domingo, 8 de julio de 2007

Luche y vuelve... Maria Julia


Dos veces me ocupé de Romina Picolotti. Una, cuando el presidente la nombró. Otra, cuando se desligó del problema de las papeleras por razones personales.

Ahora Clarín revela, en la primera parte de una investigación, el desmanejo que viene realizando en la Secretaría de Medio Ambiente.

1. Quintuplicó el presupuesto.
2. Contrató a 350 empleados.
3. Contrató a su hermano, a la novia de su hermano, y a otros amigos y parientes y, en todos los casos, con sueldos muy altos.
4. Alquiló 2 edificios más.
5. Contrató una abogada extranjera pagándole un sueldo internacional con el argumento de que "habla perfecto inglés".
6. Usa aviones privados... para viajar a Córdoba.
7. Sigue la lista...

Y esto sin mencionar que no hizo nada. Dice Clarín.

"Cobijada por un presupuesto que se quintuplicó y el halo de pureza del que muchos militantes sociales suelen alardear frente a los políticos, blindada por el sostén de su mentor, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández —que un día antes de su asunción logró que la Secretaría fuera trasladada desde el Ministerio de Salud a su órbita—, Picolotti tropezó pronto: le aseguró al Presidente que el Banco Mundial no otorgaría los créditos que Botnia había pedido para construir la fábrica de Uruguay y que eso heriría de muerte al proyecto, pero la empresa no tuvo inconvenientes en obtener el dinero; les prometió a los asambleístas que los jueces de La Haya atenderían el reclamo argentino, y al Presidente que los asambleístas liberarían las rutas; no logró ninguna de las dos cosas. Y en medio de duros cruces con varios funcionarios de la Cancillería terminó, hace tres meses, alejándose de las negociaciones "por una decisión personal". El otro gran desafío de la secretaria, organizar y concretar la limpieza del Riachuelo, tampoco está mostrando grandes resultados, como quedó de manifiesto en las audiencias de esta última semana ante la Corte Suprema."

A esta altura, la información fiscal debería discriminar entre Gasto Público y Curro en la Función Pública...

Y tuve razón: el ladriprogresismo es una categoría con extensión al gobierno nacional. Y la definición más corta es: roban, y ni siquiera hacen.

1 comentario:

  1. Un amigo me dijo que a este Gobierno le dicen Movistar, porque antes de empezar a hablar tenés que poner un 15

    ResponderEliminar