es eso... y si siguen borrando con el codo de la mala política económica, no mucho más. El asunto es que se hizo algo por los DDHH. Punto. Luego discutimos matices.

Que Ocaña haga todo el "raid televisivo" que se le ocurra hablando mal de los dirigentes sindicales que lucran con la peor enfermedad, la crónica, la terminal, la que llaman "especial", una caja de la que nunca se quieren desprender. Porque cuando se muere un oncológico, un trasplantado, o un HIV-positivo ¿a quién se le ocurre investigar la causa?

Si la presidenta llamó al exterminio político de la dictadura "genocidio", entonces acá tenemos otro Nunca Más.

6 comentarios:

  1. Miguel,
    Cuando alguien sensato como Artemio se alinea con los que defienden lo indefendible, es que estamos perdidos.

    ResponderEliminar
  2. Siempre fue algo incomprensible el respeto y hasta simpatía que le profesan a Artemio López la mayoría de los economistas.

    Visto desde afuera del ambiente no se entiende mucho, ya que siempre fue evidente que es un militante rentado con dineros públicos, y lo lógico sería que su consultora privada fuera blanqueada -si cabe el término- como ong o como uno de los "movimientos sociales" amigos del poder.

    Aclaro que lo digo sin intención de ofender, porque supongo que amistades y afectos cambian la perspectiva de las cosas, o tal vez haya méritos que no le conocemos, que se yo.

    ResponderEliminar
  3. Pareciera que para AL, es más importante que no erosionen "la estructura organizativa más robusta que aún permanece aliada al debilitado oficialismo." que la mafia sindical que está matando gente.

    ResponderEliminar
  4. Acuerdese Olivera que nos gustaría charlar con usted en La Bloguera.
    lablogueraradial@gmail.com

    ResponderEliminar
  5. Quizá Artemio se refiera a un orden de correlatividades en esto de erosionar estructuras.

    Olivera lo invitamos, así de improviso, a que se escriba unas líneas deportivas desde su visión económica (o la que quiera).

    caligula_festh@yahoo.com.ar

    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  6. Donde hay un mango, ahí estará AL. ¿O piensan que es por ideología?

    ResponderEliminar