miércoles, 7 de julio de 2010

Seinfeld... la vida misma

¿Para qué estudiar economía si uno puede simplemente ver Seinfeld? Leía un (poco interesante) reportaje a Steven "Freaky" Levitt que cito en su parte final:
Q: In your new book you argue that people are probably even more selfish than we think.
A: It's complex. The percentage of income people give to charities is on the order of 3%. Research my colleague John List is doing suggests that even when people do give, they don't give willingly except when someone's watching. He's looked at how people react when a person comes to the door asking for a charitable contribution. When he tells people in advance that there will be someone coming at a specific time, people either aren't there or don't open the door. Social pressure is behind a lot of contributions rather than altruism. If you and I were on TV and you'd just won the lottery and I asked you to give some to children in Haiti, you'd have a very hard time turning me down. But what if I sent you a letter in the mail making the exact same request?
 Me acordé de The Calzone de Seinfeld donde George se mete en problemas cuando da una propina justo cuando el pizzero se da vuelta e intenta recuperarla.

Una propina no es caridad pero el principio tal vez no sea muy diferente (de paso, no hace mucho en un bar de aeropuerto me pasó la mismo... lección aprendida, resistí la tentación de meter la mano en el vaso de las propinas).

5 comentarios:

  1. Qué buen video, Javier!
    A mi no me parece tan malo que la gente de caridad por motivos egoístas. Después de todo, lo importante es que se haga caridad y no los motivos por los que se hace.
    Te invito a pasar por QLP donde Sam escribió un post breve también sobre seinfield y un paper de Avinash Dixit donde se valuaba una opción real de un capítulo de la serie.
    saludos,
    frank

    ResponderEliminar
  2. Frank, no dije que fuera ni malo ni bueno. Fue un argumento positivo antes que normativo. Acabo de leer la entrada de Sam, muy buena (para los vagos, acá).

    Comentarios: i) Va con mi hipótesis de que toda la economía necesaria está en Seinfeld. ii) Curiosidad: Sam publicó unas horas antes que yo aunque, veo, con otro sentido. iii) Realmente me gusta más el Dixit de "Lawlessness and Economics" antes que el que hace modelitos, pero son gustos. Dixit es un maestro.

    ResponderEliminar
  3. Frank:

    Acabo de encontrar que Levitt lo hizo antes:
    http://freakonomics.blogs.nytimes.com/2010/07/07/the-economics-of-spongeworthiness/

    ResponderEliminar
  4. "Una propina no es caridad pero el principio tal vez no sea muy diferente".

    Creo que si es diferente. Hay toda una carga institucional, cultural, y de expectativas en el hecho de dar una propina.

    Ejemplo 1: En Japon nadie da propinas, porque dar propina es considerado un insulto: presuponer que el que recibe no cumple bien su tarea salvo que se lo "coimee" para hacerlo (de alguna manera, en Japon a la propina se la puede relacionar mejor con nuestro concepto de "incentivacion" en el futbol profesional).

    Ejemplo 2: Lo que se espera en cuestiones de propinas difiere de cultura a cultura (ejemplo: 15% en Estados Unidos, a veces nada en Argentina) y esta acordemente internalizado en los costos (al ir a un bar en USA uno sabe que va a dar una propina de 15%, o en Argentina depende donde vaya, hasta uno sabe que si no da nada esta todo OK)

    ResponderEliminar
  5. Javier,
    Probablemente el que me reenvio el paper de Dixit lo encontró en Freakonomics (preguntaré).

    Ayer "tuve" que volve a ver The Sponge. Y de paso, The Pool Guy.

    ResponderEliminar