lunes, 9 de julio de 2007

Mujeres


Me parece que este error ya lo cometió otro gobierno antes.




Las contradicciones de Felisa Miceli fueron bien señaladas por Jorge Lanata. La defensa de Picolotti la conoceremos mañana.

5 comentarios:

  1. suena un tantito misógino tu título... no me lo cambies!

    ResponderEliminar
  2. ¿un tantito nada más? Me quedé corto entonces...

    ResponderEliminar
  3. la única diferencia entre este gobierno y el de menem, es que estos son mucho más hipócritas.

    ResponderEliminar
  4. Bah,

    Jorge Sanata, empleado de Fontevecchia el Defensor de la Verdad, deberia mudarse a Suiza donde todos los habitantes son en su mayoria Suizos, puntuales, honestos y efectivos, a diferencia de la Argentina que esta llena de... SORPRESA! Argentinos.

    No creo que la Srta. Picolotti "no haya hecho nada". No se si saben pero se aprobo y reglamento una ley que impide la importacion de cualquier cuantidad de pilas-basura de bajo costo y alto nivel de contaminacion que venian de China y el sudeste asiatico.

    Por lo menos ahora los importadores tienen que traer 60 unidades, llevarlas al INTA, que hace un análisis de componentes contaminantes, y les otorga un certificado (por fábrica de origen y modelo de batería). Con eso se les pega una etiqueta y se autoriza su futura importación.

    Un gran paso comparado con el anterior "viva la pepa" o "anything goes".

    Por otra parte, no he oído más de Jorge Sanata respondiendo la SOLICITADA que saco una empresa nacional de ascensores acusándolo basicamente de promover los intereses de los fabricantes internacionales de ascensores...

    FC

    ResponderEliminar
  5. FC: que Picolotti haya hecho aprobar eso no la absuelve de ser una corrupta

    Y no me sorprenderìa que detràs de cada aprobaciòn haya un 15 para el aprobador.....

    Y en Suiza la gente no es màs ni menos honesta que acà. La diferencia es que los deshonestos no duran mucho, y que nadie en su sano juicio defiende a un deshonesto.

    Pero este no es un problema de los argentino como un todo, sino de cierta minùscula subcultura de mediocres que defienden la mediocridad ajena para igualar para abajo

    ResponderEliminar