martes, 22 de diciembre de 2009

... abandonando el barco

Y si Narigón... bajate ahora que todavía hay tiempo.

1 comentario:

  1. No creo que largue. Hay una extraña dependencia psicológica o el convencimiento que, sin él, los desatinos de Diego serán, si cabe, mayores.

    ResponderEliminar