martes, 24 de julio de 2007

Pelos en la lengua

Releo mis últimas entradas en el blog y pienso si no me estaré volviendo gorila. Y a mi que me preocupaba mi incipiente calvicie...

19 comentarios:

  1. Compañero Olivera, el primer paso es reconocer el problema. Siga asi, que lo estamos esperando.

    ResponderEliminar
  2. pari passu a la caída de los mercados

    el cabello se desplaza de los parietales a los pectorales

    bienvenido al club de los frailes relucientes

    ResponderEliminar
  3. ¿Cómo dice el dicho? El que de joven no es de izquierda, no tiene corazón, el que de viejo no se corre a la derecha, no tiene cerebro.

    Ah, y no se preocupe. A partir de cierta edad (la del hombre, claro) las mujeres abstraemos completamente del pelo. Deja de ser una variable relevante.

    ResponderEliminar
  4. Y también debe importar la cierta edad de la mujer, ahora que me lo pienso mejor.

    ResponderEliminar
  5. Ana:
    Voy a evitar respuestas misóginas y/o chauvinistas... ¿para qué aclaró?

    ResponderEliminar
  6. volviéndote?...bue, me perdí el lapso en que habías dejado de serlo...alguna pista, post mes, años, día?
    salu2!
    PD: veo q volviste a la carga con Gago... y bue.

    ResponderEliminar
  7. Artemio, en mi mocedad supe ser militante desarrollista. Hasta que me ordenaron juntarme con las huestes de Herminio Iglesias, mi relación con los compañeros peronistas era muy buena. Así que si tuve una época en la que no fui gorila. También acompañé los primeros años de este presidente, debo decir.

    De paso, en aquel entonces compartí esa militancia con economistas como Federico Poli o Mercedes Marcó del Pont, gente muy cercana en mente y en espíritu al actual ministro de economía.

    El desarrollismo ya tenía la intuición del dólar barato pero sin gran elaboración de los motivos. Y como tenía un diagnóstico de insuficiencia de ahorro doméstico, veíamos al capital extranjero con cariño (de allí mi actual posición servil al mismo, imagino que diría mi psicólogo si lo tuviera).

    Y, estimado, alguna vez tendrás que explicarme como un consuetudinario bostero, de local y visitante, fanático de Fogerty, puede gustar de ese 5 pusilánime.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Aclaré para que nadie se hiciera ilusiones con que a las veinteañeras les gustan los pelados.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. ana

    las de 20 no piensan sólo en e$o?

    recién después se vuelven cínicas, descreídas y angurrientas

    mmm
    viendo a mis amigas y algunas de sus hijas
    creo que es al revés

    imputo a la niñez en el menemato
    y el rudo despertar de de la rua
    de la guarderia a la adultez
    sin adolescencia

    ResponderEliminar
  11. Me deja la duda sobre qué es "eso" cuando lo escribe así, Cansarnoso.

    ResponderEliminar
  12. en Bruselas hay mujeres que solo piensan en €so

    hay argentinas que solo piensan en e$o

    y en escandinavia
    ya aquella que solo piensan en ø

    preferiría anotarte entre mis amigas que disfrutan de la vida
    además de €$ø

    ResponderEliminar
  13. y dejame quedarme con el mito urbano que la caída del pelo se debe a un exceso de testesterona

    si es otro camelo del mingo,
    en este caso prefiero vivir engañado

    ResponderEliminar
  14. Ja, lo había entendido al revés. Y no es ningún mito, le aviso.

    ResponderEliminar
  15. Ana, mandame tu CEL PLEASE!!! Despues de ver tu foto en la Ciencia Maldita, creo que es lo que mas me interesaria tener de todo lo que pudiese elegir, incluyendo, una teoria of everything.

    ResponderEliminar
  16. Es otra Ana esa, Martín. Lamento desilusionarte :-)

    ResponderEliminar
  17. ana, can:
    get a room... with a view if possible.

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Una trata de tranquilizarlo con respecto a su incipiente calvicie y mire cómo termina...

    ResponderEliminar