domingo, 25 de abril de 2010

Victimización

Victimización es la palabra de moda para los acólitos K. Los despidos, las amenazas y apretes, los escraches, la tergiversación, nada existe. Es una estrategia de victimización. Los que se quejan son víctimas. Y peor si los quejosos son anónimos (ellos que hablan desde la protección oficial).
No es sólo el gobierno y sus medios. Clarín, América, y muchos otros exigen subordinación. El peor de los mundos: no hay matices y ambos bandos (bandas) creen que a los tibios los vomita Dios. De esta no salimos sin cicatrices.

14 comentarios:

  1. republicame MIguel, no te pongas mal. No te parece que es un poco exagerado? De onda te lo digo, porque después es difícil hacerle distinguir a la gente entre lo normativo y lo positivo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. olivera:
    Todo existe, lamentablemente. Los escraches, los despidos, las amenazas y los aprietes, la tergiversación y también la victimización. El problema es que todo esto no es nuevo. Viene desde hace mucho tiempo. Desde mucho antes de que existieran los que vos describís, despectivamente, como los "acólitos K". Quizá este grupo tiene diferencias, tiene matices y en algunos casos hasta tiene razón. Quizá las cosas se vayan transformando y quienes pierden privilegios acepten que se puede vivir en una sociedad más democrática. Que permita el disenso.
    Donde la gente pueda opinar libremente sin ser descalificada como "acólito K". Donde existan infinitos medios que informen libremente.
    Quizá alguna vez lleguemos a tener una sociedad donde la gente no custione el pasado de personas de carne y hueso desde la cobardía del anonimato.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Otro escrache, esta vez a Gustavo Noriega en la presentación de su libro INDEC.
    http://www.youtube.com/watch?v=5dIp-KOpswU

    Si es una mancha más al tigre, es otra señal de una indignación marginal decreciente. Entonces, crece la resignación a que haya monstruos combatiendo monstruos.
    Y a tolerar con poca sorpresa lo que deja cicatrices.

    ResponderEliminar
  4. Pájaro:

    Todo existe desde el comienzo de la historia. Y desde el comienzo de La historia argentina, por otra parte, que está llena de ejemplos al respecto.

    Durante el gobierno de Alfonsín, se encanó a un periodista de La Prensa; los chicos radicales de la coordinadora le rompieron la nariz a otro; el gobierno publicó una lista de periodistas golpistas (estos de La Prensa y varios de la lista... mucho facho por ahí); ¡censuraron a Mirta Legrand! Durante el menemismo, quienes criticaron el contrato AFA-TYC fueron censurados del Grupo Clarín. Roberto Frenkel no pisó el BCRA por más de una década. Cavallo llamó a un banco para el que yo trabajaba (directamente a su CEO en el exterior) con el objetivo de que echaran a mi jefe por unas críticas que realizó. Entre experiencias que uno conoce con uno o dos grados de separación (más allá de lo que los medios dijeron o no sobre ellos). Entre experiencias que uno leyó, no es este el primer gobierno que manipula la información oficial ni el primero que utiliza los medios públicos y los gastos de la publicidad pública para hacer propaganda. No es este el primer gobierno que apoya un "juicio ético" contra periodistas.No es este el primer gobierno que se coloca como víctima de un posible golpe con el fin de justificar acciones reprochables y dividir al mundo entre "nosotros contra ellos" o cosa por el estilo. Ni hablar de la existencia de corrupción. Tengo la sensación de que, en grados, pocos lo hicieron como este pero no excusa a los anteriores que también lo hicieron.

    Y si Pájaro. Ocurrió, ocurre y va a ocurrir. Eso no lo hace más tolerable. Ni menos criticable.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. No es la primera vez en muchas cosas. Lo que duele es que un grupo se haya apoderado de las banderas de la democracia, los derechos humanos, la libertad de expresion, la etica y muestre a diario que en realidad, no es diferente al otro.

    Pero no creo que las heridas que se generen sean muy graves. Porque en el fondo, no hay diferencias muy grandes.

    Hoy día el peronismo no es el peronismo. El peronismo actual es una forma de hacer política. Son peronistas desde Menem hasta Macri, pasando por Carrió, Cobos y los Kirchner. Tan así es la cosa, que hay un elenco estable de muchachos que están siempre presente en todos los gobiernos (Scioli, Redrado, Solá, Moyano) y solo cambian de compañero cuando la mano se les viene fea (eso sí, con gritos cruzados de diferencias ideológicas insuperables que hasta hacía 5 minutos antes ni existían!)

    Para esta gente, lo ideológico es solo una excusa. El compañero Néstor y el compañero Cabezon se abrazaban y elogiaban al gran presidente Carlitos. El compañero Cobos se sumaba a la fiesta, para luego bajarse cuando le ofrecieron un puesto mejor.

    El peronismo hoy día es muy parecido a lo que era el PRI en México: una plataforma para lograr poder a través de alianzas y traiciones en la cual sus miembros cambian de bando sin mucho problema si eso les asegura poder y donde la ideología es solo una excusa.

    En este contexto, muchas de las protestas y manifestaciones no son hechas tanto contra los destinatarios de la protesta, sino para mostrar presencia ante los dueños del poder, para lograr su apoyo. No se protesta "contra" el otro, tanto como para "mostrar que se merece el apoyo" del poderoso.

    Por eso las heridas no han de ser demasiadas: porque todos hacen lo mismo.

    Dos cosas si son nuevas en Argentina:

    1) esta omnipresencia del PRI/peronismo (con esa definicion de peronismo como forma de hacer politica que incluye a Cobos, Macri, a todos)

    2) el fin del idealismo de los "pibes de los "70". El de aquellos que alguna vez creyeron y sobrevivieron a la masacre. El de ellos y el de los que vinieron despues y creyeron como aquellos. Si bien algunos aun siguen tercamente negando la realidad, buscando excusas y explicaciones a que disimulen lo evidente (desde "el problema son los medios", a "el gobierno solo fallo en la comunicacion"), lo cierto es que la realidad les estalla a diario en la cara dejando a mas sin excusas posibles.

    La Argentina se ha estabilizado en un pais Mexico/PRI-like. No esta tan mal como dicen algunos. No esta tan bien como podria. Lo ideologico es una excusa.

    Lo nuevo es solo el que alguien despierte a esta realidad.

    Como decia un catalan, nunca es triste la verdad, solo que no tiene remedio.

    Eduardo

    ResponderEliminar
  7. Genial. Uno lee esto...

    "Quizá las cosas se vayan transformando y quienes pierden privilegios acepten que se puede vivir en una sociedad más democrática. Que permita el disenso."

    ...y piensa en un constructivo intercambio de ideas. Después uno lee esto...

    "Donde la gente pueda opinar libremente sin ser descalificada como "acólito K". Donde existan infinitos medios que informen libremente.
    Quizá alguna vez lleguemos a tener una sociedad donde la gente no custione el pasado de personas de carne y hueso desde la cobardía del anonimato."

    Y, sin ánimo de faltarte el respeto pájaro (puedo intuir que tenés buenísimas intenciones), no puedo más que cagarme de risa.

    No me parece que Olivera exagere. Antes del 19 de diciembre, los que anunciaban que la cosa pidía terminar mal eran los exagerados de entonces. Los 39 muertos confirmaron que tenían razón.

    No digo que vaya a pasar lo mismo, pero cuando los ánimos están caldeados, un pelotudo con una piedra te puede armar un desmadre. Estas cosas hay que decirlas, para que después la excusa no sea "estos hechos nunca se podrían haber previsto". Así es como se termina con 39 muertos y nadie en cana.

    Y que quede claro, en esto hay responsabilidad de algunos medios de comunicación privados, pero a mi me preocupa mucho más que se haga exactamente lo mismo desde la TV pública. Del Estado no te defiende nadie.

    ResponderEliminar
  8. Lo mejor que se puede hacer es tratar de mirar esto desde afuera como estos dos gigantes se destruyen entre si.
    Ojalá el resultado sea un grupo Clarin más chico, totalmente escindido, y esta versión criolla del fascismo que se ha instalado en nuestro país desde 1945 extinguida.

    ResponderEliminar
  9. Muchas marchas multitudinarias hubo en los ùltimos meses. Todas absolutamente pacìficas. Estoy hablando de miles de personas convocadas o autoconvocadas sin ningùn incidente. El cartel anònimo contra los periodistas fue eso, anònimo. Porque quienes se manifiestan tan pacìficamente habrìan de hacer algo tan burdo?
    A quièn benefician 5 personas en una presentación de un libro para pocos haciendo disturbios? No es demasiado burda la operaciòn?
    Estoy seguro que si se investigara con nombre y apellido quienes estuvieron ahì y a quienes representan, todos los bienintencionados nos llevarìamos una sorpresa! Cobos tiene miedo, lo quieren asesinar! Parece un chiste!

    ResponderEliminar
  10. ¿A quien beneficiaba D'Elía en plaza de Mayo totalmente sacado repartiendo trompadas con cantitos anacrónicos? Ahora ¿alguien cree que a D'Elía no le dieron el "OK"?

    Los políticos no piensan como vos o como yo Pajaro. Los que alguna vez tuvieron contacto con el ámbito político, han perdido la capacidad de asombro. Andá de fiscal de mesa a Laferrere, Isidro Casanova, G. Catán si querés una pequeña muestra... las cosas que pasan son increíbles.

    No pretendo centrar puntualmente en la persona de D'Elía, un personaje olvidable pero que, si uno lo conoce más allá de su disfráz mediático y conoce algunas de las cosas que hizo en La Matanza, podría hasta tenerle cierta tolerancia. Aclaro por si aparece algún purista salte a defender a D'Elía (todavía los hay).

    ResponderEliminar
  11. D`Elia en aquel momento puso la cara. Aquella actitud, injustificable para mi, tenìa sus razones polìticas. Hoy la situaciòn es otra. Con mucho esfuerzo el gobierno consiguiò recuperar una parte de la clase media. Las multitudinaria manifestacìones por el dìa de la memoria, por la ley de medios, fueron absolutamente pacìficas.
    Estamos hablando de un cartel anònimo y de 5 tipos en la presentaciòn de un libro que nadie va a leer. Con ese poquito tenès a todos los medios hablando de violencia y de intolerancia.
    No dudo que pueda haberla, pero me resisto a ser tan ingenuo. Beneficia claramente a un sector y perjudica claramente al oficialismo. No creo que nadie sea tan tonto de perjudicarse a si mismo.
    Parecen hechos estratégicos. El gran error del gobierno es no tener la inteligencia suficiente como para poder evitarlos. Y lo del miedo de Cobos? No es una victimizaciòn?

    ResponderEliminar
  12. A ver si entiendo. En ese entonces el contexto era tal que un tipo pegando en la calle ¿beneficiaba al oficialismo?

    Por otro lado, el día de la memoria no es del "oficialismo" (aunque es lo que nos quieren hacer creer, de hecho, vos lo crees), es de todos. Lo mismo la Ley de medios respecto a la cual, con algunas salvedades, hay bastante consenso.

    Igual me parece que estamos equivocando el punto. Creo Olivera (sino me corregirá) no apuntaba a las marchas de "6,7,8 Facebook". Apuntaba al estilo faccioso y con olor a rancio de hacer "política" del oficialismo. 6,7,8 y el FPT funcionan como pata comunicacional, las marchas "espontáneas" de la gente de a pié les da legitimidad y después te mandan a los matones oficiales y no oficiales a apretar. Cualquiera que tenga un amigo que trabaje en INDEC, en BCRA, algún conocido periodista (sobre todo en el interior), cualquiera que haya que tenido que sentarse con algún sindicalista (Moyano y flia)... lo sabe. El problema es que nos hemos acostumbrado.

    ResponderEliminar
  13. Son opiniones, Ova. Para terminar te cuento que tengo algunos amigos periodistas y los aprietes vienen de otros lados. Lo podès creer o no pero es asì.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  14. No te tengo que creer, se que es así. Simplemente digo que si la violencia viene de la institución encargada de velar por tu seguridad y que además monopoliza la ley y el uso de la fuerza, entonces tenemos un problema importante. Repito, del Estado no te defiende nadie.
    Salud!

    ResponderEliminar