jueves, 24 de diciembre de 2009

El debate que importa

Vía FP, y un debate que importa como el de la universidad pública, llegúe a este artículo...

¿Cómo alguien puede hablar de "gratuidad" en Alemania sin entender que allí no entra el que quiere sino el que puede (el que aprueba los exámenes) y que es super competitivo? Este tipo es un nabo o tiene mala leche... o una combinación lineal de ambos. Lo "gratuito" no quita lo elitista, obviamente.

Economía 101: los precios no son el único mecanismo de racionamiento; las cantidades y la calidad también lo son.

La universidad pública gratuita y con ingreso irrestricto sólo puede transcurrir en la imaginación de los progres populistas argentinos.

Siamo fuori.


7 comentarios:

  1. Si, me pasé con lo de nabo... pero aún con mi ánimo de debate, hay gente que me saca...

    ResponderEliminar
  2. Comparto plenamente el punto. Pero el enano ortógrafo que llevo dentro no puede dejar de señalar que hay un par de erratas en el texto, la segunda siendo que debería decir "siamo" fuori. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias FT. Corregido. ¿Cuál es la primera?

    ResponderEliminar
  4. Olivera, "nabo" suele ser un eufemismo para palabras mas fuertes. Está muy bien usada.

    ResponderEliminar
  5. Pensar que una universidad gratuita es elitista porque solo acepta a los mas capaces es realmente una demostracion de que quien lo dice nunca podria entrar en una universidad como la gente. El elitismo es la proteccion y perpetuacion de las elites prescindiendo de sus merecimientos. En cambio, seleccionar a los mejores para cada actividad es un principio racional; por eso en la seleccion de futbol esta Lionel Messi en vez de estar todos nosotros. Hablando de nabos, creo que es una hortaliza muy abundante en la actualidad.

    ResponderEliminar
  6. Estimado Olivera:
    Sus posts siempre son interesantes, pero Ud. se limita a lo que conoce bien, y por eso no encuentro muchos aportes a la política práctica.
    Alguno de sus comentadores no se restringe tanto, y por eso me ha dado una idea que puede servir en la muy difícil tarea de reconstruir la Universidad argentina.
    Propongo que nos pongamos de acuerdo en afirmar que el elitismo es una cosa muy mala, casi tanto como el fascismo (No necesitamos una definición estricta, como tampoco la usamos con el fascismo).
    Con ese simple procedimiento, impulsaremos un examen de ingreso exigente. Como ha sucedido en el pasado, el progresismo y los que se aprovechan de la mediocridad actual dirán que es discriminar a los que deben trabajar o no han tenido en sus casas tutores y bibliotecas para prepararse...
    Ahì podremos contestar "NO! La que discrimina es la univ. Elitista!, que Uds. ocultamente favorecen. Nosotros queremos la universidad selectiva y popular!" y listo.
    Felices fiestas

    ResponderEliminar
  7. Perdón, le debía el otro errorcito ortográfico: "llegúe"
    Saludos

    ResponderEliminar