sábado, 9 de enero de 2010

Al pan pan

Tenés razón Gustavo cuando me decís: "estoy complicado (...) con mi laburo (...) pensaba colgar el blog un ratito (...) pero no opinar ahora ahora (...) no era una opción". O, como diría el Corleone-Pacino: "Just when I thought I was out... they pull me back in".

Empecemos.

La propuesta de pagar deuda con reservas está lejos de ser una locura. Al contrario, es una decisión de política económica defendible si se hubieran atendido dos objeciones fundamentales:

1) la oportunidad de la decisión
2) el riesgo de embargo de las reservas

Empiezo por el timing. En septiembre, octubre de 2008, varios economistas le pedíamos a gritos al gobierno (no vale la pena identificar a quien) que la recompra de deuda no fuera a cuentagotas sino que se hiciera con un poder de fuego de varios miles de millones de dólares. Y seguimos pidiéndolo por buena parte del 2009. Claro, había que tal vez modificar la ley de administración financiera, tal vez expandir un poco más el financiamiento del BCRA al Tesoro, quizás en forma transitoria.

Sin embargo, recomprar deuda que rendía 30%, 40%, aún más, en dólares era obvio, urgente, imprescindible. Además, era un negocio bárbaro para los argentinos. Tanto así que los privados que lo hicieron ganaron 100%, 200%, 300%. Una parte importante de esa ganancia (no toda ya que obviamente recomprar sube los precios) debió hacerla el sector público; es decir, todos nosotros (disgresión: las boletas que vienen con la leyenda "subsidio del estado nacional" deberían decir, también, "que somos todos"). De hecho, el BCRA compró, y algún otro bolsón de liquidez pública compró. Faltó visión, decisión. O sobró voluntad de que el negocio lo hagan otros.

Hacerlo ahora implica, eventualmente, una ganancia de capital de ¿10%?¿20%? Una vez más el estado argentino, bobo y lento, o simplemente cooptado, llega tarde a la fiesta. ¿Por qué no se hizo antes? Porque el gobierno no necesitaba la plata para continuar expandiendo el gasto público al 30 ó 20 y pico por ciento.

El riesgo de embargo también hay que considerarlo. Las cuestiones formales importan: una cosa es financiamiento del BCRA al Tesoro. Otra, manotear las reservas cada vez que al Tesoro se le ocurra. Esto último confunde los balances del BCRA y el Tesoro y pone en duda la soberanía de las reservas, habilitando a que un juez en los EEUU aplique la doctrina del alter ego. ¿Va a pasar necesariamente? No, pero puede pasar. Pero la horrible implementación, caprichosa, de abogados de cuarta que creen que se las saben todas, que hizo el gobierno nos ponía a tiro.

En cuanto a las otras formas, que importan, ya hablaron mejor Gustavo y Ulrich; de paso, este último reconoce que "resulta razonable que los directores del BCRA hayan reaccionado con prudencia, más cuando los riesgos de que las reservas sean embargadas por los bonistas resulten mayores de lo que pensaba en mi post anterior."

Mis amigos K me retrucan: "el lío lo armaron los medios", "¿no te das cuenta que el Golden juega la personal? ¿qué va por el bronce?". Estoy algo podrido, les confieso, de que el gobierno reaccione con la doctrina de la conspiración permanente, el ánimo destituyente, la agenda Magnetto, las reconversiones fracasadas al campo popular... o ahora el nuevo sujeto conspirativo que pasará a ser la corporación agrofinancieramediática, más conocida como "la puta oligarquía". La queja, la bravuconada y la descalificación del otro son fracasos mediáticos y son, aún más importante, el fracaso de la política.

3 comentarios:

  1. Tal cual, es así como dijo el compañero Corleone!

    ResponderEliminar
  2. shh...shhh... va a hablar el que sabe, callen a los giles del fondo.

    Ahora sí, MO , te escuchamos :)

    ResponderEliminar
  3. Miguel octubre del 2008 era para sentarse en la guita y que no se mueva una mosca. El negocio se perdio porque no daba para hacer movidas con la gente haciendo la cola en las casas de cambio. Una lastima, realmente un buen saque cuando los bonos valian nada...

    Impecable el analisis, impoluto diria, de laboratorio

    ResponderEliminar