lunes, 14 de diciembre de 2009

Murió Samuelson

Una versión más corta, edulcorada y mal editada salió en CD.

A los 94 años, murió el autor del libro de texto más famoso en economía… “Economía”, publicado en 1948. Vendió varios millones de ejemplares, se tradujo a más de 20 idiomas, hoy va por decimonovena edición. Los estudiantes llamábamos al libro “el Samuelson”.

La intención original de Samuelson tal vez fue mejorar sus ingresos frente a una familia que creció abruptamente por trillizos. Sin embargo, Samuelson le asignaba una importancia enorme a influir en la formación de los economistas: “no me preocupa quien escribe las leyes de la nación, o quien prepara sus tratados, siempre que yo pueda escribir los libros de texto económicos”.

Samuelson fue un escritor prolífico. Su “Colección de Artículos Científicos” publicados va por el quinto volumen e incluye cientos de ensayos técnicos. Escribía a un promedio de un artículo por mes.

Hizo su doctorado en Harvard, donde presentó su disertación doctoral frente a dos de los más grandes economistas de la historia: Schumpeter y Leontieff. Se cuenta que cuando Samuelson terminó de presentar las principales ideas de su tesis, el primero de los examinadores le pregunto al segundo: “¿Y Wassilly? ¿Te parece qué aprobamos?” Ellos, los examinadores, dos de los más grandes economistas de todos los tiempos, pasmados por un jovencito.

Al poco tiempo se fue de Harvard al MIT seguramente por el antisemitismo prevalente en la Harvard previa a la segunda guerra era importante. Galbraith cuenta en su autobiografía que, como Profesor de Harvard, buscaba atraer a los estudiantes judíos porque si habían llegado hasta ahí seguramente eran excelentes. Solow cuenta que alguien inteligente, o judío o keynesiano no conseguiría trabajo allí: ¿qué le esperaba entonces a este inteligente judío keynesiano?

Aunque keynesiano, Samuelson no creía en las interpretaciones “religiosas”. Políticamente, Samuelson se definía como demócrata pero a la derecha. Su gran adversario intelectual fue Milton Friedman, uno de los grandes críticos de la intervención del estado en la economía. Samuelson entendía que tenía que llevar la economía al público no especializado y aceptó una propuesta de la revista Newsweek para publicar una columna semanal. También aquí fue prolífico: como autor de divulgación, muchas veces polemizando con Friedman, escribió más de 2000 artículos. Y escribía muy bien, especialmente teniendo en cuenta que su estilo académico era casi exclusivamente matemático.

La importancia de la divulgación, repito... Samuelson lo entendía. Los economistas argentinos tienen pruritos para discutir entre ellos, que no deberían tener. Dentro de los límites, tiene que haber espacio para el disenso. Samuelson lo hacía con estilo, en público y en privado. Una vez, le dijo a Thomas Balogh: "Tommy, acabo de leer en el Financial Times un artículo horrible al que alguién le puso tu firma... deberías hacer algo al respecto".

No soy precisamente fanático de su estilo: Samuelson decía que la matemática era una taquigrafía, completamente neutral. Su obra cumbre, los Fundamentos del Análisis Económico, derivados de su tesis doctoral, estaba encabezaba por la frase clásica de Gibbs: "La matemática es un lenguaje". Años después, Daniel Heymann me contó que Axel Leijonhufvud estuvo tengado de encabezar su obra cumbre, con otra frase: "El inglés también es un lenguaje". El estilo de Samuelson consistía en reducir los problemas a su mínima expresión y, casi siempre, expresarlo como un problema de optimización con restricciones. Casi podría hacer un caso, pero esto es un obituario simpático, que Samuelson no le hizo bien a la economía con sus Fundamentos pero creo firmemente que si no era él, era otro.

Pero, no puedo no decirlo, la matemática no es neutral. Cuando hacés un ejercicio de optimización con restricciones supones que la brecha entre la complejidad del mundo y tu capacidad de procesamiento permanece constante. Por eso es que obtenés el resultado trivial de que aumentar el set de oportunidad en general mejora a las personas. Y, por caso, desregular siempre es bueno porque implica relajar una restricción. Pero ¿qué pasa si la complejidad del mundo aumenta más rápido que tu capacidad de procesamiento? Pasan un montón de cosas interesantes... (escribió Lance Taylor que el problema con las finanzas neoclásicas es que no pasa nada interesante).

El mejor caso anti-Samuelson, pero el más difícil de leer, es claro el de Mirowski pero hay cientos... La Deirdre McCloskey (es decir, Donald luego de cortarse las pelotas) acusó a Samuelson y su prole de hacer "economía de pizarrón". Creo que Samuelson entendía los límites de lo que hacía - de hecho, no era neoclásico en la macro... no mucho al menos - y fueron sus seguidores los que llevaron todo demasiado lejos... como suele suceder.

Pero críticas aparte (quien soy yo, economista bostero, para criticar a un prócer), es difícil encontrar una parte de la economía en la que Samuelson no haya hecho una contribución: macroeconomía, microeconomía, finanzas, economía internacional, economía del bienestar. Nadie pasa por la carrera sin leer varios artículos de Samuelson en todas las materias básicas. No creo que se pueda decir lo mismo de algún otro economista moderno (¿Arrow tal vez?).

5 comentarios:

  1. si señor, vi la nota en cd, la verdad te hicieron quedar mal con eso de editarla pa cualquier lado.

    especialmente si uno ha leído los artículos de nyt y el país al respecto ;)

    ResponderEliminar
  2. Pablo:

    Salvo el comentario de los trillizos, lo del NYT es bastante estándar. El artículo de EP no lo lei. Mi obituario tiene 6 ó 7 fuentes, algunas de ellas inusuales te diría. Y algunas opiniones. Ninguna pretensión de originalidad, dicho sea de paso.

    Musgrave:

    Gracias. Nos vemos mañana.

    ResponderEliminar
  3. La gente de crítica no entendió la anécdota de Schumpeter y Leontieff! (justo es decirlo, acá le sobra una tilde).

    ResponderEliminar
  4. Miguel, muy buen obituario. Genial el link al paper del Heiner. no lo tenia, super interesante, te agradezco. Me sorprendio que no mencionaras a la familia Samuelson: su hermano robert summers (que se cambio el apellido como el hermano mayor de la familia y produjo la Penn World Table con Heston) se caso con la hermana de Arrow y tuvieron a Larry. Una vez escuche culpar a Deidre (habia necesidad de ser tan explicito con ella?) a toda la familia en la gestacion de la "Samuelsonian Economics".
    Respecto a tu comentario final, creo que te olvidas de Stiglitz; es casi imposible abrir algun Handbook y no encontrar una contribucion suya. El ultimo de esa estirpe, diria.

    un abrazo

    Martin Rapetti

    ResponderEliminar