jueves, 15 de febrero de 2007

Prepagas revisited y la verdad de la milanesa

Como dijo Michael: "just when I thought I was out, they pull me back in".

Artemio y Elemaco se ocuparon de mi comentario sobre el tratamiento que el gobierno (ya no cabe decir el INDEC) le dio a las prepagas.

Ambos argumentan a favor de registrar el aumento en forma escalonada a medida que los usuarios que utilizan el copago efectivamente incurren en el gasto.

Para ser claro, lo que entiendo que debió haber hecho el INDEC es lo siguiente:

A = C*AC + NC*ANC

O, en castellano:

Aumento a imputar por prepagas = porcentaje de gente que adhiere al copago por aumento en el plan con copago + porcentaje de gente que se mantiene en el viejo régimen por aumento en el plan sin copago.

Como ahora las empresas aceptaron que no haya aumento de precios en el plan que va con copagos, la fórmula anterior se reduce a:

A = NC*ANC para el mes de enero.

Entonces, si el gobierno registró 2.2% de aumento en prepagas esto es equivalente a decir que 10% de los beneficiarios recibieron y pagaron el aumento de 22%. Yo lo recibí y lo pagué. Si sólo fueron 10% entonces lo que hizo el INDEC podría ser correcto siempre que luego registre el aumento a medida que la gente consume y paga el copago.

Puedo aceptar este criterio pero no estoy de acuerdo. Ya lo dije: como ahora la gente tiene un bien inferior (su cobertura de seguro de salud se redujo) habría que registrarlo como un aumento de precio así como un aumento de calidad debería registrarse como una baja en el precio.

Otra cosa que dije es que, desde el punto de vista de la empresa, ambas alternativas deberían ser equivalentes en términos financieros. En esta perspectiva, la empresa deja de recibir ingresos relativamente ciertos (conocemos el 22% de aumento pero no cuantos dejan de consumir el seguro debido al aumento) a cambio de menores erogaciones cuyo monto es incierto. El cálculo no es simple porque la cantidad de los que elijen el plan con copago es función del monto del copago así que el problema es recursivo... pero puede resolverse.

¿Qué hay con los consumidores? Según Elemaco: "Por transitividad, Olivera brinda al consumidor de una capacidad de calculo equivalente a la del equipo de actuarios de..mmm...Osde y considera que la equivalencia debe sostenerse porque de otra manera habria un movimiento masivo hacia uno de los dos sistema."

En realidad, el problema es más complejo. El consumidor tiene la opción de elegir entre los dos planes, no la empresa (que si la tuviera discriminaría en función de las historias clínicas de los beneficiarios). El consumidor no necesita hacer un complejo cálculo actuarial porque eso tiene que ver con predecir el comportamiento de toda la población. El consumidor va a elegir entre un plan y otro en función de su consumo esperado de servicios de salud y el costo de los mismos y, si unos es Cloweriano como yo, en función de su restricción de liquidez (esto último significa que si no tiene guita para pagar el aumento elige el copago porque no tiene más remedio pero me olvido de esto por simplicidad). Es decir, cuanto más sano se considere (y poco tiene que ver el equipo de actuarios en esto) y más bajos sean los copagos en relación a mi ingreso permanente (miles de otros supuestos que me dan fiaca), mayor es la probabilidad de que elija el copago. Punto. No exagero la racionalidad del consumidor (¡bueno sería para uno como yo que se pasó un lustro enseñando finanzas conductistas!).

Ahora, toda esta discusión es casi irrelevante (a pesar de que le dediqué varias apostillas) a la luz de esta: los valores de copago son muy altos. Tanto que al efecto de reducir la sobre-utilización de la medicina prepaga se va a agregar el de mejorar la rentabilidad de las empresas. ¿Cómo se qué son muy altos? Dos indicadores indirectos: 1) porque son equivalentes o mayores a valores de copagos en los Estados Unidos (busquen "copayments" en Google) y 2) porque en algunos casos son mayores al valor que la prepaga le paga al prestador. En este último caso, eliminan el riesgo de la prepaga y la convierten en un intermediario.

Esto es lo que los economistas especializados en salud y Ginés deberían estar discutiendo.

5 comentarios:

  1. Miguel, hay algo que nadie dijo todavía y me parece importante dejarlo en claro. El mero hecho de que el gobierno haya TRUCHEADO el IPC representa une EVENTO de DEFAULT. Esto no está sujeto a debates u opiniones.
    No importa si a algunos nos parece que dos décimas es mucho o poco, o si es más importante que la canasta básica dió 2.6%. Una promesa de pago que no se cumple es un DEFAULT. La reestructuración parcial de la deuda finalizó en
    junio de 2005 y menos de dos años después volvimos a hacer DEFAULT. Perdón si molesta las mayúsculas pero creo que tanto debate técnico, el cual sigo con mucho detalle, le queda un poco grande a semejante chanchada del gobierno.
    Saludos desde Ellis Island.

    ResponderEliminar
  2. Bueh, ahora si...pero esto es tiene otra tonica que el post anterior!

    De todas maneras, le hago una consulta:

    ¿Le parece que un salto de un 22% en el precio de las prepagas van a conseguir que masivamente se violen las restricciones "clowerianas"? Creo que no, aunque es solo una suposicion.

    Mas bien, pensando que todos somos mas bien aversos al riesgo, valoramos relativamente mas las perdidas que las ganancias, tipo Kaneman & tverzky y mas cuando la perdida tiene que ver con cuestiones de salud, creo que el 22% va a cubrir un espectro mucho mas grande que el que usted dice.

    ResponderEliminar
  3. Vittorio: no estoy completamente convencido de que sea realmente una situación de cesación de pagos (o default event). En principio, las condiciones de emisión de los bonos hablan del CER que, a su vez, remite al IPC rezagado pero nada dicen sobre la metodología de cálculo del IPC. Pero concedo que puede ser. De cualquier manera, son bonos con ley argentina así que dudo que alguien tenga éxito litigando.

    Elemaco: es posible que tengas razón. Esperemos a ver los números.

    ResponderEliminar
  4. olivera no con la imputación directa del aumento en un solo mes pero si estoy 100% de acuerdo, los copagos son muy caros y probablemente al final de todo este circo - terriblemente mal manejado por el gobierno - , el 22% sea un cuento de niños...felices. salu2

    ResponderEliminar
  5. suscribo a la doctrina K:
    "better roughly right than precisely incorrect"
    (aunque sea apócrifo)
    pero el cambio de metodologia tiene muchísimo más "rough" que "right"

    ResponderEliminar